Belleza helada

Si bien los lugares helados nos pueden parecer, a primera vista, como algo monótono o poco llamativo esto es algo muy lejano a la realidad. La diversidad tanto geográfica como biológica de los lugares helados es simplemente sorprendente. Desde columnas de hielo que se alzan en la altura, como las impresionantes columnas del canal Lemaire, hasta las interminables y encandiladoras formaciones gigantescas de estalagmitas de nieve e hielo en Chile apuntando uniformemente al cielo, es decir, los denominados hielos penitentes que tanto asombraron a Charles Darwin en su histórico viaje a través del mundo (puedes leer más sobre este viaje en el siguiente artículo).

Jökulsárlón

Dos personas a orillas de la playa de Jökulsárlón
Dos personas a orillas de la playa de Jökulsárlón. Vemos el colosal tamaño de los singulares hielos gigantes que se forman en la misma.

Jökulsárlón, Islandia, es uno de los lagos glaciares más bellos del mundo y curiosamente su existencia se debe en gran parte al calentamiento global. Con una superficie de sólo 7.9 km² en 1975 el lago iría creciendo hasta llegar, actualmente, a ocupar unos 18 km² de superficie a medida que el hielo se fue derritiendo en el Parque nacional de Skaftafell. El lago además tiene unos 200 metros de profundidad en su punto más hondo.

Sobre Islandia: a diferencia de la gran mayoría de los demás países en el mundo, Islandia fue un país poblado hace relativamente poco por contingentes de vikingos que exploraban las heladas tierras árticas. Debido a la necesidad de mujeres para formar familias, los mismos secuestraron a una considerable parte de la población femenina de irlanda. Puedes leer más al respecto sobre este secuestro masivo siguiendo este enlace.

No obstante, lo más espectacular de este lago es que el mismo se encuentra plagado de icebergs y témpanos de hielo cuyos fragmentos son regularmente depositados en la playa por la marea. Fragmentos que muchas veces llegan a superar incluso el tamaño de una persona. Si bien el paisaje es hermoso y ver una costa llena de hielos es simplemente fuera de este mundo.

No obstante, este fenómeno es producto del calentamiento global, que lenta pero incansablemente devora y consume los hielos islandeses. Por desgracia la resolución del lago visto desde Google Maps no es muy buena. Pero alcanza para ver los singulares fragmentos de hielo flotando en el mismo y, desde la barra izquierda, podemos clickear en varias de las fotografías tomadas por los visitantes

Gigantesco hielo formado en la playa de los hielos gigantes.
Gigantesco hielo formado en la playa de los hielos gigantes.

La belleza del hielo

Como mencionamos al principio de este artículo los lugares helados nos pueden parecer como algo monótono a primera vista. Esto no es así, y la diversidad natural en dichos lugares es simplemente algo sorprendente. Por esta razón te recomendamos ver el documental Mil tonos de blanco hecho por un grupo de estudiantes interesados en los efectos del cambio climático.

Detalle de los hielos gigantes y su contraste con las rocas de la playa.
Detalle de los hielos gigantes y su contraste con las rocas de la playa.

El mismo es un testamento visual de la belleza geográfica y de la biodiversidad de los lugares más helados del ártico, los cuales, lejos de ser una simple «masa blanca», son complejos ecosistemas llenos de vida y asombrosas características geográficas como las vistas en Jökulsárlón.

Hielo gigante en la playa de Jökulsárlón.
Hielo gigante en la playa de Jökulsárlón.