El rey de la caída libre

Joseph Kittinger es uno de esos pocos aventureros en el lugar y el momento justos para hacer historia. Comandante de la USAF, veterano de Vietnam y prisionero de guerra, durante toda su carrera volaría en cientos de misiones aéreas. Completando exitosamente todo tipo de tareas tanto de combate como experimentaciones que aumentarían el conocimiento humano sobre la aerodinámica y la capacidad de los aviones con propulsión a jet.

Esto lo llevaría a trabajar en conjunto con personajes como el gran Paul Stapp, de quien ya hemos hablados, sirviendo de observador aéreo en su viaje récord en los que alcanzara los 1,017 km/h en su tren-cohete.

No obstante, la hora dorada de Kittinger llegaría en 1957, cuando recomendado por el mismo Stapp, como «un gran hombre y un magnífico piloto,» para formar parte del programa médico de la USAF que buscaba investigar la capacidad corporal y salud humana en el espacio.

El trabajo de Kittinger sería muy arriesgado, como miembro de los proyectos Man High y Excelsior, se elevaría hasta la atmósfera en cápsulas presurizadas, como la vista en la imagen, utilizando balones atmosféricos para así estudiar el efecto de los rayos cósmicos en el cuerpo humano.

Si bien participaría en varios saltos, serían los más importantes el Man High I, donde saltaría de 29500 metros de altitud, y el Excelsior III, en los que alcanzaría los 31300 metros de altitud. Tras saltar al vacio, Kittinger descendería en caída libre por 4 minutos y 26 segundos, alcanzando una increíble velocidad de 988,3 Kilómetros por hora. A poco más de 5500 metros de altitud abriría su enorme paracaídas. Si bien saldría ileso, una falla en su guante le haría sufrir una veloz despresurización, hinchando su mano a casi el doble de su tamaño.

1199-4.jpg1199-2.jpg1199-3.jpg1199-1.jpg

Kittinger aun mantiene el récord de ser el humano en viajar a mayor velocidad sin un vehículo, el salto a mayor altura, el récord en caída libre y el récord de vuelo englobo a mayor altura.

Síguenos en las redes sociales:

10 Comments

  1. ¿También tendría un bigote a lo Rococo? :mrgreen:

  2. jajaja no tenía ese magnífico estilo de bigote. Pero que bueno hubiese sido 😀

  3. Parece una medusa la ultima foto. Gracias por la historia no la sabia 😀

  4. wow!
    que bueno hacer eso!

    creo que hay un error:
    «A poco más de 5500 kilómetros de altitud abriría su enorme paracaídas»

    5500 kilómetros ???

    salu3!

  5. Metros, arreglado. Gracias por avisarme 🙂

  6. Robledo 😉 los paracaidas, pompas, burbujas, foquitos (lamparas incandescentes), gotas de aceite, bolas de cristal, una pequela jirafa de cristal, animales de cristal sumergidos en una sopa, algunas sopas preferentemente chinas con fideos de arroz, algunas lamparas tambien de aceite, botellas, ojos, fosfenos y casi todos globos son de la familia de las medusas por lo menos en un tipo de taxonomia, o zoologia metaforica un libro que compre en un ombu a un linyera que estaba por abordar un zepelin,

    😯

  7. pd2: Oli no habias publicado este articulo hace tiempo????

  8. Tenía la duda, pero no. Usé el buscador y este es el único artículo mencionando a Kittinger.

  9. Una pregunta…

    ¿Quién le grababa mientras descendia?

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies