Ilsutración de Cucaña la utopía medieval.

Cucaña, la tierra utópica con la que soñaban en el medioevo

Cucaña, o Schlaraffenland, la tierra utópica a la cual todos los campesinos del siglo XII deseaban algún día poder ir para comer y descansar eternamente.

De todas las misteriosas tierras incógnitas y utopías de plenitud habidas y por haber es Cucaña, ese reino ficticio con el que todos soñaban durante el siglo XII, y donde no existían ni el dolor ni el hambre y la pérdida, mi preferida.

La población de Cucaña, según cuenta el mito es más que feliz, no existen los malestares cotidianos del campesino, ni siquiera existe el trabajo y casi todos los días son Jueves -día de descanso de los estudiosos-

Representación de la Schlaraffenland -El nombre de Cucaña en Alemania.- La ilustración está basada en la pintura de Bruegel (1567) en la que se ven a tres hombres: un soldado, un campesino y un clérigo inmóviles de tanto comer y beber. En la mesa pueden verse los restos de comida dejados tras el festín (algo extremadamente raro en dicha época ya que todo, incluso los restos, eran aprovechados). Notar la casa de la derecha cubierta de tartas, y los cochinillos asados caminando por la tierra.

La geografía de Cucaña es más que singular, los ríos son algunos de vino fino y otros de leche fresca que nunca cuaja, desde los que pescados ya asados saltan a nuestros pies. Montañas de queso se amontonan sobre el horizonte, y los árboles además de dar los frutos más dulces también nos ofrecen lechones asados a la miel y cestos de salchichas que, al instante de ser cortados, vuelven a crecer.

La abundante comida no trae problema alguno a los Cucañenses, ya que la indigestión y el dolor de barriga no existen. Tampoco lo hacen los resfrío o, para el caso, la enfermedad.

Pero lo mejor de Cucaña, aunque aparezca en versiones menos populares del poema, es su césped. Constantemente perfumado por los más suaves aromas florales de la pradera y tan abundante que es incluso más cómodo y acolchado que el almohadón más costoso del reino.

La leyenda de cucaña

Cucaña comezó a aparecer durante el siglo XII, principalmente en poemas escritos por goliardos. Es decir clérigos vagabundos y rebeldes que no se negaban ningún tipo de placer. Y la misma se volvería realmente popular.

Imagen mostrando a la tierra de Cucaña en un mapa.
Recuadro de un mapa antiguo mostrando la tierra de Cucaña

Es fácil comprender la razón por la cual se ideó esta tierra de abundancia y prosperidad en una época tan oscura y deprimente. La misma permitía a las mentes de las personas que debían vivir en este tiempo escapar y, al menos en su imaginación, viajar a un lugar mejor. Un lugar donde la comida y la bebida abundaban y males como la aterradora peste no eran conocidos.

Más sobre el medioevo

Tacuina sanitatis, el arte de vivir sanos en la Edad Media

Los modales en la mesa y la comida medieval

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies