Bioluminiscencia en la naturaleza

La Isla de Vieques es una municipalidad de Puerto Rico que aun conserva una bella arquitectura de estilo colonial y es solamente habitada por 10 mil personas. Sin embargo, lo más llamativo y único de la isla se encuentra en sus afueras, y se trata de sus brillantes aguas nocturnas, las cuales son iluminadas por una especie bioluminiscente de asombrosas algas marinas. Esto es extremadamente raro, ya que la bioluminiscencia orgánica es por lo general solo hallada en las grandes profundidades marinas, donde vemos seres que emiten luz para así iluminar la eterna oscuridad que los rodea.

La isla de Vieques

La Isla de Vieques recibe una gran cantidad anual de turismo, y no es para menos, ya que en la misma ocurre uno de los fenómenos biológicos más espectaculares de la tierra: Una bahía repleta de microorganismos luminiscentes que todas las noches la iluminan dando una de las visuales más sorprendentes que se puedan experimentar.

La bahía en cuestión es la de los Mosquitos, y la misma da origen a un ecosistema de tipo manglar rojo -árboles tolerantes a la sal de amplias y expuestas raíces sumergidas en las cuales todo tipo de bacterias y animales forman su hábitat y brindan una gran biodiversidad-.

Isla de Vieques
Turistas haciendo kayak en la Isla de Vieques.

Uno de estos habitantes naturales es una protista flagelada denominada como dinoflagelada, un microorganismo que, al ser molestado, emite ráfagas intermitentes de luz gracias a un órgano bioluminiscente (explicación técnica del mismo).

Si bien son normales en zonas tropicales, la Bahía de los Mosquitos los tiene al por mayor debido a una formación geológica que sirve a manera de embudo, evitando que estos seres sean extraídos de las aguas de la bahía por las corrientes. Razón por la cual cuando una persona se tira a nadar o un pez o animal disturba el agua, un show de luces verde-azuladas es creado.

Un espectáculo natural sin igual:

Isla de Vieques
Bioluminiscencias de la Isla de Vieques.

Esta es entonces uno de los lugares terrestres más similares al mundo de ciencia ficción ideado por James Cameron de Pandora, la luna de la película Avatar la cual era adornada por cientos de especies bioluminiscentes que por las noches se iluminaban formando un genial espectáculo de colores y luces.

Otros casos de bioluminiscencia en la superficie terrestre: la cueva de Waitomo, en Nueva Zelanda es una asombrosa cueva en cuyo techo habitan millones de gusanos bioluminiscentes de la especie Arachnocampa. Al brillar los mismos forman un verdadero planetario de la naturaleza.

Desafortunadamente el tipo de luz emitida es muy difícil de capturar con una cámara normal -debido al tiempo de exposición y la intermitencia de la misma-. Razón por la cual las imágenes no llegan a describir la belleza del suceso. En el caso de la imagen del principio, la de la mujer en el kayak, la misma fue tomada con un alto tiempo de exposición para demostrar la visual del efecto visto en persona.

Imágenes como la que vemos a continuación solo pueden ser capturadas con tecnologías del tipo HDR debido al tiempo de exposición necesario para capturar el brillo de los seres bioluminiscentes con el lente de la cámara:

Isla de Vieques
Bioluminiscencias de la Isla de Vieques.

Más sobre bioluminiscencia

Las medusas coronadas, los seres más extraños del océano