La asombrosa diversidad marina

Existe una especie gigantesca de escifozoos, es decir, medusas gigantes, que una vez por año y por motivos todavía no todavía comprendidos a ciencia cierta invaden las costas de Japón en números cuasi astronómicos. Estas medusas son tan grandes que incluso dejan a otras medusas de gran tamaño, como por ejemplo las coloridas medusas coronadas, como algo poco llamativo.

Las medusas gigantes del Japón

Fotografía de un grupo de nomuras
Las nomura son medusas gigantes que todos los años invaden las costas del Japón.

Las Echizen kurage o «amebas Nomura», como las llaman en Japón, son Escifozoos del Filo de los Cnidarios. Llegando a medir de 2 a 2,1 metros y pesar de 200 a 300 kilogramos -con tentáculos que alcanzan las decenas de metros,- éstos cnidarios, están entre los más grandes de los que se tiene registro hasta el momento.

No obstante, son relativamente seguros para los humanos, ya que, si bien su picadura es aguda, no poseen veneno como su pariente lejano, la cubosa chironex australiana, la cual es el ser más venenoso de la Tierra. No obstante, a pesar de no ser muy venenosa sigue siendo extremadamente dolorosa y molesta, con gente reportando sentir el dolor durante varios días tras ser picadas.

Todas las primaveras salen del Mar Amarillo, y si bien son la delicia de los buzos, a su vez son la pesadilla de los pescadores. Su peso, tamaño y cantidad lleva a que cientos de éstos relativamente pesados seres queden atrapados en las redes, rompiéndolas y hasta llegando a voltear pequeños barcos pesqueros. Esto no es para menos ni exagerado, el efecto sobre la economía pesquera producto de las súper poblaciones de medusas gigantes en Japón genera un coste anual extra enorme para la economía japonesa.

La imagen anterior nos da una noción o idea de los números y el tamaño de estos seres marinos colosales, literalmente una invasión de medusas las cuales se vuelven prácticamente imposibles de controlar debido a sus números y tamaño.

La naturaleza marina: la fascinación con los seres del mar llevó a que las revoluciones científicas de los siglos XVIII al siglo XX creen una cantidad increíble de material didáctico sobre la biología marina. Desde la hermosa obra ilustrada Kunstformen der Natur de Ernst Haeckel que captura de manera única la belleza de los seres marinos, hasta los impresionantes y a la vez increíblemente frágiles modelos de vidrio del siglo XIX de Leopold Blaschka para las universidades victorianas.

Una invasión sin fin

Curiosamente, estudios recientes han demostrado que, muy posiblemente a causa del amplio desarrollo costero chino, el cual otorga un mejor hábitat a sus larvas, la población ha venido aumentando al punto de que, en el presente, prácticamente invaden las costas de Japón.

Fogtografía de un grupo de trabajadores limpiando las nomuras, las medusas gigantes del Japón.
Las nomura son medusas gigantes que todos los años invaden las costas del Japón.

El mayor problema es que tampoco las pueden matar rápidamente, ya que las mismas son, literamente, bolsas de esperma o de óvulos, y al matar a una la misma libera miles de millones de gametos (células reproductivas), las cuales, rápidamente se conectan y se adhieren a cualquier superficie porosa esperando a que las condiciones sean óptimas para desarrollarse. Actualmente el gobierno japonés ha formado una serie de comités buscando soluciones a este problema que con el paso del tiempo se está volviendo cada vez peor.

Fotografía de las medusas gigantes del Japón.
Las nomura son medusas gigantes que todos los años invaden las costas del Japón.

Un pariente cercano

Sin embargo, los Cnidarios «Melena de León» habitantes del artico y aguas frías del Norte, suelen superar a las Nomura levenmente en tamaño, aunque no en cantidad, la cual es mucho menor. Siendo un espécimen encontrado muerto en la bahía de Massachusetts el más grande registrado, con un diámetro de 2,3 metros y unos asombrosos tentáculos de 33 metros.

Si bien no pudo ser registrado oficialmente, por lo que no se considera válido para catálogos zoologicos, según se comenta popularmente en el siglo 19 una Melena de León de 3,2 metros fue hallada en las costas de Islandia.

Con solo ver una imagen de la misma nos damos cuenta a qué se debe su apodo de melena de león.

Fotografía de una nomura.
Medusa gigante melena de león.

Artículos relacionados

Los animales más coloridos de la naturaleza

Récords de la naturaleza

Hiperión: El árbol más alto del mundo