El acero de Damasco versus el acero tamahagane japonés

El acero de damasco y el acero japonés tamahagane, son dos impresionantes tipos de acero. Aquí te contamos su historia y características.

La historia del acero de damasco

Fotografía antigua de dos guerreros sirios.
Herreros sirios produciendo acero damasco en siria.

Durante los siglos X al XVIII en la ciudad de Damasco, Siria, se produjo una aleación para espadas y armas cuya calidad la convertiría en prácticamente una leyenda en su tiempo. No obstante, el hecho de que en el presente no se entienda a ciencia cierta cómo se forjaba originalmente, la ha convertido en uno de los mayores misterios de la historia militar.

Duro y a la vez flexible, de una calidad tan soberbia que llegaba a dañar los filos de las espadas europeas y mongoles portadas por los distintos ejércitos que invadían la región sin mucho esfuerzo, el acero de Damasco resultó, en cierta manera, ser víctima del secreto y recelo con el que los herreros que lo producían guardaban su receta (y en este contexto histórico, la palabra «receta» es la que mejor define al método de fabricación del acero de Damasco).

Semejante recelo no era para menos, ya que además de ser una ventaja formidable en el campo de batalla la aleación era una mina de oro para quienes la producían. Durante las Cruzadas e incluso la gigantesca y sangrienta invasión mongol a Medio Oriente en el siglo XIII, nobles y generales de ambos bandos pagaban fortunas por estas piezas. Cantidades de dinero que no solo se justificaban por la verdadera calidad excelsa de dicho acero, sino que además los precios era incrementados gracias a la gran cantidad de «mitos y leyendas» que existían a su alrededor. Se llegaba a decir desde que su filo era tan fino que era capaz de rebanar una lámina de seda sólo dejándola caer sobre el mismo; y hasta que llegaba a «cortar rocas» sin perder su filo (al menos, eso decían muchas de las leyendas contemporáneas. Esto por supuesto no era cierto por más buena que fuese esta aleación).

Si bien, como ya hemos mencionado, se cree responsable de su pérdida al gran secreto con el que se mantenía su fabricación, existen otras teorías sobre la pérdida de la capacidad para producir esta aleación que indican que posiblemente el principal factor haya sido el agotamiento de los yacimientos ricos en tungsteno de la región. Impidiendo así su fabricación y a su vez la posibilidad de pasar el conocimiento a nuevas generaciones -debemos tener en cuenta que en el pasado muchas veces las recetas no se escribían o anotaban con el fin de evitar su robo o copia, sólo siendo transmitidas por vías de la experiencia de mentor a alumno-.

La técnica para hacer acero de damasco

Fotografía del detalle de los patrones de una cuchilla de acero de damasco.
Cuchilla de acero de damasco. Vemos los intrincados y finos patrones sobre el metal que dicha técnica produce.

Nadie sabe a ciencia cierta la técnica exacta, pero un estudio realizado en la Universidad Técnica de Dresde, en Alemania, en el cual se utilizaron rayos X y microscopía electrónica, ha dejado atónita a la comunidad científica al demostrar que efectivamente el acero de Damasco presenta nanotubos de carbono y otras nano-estructuras en su composición.

Hoy día estas particularidades en aleaciones y compuestos modernos son producidas industrialmente mediante la utilización de complejas técnicas desprendidas de la industria aeroespacial.

Pero dejando los estudios modernos de lado y hablando de su posible origen, hoy se sabe que la técnica se originó entre el siglo III y el siglo I antes de Cristo en la India. Dicha técnica fue la primera en refinar una aleación utilizando un catalizador para remover las impurezas.

Consistía, tras obtener un acero rico en carbono, en refinar el mismo utilizando un vidrio especial el cual elevaba a la superficie de la masa en caliente las impurezas, dejando en el centro un acero mucho más puro. La técnica iría viajando con los mercaderes y las tribus que, a causa de las guerras, eran desplazadas hacia el oeste.

Una vez en Medio Oriente, al rededor del siglo IX dC, la técnica fue refinada y mejorada gracias a los extensos conocimientos en metalurgia de la región, dando como resultado el mejor acero para espadas de la historia.

Esta teoría ha ganado mucha fuerza ya que también explicaría el surgimiento del acero bulat fabricado en tiempos medievales en Rusia. El acero de bulat no solo presenta características muy similares al de Damasco, sino que además, tras estudios arqueológicos, se pudo trazar su origen a Persia -pulat significa acero en persa- y de allí a la región de Samanalawewa, uno de los lugares en Asia donde se practicaba la técnica de la cual desciende el acero de Damasco.

Un caso de por cierto relativamente similar al Fuego Griego, cuya receta se ha perdido para siempre.

El acero japonés, tamahagane el acero joya

Fotografía de un herrero japonés alimentando una tatara.
Herrero japonés alimentando una tatara para producir tamahagane.

El acero japonés es otro de los tipos de acero más famosos de la historia de la humanidad. No obstante, su origen y su por qué son asombrosos, ya que son el producto de la necesidad y el ingenio humano.

Las islas japonesas no tienen buenas fuentes de hierro, en efecto, el hierro hallado por todo japón tiene bajísimo contenido de carbono. Esto presentó históricamente un gran problema para los herreros japoneses, ya que en el pasado debían capturarse minas fuera de japón o importar hierro a grandes costos. El hierro bajo en carbono, al procesarse, produce un acero de muy baja calidad por lo tanto a los japoneses no les quedaba otra opción que utilizar su ingenio para contrarrestar las adversidades de la naturaleza.

Es así que a lo largo de los siglos los herreros japoneses vencieron dicha adversidad desarrollando una increíble técnica que incluía varias etapas de purificación del acero obtenido para así refinar dicho hierro de baja calidad y crear en el proceso el mítico acero tamahagane, o «acero joya» el cual luego era incluso mejorado mediante la ingeniosa técnica de capas y pliegues.

Para esta técnica se empleaba oro de hierro a manera de arena de hierro, y se dejaba que dicha arena de derrita en un cuerpo de barro conectado a dos hornos denominado tatara. Tras varios días, el resultado era el tamahagane. Dicho tamahagane salía del tatara a manera de mineral poroso, con muchas imperfecciones, por lo que luego un nuevo proceso de purificado era requerido.

El herrero japonés tomaba entonces los mejores bloques de tamahagane obtenidos y los unía mediante una técnica especial, para luego derretirlos en un horno de mayor temperatura y más pequeño y comenzar así el martilleo para darle forma al lingote de acero inicial que formaría la espada.

Fotografía de dos bloques de tamahagane.
Tamahagane, el acero joya. Montículos de acero obtenidos de una tatara.

Una vez obtenido el lingote, nuevamente otro proceso de purificado del acero tenía lugar. Este proceso consistía en calentar el lingote, y doblarlo/plegarlo a martillazos sobre si mismo, creando así un doblez o pliegue. Cada doblez o pliegue lógicamente duplicaba la cantidad de capas, y a su vez removía imperfecciones. Como es un proceso exponencial, cada doblez duplicaba la cantidad de capas. Esto llevaba a que cuando el herrero realizaba el décimo doblez, el cuerpo de la espada poseía entonces 2 a la 10 capas, es decir 1024 capas. Generalmente los herreros doblaban el acero unas 20 veces, lo que quiere decir que una katana promedio tenía 1.048.576 capas.

Esto produciría el cuerpo de la espada, el cual era blando, dándole así flexibilidad a la espada en su cuerpo, pero un proceso de endurecimiento especial era llevado a cabo en la hoja de la misma para hacerla extremadamente dura y filosa. Durante el proceso de templado la espada se curvaba, dándole a las katana su forma tan particular curvada.

Fotografía de dos herreros japoneses.
Herreros japoneses creando dobleces en el lingote de tamahagane. Vemos como se utiliza una cuña para crear un centro y luego se martilla para doblar el lingote sobre si mismo a partir de dicho centro.

De esta manera las espadas japonesas tenían dos tipos de acero, el hagane, que era el acero duro y filoso de la hoja, y el shingane que era el acero flexible y blando del cuerpo de la espada.

Lo interesante del acero japonés es el triunfo del ingenio sobre la necesidad. Es decir, como los japoneses convirtieron su problema de tener hierro de baja calidad en un proceso de ingeniería de materiales que les permitió crear katanas de altísima calidad.

Sobre samurai y katanas

La espada del samurai en cámara ultralenta

La legendaria katana perdida de Masamune

La invasión mongol a Japón del siglo XIII relatada por sus protagonistas

32 Comments

  1. Ya sé que no es tu lengua materna, pero «Durante los siglos X y XVIII» no es correcto, porque indica que en los siglos XI, XII, XIII, etc. no se produjo lo que sea. En su lugar, «Entre los siglos tal y tal».

    Dicho sea con afecto y respeto.

  2. Las mejores espadas de la Edad Media con permiso de las espadas de Toledo, 🙂

    A ver si un día preparas un post sobre éstas.

  3. Lansky, gracias por el aviso. Que raro justo hace 4 meses me habían asegurado que en español «siglo y siglo» era el equivalente al «to» para marcar eras del inglés 😛 Ya lo he arreglado 🙂

    jokotrokolo (espero haber escrito bien tu nombre 😆 ) conozco la fama de las espadas de Toledo, pero como las hechas en Damasco, en lo que a calidad de hoja respecta, no había igual. Los cruzados escribieron cientos de relatos comentando su asombro 🙂 Ahora si hablamos de decoración y acabo ahí sí no sabría decirte 🙂

  4. Se imaginan que este fuese descubierto por los vendedores de productos por tv «As see TV», no me gustaria imaginar el bombardeo de publicidad de que al fin venden algo que de verdad funciona como lo mensionan en Tv, y no seria solo tal publicidad como la repiten a cada momento,

    Muy interesante su documento,

    saludos

    renyk

  5. Jajaja Que insultada le dieron a Vick Por Haber Escrito Lo de La receta del fuego griego .!
    en Wikipedia 😛 !
    Jajaja Y Las espadas a decir verdad son la mejor arma Que ha existido en toda la historia Claro aparte De la mejor arma de todas que somos los humanos por que sin nosotros estas armas no sirvieran de nada 😛 !!

  6. En el libro «El Medico» de Noah Gordon (que obviamente te estoy recomendando), el personaje principal recibe como regalo instrumentos medicos hechos de un acero especial, y que luego permanecen en su familia hasta estos dias… no recuerdo 100% pero probablemente sean hechos de «acero de damasco» o algo similar hecho en la india (La historia esta fechada aproximadamente en el año 1000 d.c.)

  7. Muchas gracias por la recomendación, ese tipo de historias en el pasado de las civilizaciones antiguas me fascinan.

  8. La verdad es que no se cual es tu gusto literario, pero el hecho de que te guste la historia y la medicina ya te hacen candidato a la lectura de ese libro. Creo que es una serie de 3 novelas (yo lei luego «Chaman» que es la continuacion, otra historia de medicos en la guerra civil norteamericana) aunque solo lei las 2 primeras (y la segunda fue mas floja).
    Para mas datos, el personaje principal es un ingles que se mete en la cabeza que tiene que estudiar medicina con ib sina.
    Si no vas corriendo a una libreria a comprarlo despues de esta «preventa» es que no tenes sangre en las venas 🙂

  9. Lo voy a buscar, que casualidad porque justo hoy paso por una librería enorme (muy linda, fue construida en el edificio de un cine antiguo).

  10. Esta historia me hizo acordar de las espadas y armaduras de leyendas, bien relatadas en la historia de la estupidez humana de tabori, en la cual habla por ejemplo de hacer la armadura perfecta, en la cual (entre otras cosas) los elementos tenian que ser «marciales» (Oro , plata entre los metales, un fuego marcial como el de un rayo y el mismo herrero tenia que tener el mismo humor) y debian estar aliteados ciertos planetas (marte x ejemplo) con algunas estrellas y mil cosas mas. de ahi, salia la armadura perfecta…. pero nunca se dieron los factores para poder fundirla. alquimia pura….
    Tambien me hizo recordar un documental sobre la Katana japonesa. Eran tan grande el poder de esta espada que los kamikazes nipones llevaban una en el avion (como sus antiguos samurais) porque con la presencia de esa arma en el vechiculo los embravecia y hasta hacian lo que, bueno, por eso son famosos… morir con orgullo

  11. perdon por no haberle puesto pasion

  12. No sabía que los kamikazes llevaban una katana en el avión! muy buen dato. Aunque justo ayer leía que en realidad los kamikazes fueron un arma puramente psicológica, ya que en batalla la metodología no resultó ser muy efectiva.

  13. Ephrain, ya que las mencionas las mejores espadas de la historia, y de esto algo sé, no son las de Damasco ni las de Toledo (al carbono), sino las katanas largas del siglo XI al XVIII. Su método de fabricación, casi exclusivamente mecánico era el siguiente: se golpeaba la lámina de acero hasta conseguir que fuera increiblemente fina y luego se doblaba sobre sí misma y vuelta a empezar. Las mejores (Hubo una que alcanzo en unsa subasta el cuarto de millón de dólares. Y todas ellas tienen nombre) parece ser que fueron dobladas sobre sí decenas de miles de veces.

    Es curioso, pero su aparición en films de entretenimiento no está mal documentada. En la saga de Tarantino, cuando la deliciosa Uma Thurman decide adquirir una y acude a un fabricante tradicional, o en la mucho peor de Kevin Cosner en que parte un pañuelo de seda que deja caer sobre su filo (parece que era una de las pruebas que se le ponían, digamos, como «control de calidad»: dejar caer una pluma o un trozo de seda).

    De todas formas, las de Toledo fueron los mejores mandobles (espadas grandes y medievales de doble filo para manejar a dos manos por un caballero cuando descabalgaba; la del Cid se llamaba Tizona). Y las de Damasco eran los mejores sables de asalto (espadas más cortas, algo curvas y con filo sólo por un lado)

    Hay un libro escrito sobre un inglés campeón de esgrima: el arte de la espada o algo parecido que está lleno de datos históricos. Si a alguien le interesa busco la referencia en inglés o español.

    • Cuando os venden la moto los japoneses menos principio de siglo como que es pueblo de estupidos las pocas veces que salieron fuera hacer la gerra llevaron ostias hasta en el carnet de identidad incluido vs españa hasta los coreanos se partieron el culo con ellos y sus katanas samurais y demas estupideces, por eso en siglo 20 mandaron la meirda toda esa estupidez y se occidentalizaron.
      El acero damasco y acero español conquistaron el mundo las katanas solo conquistan a idiotas.

  14. Fascinante… es increíble lo que entierra el pasado. Cuantos más artículos tuyos leo más me atrapa tu weblog. Es realmente magnífico tu trabajo (o hobby, depende como lo veas). Mis más humildes saludos y felicitaciones!

  15. Richard Cohen: «Blandir la espada: historia de los gladiadores, mosqueteros, samurais, espadachines y campeones olímpicos»; eds. Destino, Barcelona, 2003

  16. Lansky, con las katanas tengo un poco de experiencia -hace 10 años que practico artes marciales- y a lo largo de mi uso de las mismas llegué a la conclusión que su fama es más debida a la moda actual que a su efectividad. si bien es innegable su desempeño en el combate cuerpo a cuerpo individual, cuando son utilizadas en combate grupal su forma las vuelve muy incomodas ya que se necesita como mínimo un espacio de un metro a cada lado para poder maniobrar y efectuar golpes de cortes de ángulo descendente y ascendente -justamente el fuerte de las katanas-. Si de efectividad hablamos la espada más eficiente de todos los tiempos fue la gladius romana que desciende de la antigua falcata ibérica, su forma la hacía ideal para maximizar la eficiencia de un ejército bien organizado como la legión. Los griegos llegaron a catalogarla de «arma inhumana» a causa de esta efectividad.

    PD: Voy a buscar ese libro, suena muy interesante 🙂

  17. Veo que eres un fan, como yo. También practico artes marciales, no diré cuales. La katana, como no terminas de decir, pero se deduce, incluso, tanto de tus objecciones como de las películas de samurais era, en efecto, efectiva en combate singular, no en montón; allí donde el espadachín podía lucir su arte supremo, el de la espada. No están pues sobrevaloradas. Tú decías que espada contra espada el acero toledano o mongol quebraba ante el sirio, y es cierto. Nunca, en cambio, se batíó una katana de «alta gama» con un sable sirio, pero dudo que fuera este último superior, tanto por la calidad del arma en sí como por la habilidad del combatiente: la esgrima japonesa es excelsa y fulgurante, nada que ver con los corajudos mandobles de un sirio.

    La gladius romana -y hay que analizar estas cosas en su contexto histórico- fue, en efecto, una revolución y pemitió, con la lanza larga de los macedonios y la caballería ligera de los persas, revolucionar la guerra y dar la supremacia a Roma (que también se apropió de las trigemes, que eran naves cartaginesas con las tres famosas hileras de remeros que no se estorbaban entre sí). Pero, para un esgrimista, el gladiun era un cuchillo largo mas que una verdadera espada, que, en combinación con el escudo, que también varió en el tiempo de redondo a rectangular, se usaba de otra forma, al modo de los matarifes, carniceros o navajeros actuales: no hubiera tenido nada que hacer, insisto nuevamente, , en combate de a dos, singular, con cualquier espada posterior en la historia.

  18. «trirremes», no «trigemes»

  19. Y otra cosa. Si energía externa, el arco y la flecha, en distancia larga, y la espada en la corta han sido las armas más eficaces que han existido en la historia. Sobre todo, el arco largo de tejo d elos ingleses, la ballesta germana de tendón o acero, el doble arco mongol para dsparar desde el caballo y el sable inglés naval y la katana larga japonesa.

  20. «sin energía…»

  21. Interesantisimo articulo como ya es costumbre Oli. Gracias. 😀

    En mi opinion, sobre la calidad del acero, que es de lo que trata el tema original del articulo , el acero de Damasco para hojas de espada es indiscutiblemente el de mejores cualidades de la historia hasta la revolución industrial.

    Otro debate diferente es el de qué forma de la hoja es la mas efectiva para el combate.
    La de la falcata iberica, de hoja curva asimetrica, es utilizado hoy dia, 2500 años despues de su invención, por las fuerzas especiales de muchas naciones. Su forma es inmejorable como arma blanca de corta distancia.

    En cuanto a espadas, la katana es muy buen arma de combate individual, pero principalmente de corte. ¿en que basar su superioridad frente a una hoja de espada del XVI por ejemplo?

    En la marina siempre se nos decia que para matar en combate hay que ‘pinchar’, no cortar.

  22. Lansky, absolutamente de acuerdo al respecto. Si hablamos de combate individual la katana es la espada más efectiva que existe. El solo hecho de su curvatura y simple filo permite hacer ataques a gran velocidad y en ángulos bastante contrastantes.

    Una anécdota personal:
    Es curioso que esos ángulos de ataque también sean una debilidad que se pueda explotar. Hace unos años vi una lucha entre dos expertos, uno tenía unos protectores de antebrazos bastante raros, ya que poseían una especie de «picos» doblados para adelante y atrás. En cuestión de segundos desarmó a su contrincante ya que aprovecho un ataque de gancho ascendente por parte de éste para enganchar su espada y prácticamente arrancarla de sus manos con un giro de brazos. Obviamente es extremadamente arriesgado, el mínimo error y adiós mano o brazo.

    De todas maneras por lo expuesto que queda el cuerpo con esta técnica si su oponente hubiera portado una wakizashi o un tanto en la otra mano como normalmente lo hacían los samurai, esta técnica queda completamente inutilizada.

    Tecnico, es cierto el contexto y tipo de combate influye muchísimo a la hora de decidir cual es la forma de hoja más efectiva. La espada ropera de pomo amplio, una de las espadas más difícil de maniobrar termino siendo la espada de duelo caballeresco más efectiva debido al tipo de que permitía «pinchar lo más rápido y a la mayor distancia posible». -obviamente que para un duelo «libre» sin las reglas de caballerosidad que se imponían en los duelos del siglo 15 o 16, una katana hubiera resultado mucho más efectiva-

  23. Oli, si llevaban katanas «industriales», por decirlas de algun modo. Eran hechas en masa en algunas fabricas y eran llevadas para aumentar la estima de los aviadores nipones. Eran como samurais, que iban a la guerra y esperaban no volver a casa, era justo que fueran acompañados con sus respectivas katanas, sus ultimas compañeras en la batalla…. creo que sono con mas pasion que mi ultimo posteo. Y si, es cierto, no era mucho el daño que producian los kamikazes pero…. te da que pensar estar disparandoles a unos aviones japoneses y sabes que cuando se le termine las balas o este muy averiado el avion, se vendra contra ti…. es un pensamiento devastador para el contrincante… ataca mucho psicologicamente.
    De armas no voy a hablar, porque no entiendo un pomo del tema. Si me resulta asombroso los centuriones que formaban los romanos y las protecciones con escudos. O las grandes murallas de constantinopla. La defensa es el mejor ataque 😀

  24. La yatagan son mis favoritas entre las espadas del Medio Oriente, es como una simitarra pero tan delgada como una japonesa y alguito larga. :P. Oli, Has hecho un artículo sobre armaduras?. Me intrigan muchas cosas de la era antigua. 😀

  25. P.D.: ➡ No se mucho de espadas, yo solo las dibujo. 🙄
    Corriganme si me equivoco ;), Estas cosas alimentan mi curiosidad. Te felicito por tu «labor de horas libres» 😀

  26. Ephraim,
    Si la defensa fuera el mejor ataque Alejandro Magno no habría conquistado el mundo entonces conocido hasta la India. A menudo, la mejor defensa es un buen ataque y la historia y hasta la literatura está llena de ejemplos; sin ir más lejos y empezando por el principio, la Iliada, que es el relato de la victoria de un ataque o cerco frente a una defensa de una ciudad fuertemente amurallada.

    Técnico,
    La recomendación de «pinchar mjor que cortar» hay que verla en su contexto. Es muy parecido a la diferencia que hay entre las armas, revolveres, fusiles, etc., de la policia y del ejercito: unas detienen y hieren, la otras, matan.
    Y depende también del arma utilizada, con un florete se pincha, pero precisamente con un sable naval se corta y despedaza, aunque en las batallas navales la mayoría de los heridos en los barcos de madera eran por las agudas astillas que se desprendían de los impactos de cañón; hablo de la época de Nelson y Napoleón, para entendernos.

    Los puñales que llevaban en las Malvinas los gurkas británicos eran calcados de las falcatas íberas y de la espada corta romana. Terribles en el cuerpo a cuerpo, casi inútiles ante un espadachín en guardia.

    Sorprendente curso el de este post, pero debo reconocer una cosa: si de metalurgia hablamos, de calidad de materiales (aunque también depende de para qué) Oli llevaba razón desde el principio: Damasco. Y yo también, que en gran parte he generado el debate, porque para mí la verdad siempre reside en el matiz, y hemos matizado bastante

  27. Lanky: es lógico que no siempre la defensa es el mejor ataque. Con solo imaginar que en un asedio tiramos animales o personas muertas y contaminamos el agua que entra dentro de las murallas, nos daremos cuenta que la defensa es lo que esta matando a los habitantes interiores. Asi mismo una ladronera de un castillo es un sistema muy simple de defensa para un arquero, pero es muy eficaz a la hora de atacar y cubrirse. Es un simple ejemplo nomas, me limite a comentar un viejo proverbio nada mas. Hay una historia de Alejandro Magno, que dice: «….(Alejandro Magno) llega hasta Gordión, la ciudad que fuera corte del legendario Rey Midas, donde los gordianos plantearon al invasor un dilema en apariencia irresoluble. Un intrincado nudo ataba un yugo a un carro, y desde antiguo se afirmaba que quien fuera capaz de deshacerlo dominaría el mundo. Todos habían fracasado hasta entonces, pero el intrépido Alejandro no pudo sustraerse a la tentación de desentreñar el acertijo, de un certero y violento golpe con el filo de su espada, cortó la cuerda, y luego comentó con sorna: “era así de sencillo”.» Si bien era un gra estratega, esas reacciones me recuerdan a mi hermano cuando le digo que va a romper su auto: «que importa, si total lo arreglo yo». en que se parecen las dos respuestas? Parece que se burlaran del interlocutor. No que que tiene que ver con el acedo de damasco, pero me habia acordado del tema.

  28. Creo que no hemos alejado demasiado del tema.

  29. El decir que la katana es la mejor espada depende del contexto.
    Si es combate de grupo posiblemente no lo sea, pero en combate singular será mejor.
    No sería tampoco lo mismo un combate singular entre un samurai con armadura ligera y un soldado europeo del siglo XIV que va cubierto de armadura completa. En este caso mi opinión es que la katana no sería la mejor espada, sino otra más pesada.

  30. Pues las balas hechas de damasco serian la reostia.
    una espada no se puede medir con una pistola

  31. […] Hemos hablado sobre el acero tamahagane o el acero joya en el siguiente artículo. […]

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies