Son fascinantes las historias de pioneros adelantados a su tiempo, los cuales debe remar contra la corriente en pos de imponer su innovación. Sin embargo, si esos pioneros poseen un grado de excentricidad notable, esas historias se vuelven aun mucho más interesantes. Jean Painlevé fue una de estas personas fascinantes, un pionero de las primeras décadas del siglo XX adelantado a su tiempo y quien puede considerarse como el padre de los documentales sobre la naturaleza y la divulgación científica.

Tapa de la revista Voila en la que vemos a jean Painlevé sosteniendo una cámara.
Tapa de la revista francesa Voila de 1935 mostrando a Jean Painlevé con uno de sus dispositivos especiales para filmar bajo el agua.

Su trabajo se destacó en distintas áreas y fue caracterizado por levantar un gran revuelo en la comunidad científica. Comunidad que consideraba a los documentales como algo puramente académico y veía una amenaza en Painlevé, cuya intención era mezclar la ciencia con el entretenimiento para así lograr generar un interés en la gente común sobre el fascinante mundo natural.

En efecto, y a diferencia del tiempo presente en el cual los documentales y la divulgación son apreciados como se debe, cuando este investigador presentaba sus documentales pioneros los mismos no eran bien recibidos en la comunidad científica y académica de su época, ya que estos consideraban a la divulgación científica como de «poco valor».

Las criticas hacia este pionero no eran pocas, y sus detractores argumentaban que mezclar el entretenimiento con la ciencia era una tarea en vano y poco útil. Sin embargo, Jean Painlevé estaba determinado a acercar las maravillas de la naturaleza a todas las personas del mundo, y divulgar los secretos de un mundo fascinante y desconocido por el público en general.

Siendo fiel a su lema «la ciencia es ficción» Painlevé filmó mas de 200 documentales que variaban desde la vida sexual de los pulpos hasta la obsesión onanista de los chimpancés en cautiverio.

Si bien esos más de 200 documentales eran relativamente simples comparados con los documentales modernos, los cuales son coloridos e incluso nos muestran los fenómenos de las profundidades, los documentales de Painlevé deben ser apreciados por lo que fueron: un intento pionero e innovador.

A pesar de la simpleza anteriormente mencionada Painlevé desarrollo técnicas de filmación submarina, y también improviso en técnicas de filmación a través de peceras. Peceras en las cuales creaba micro-hábitats y filmaba el desarrollo de las especies dentro del mismo para capturar sus ciclos de vida.

Jean Painlevé filmando una escena submarina en una pecera.
Jean Painlevé filmando una escena submarina en una pecera. Painlevé improvisó en gran medida al crear mitro-hábitats simples de filmar.

Por fortuna con el paso de las décadas este investigador y divulgador ha recibido parte de la admiración que se merece a través de premios póstumas y homenajes hechos por otros documentalistas de la naturaleza, cineastas y científicos que han valorado la contribución que este hombre a hecho en pos de generar un interés en la población en estos temas.

Si bien en la década de 1930 Jean Painlevé innovó en gran medida con sus revolucionarias técnicas de filmación submarina, hoy en día la tecnología moderna ha permitido llevar la filmación de documentales al extremo, utilizando drones especiales capaces de filmar dentro de volcanes, glaciares e incluso cavernas submarinas en las profundidades del mar.