El primer accidente de tráfico

La mañana del 30 de mayo de 1896 en la ciudad de Nueva York, en una época cuando el tráfico de vehículos era mucho menos caótico que en el presente, Evelyn Thomas se dirigía como habitualmente a su trabajo en su bicicleta; mientras que Henry Wells probaba emocionado su flamante y costosa adquisición: un Duryea Motor Wagon, por una de las calles perpendiculares a la que circulaba Evelyn.

De manera infortunada el destino hizo que se cruzaran, pero a diferencia del relato de una historia de amor este cruce fue un tanto trágico -no lo culpo el Duryea no tenía ni siquiera un volante y se manejaba a palanca, como si fuese un caballo-. El Duryea y sus primitivos frenos no pudieron parar a tiempo y Evelyn terminó en el piso, afortunadamente el motor del Duryea era lo suficientemente lento como para no causarle un daño grave.

Los automóviles del siglo XIX: si quieres ver cómo funcionaban los automóviles de la época te recomendamos ir al siguiente artículo: El automóvil más viejo del mundo que aun funciona, donde podrás ver un vídeo de un automóvil de 1884, impulsado a carbón, es decir un coche a vapor, aun en funcionamiento. El automóvil que colisionó con Evelyn Thomas era, no obstante, un tanto más avanzado ya que poseía un motor de tres cilindros a gasolina.

Inmediatamente se reunió una camada de gente en el lugar del accidente, no para ver que pasó ya que Evelyn estaba protestando en el piso sin ningún daño grave, sino para ver el «carro sin caballo» de Henry. Los policías pasaron un largo tiempo meditando si arrestar o no a Henry, ya que no sabían bien si ese monstruo metálico se conducía solo o si era Henry el que lo manejaba… ¿cómo saberlo?.

Vemos una imagen del Druyea, en la misma podemos observar como los automóviles de la época intentaban replicar la forma de los carruajes tirados por caballos, el medio de transporte más popular en la época:

Aviso publicitario de un Duryea.
Aviso publicitario de un Duryea, uno de los primeros automóviles comercialmente exitosos de la historia.

De todas maneras al final decidieron que Henry tuvo la culpa, Evelyn fue al hospital por unos raspones, convirtiéndose en la primer víctima hospitalizada de un accidente de tráfico, y nuestro pionero conductor fue encarcelado por unos días, convirtiéndose en la primer persona en ser detenida por un accidente de tráfico.

El primer accidente de tráfico fatal

La primer víctima fatal ocurriría ese mismo año, pero en Londres. Bridget Driscoll de unos 45 años sería sorprendida por Arthur James Edsall, quien se encontraba manejando un modelo de la Anglo-French Motor Car Company en una demostración para Alice Standing.

Si bien Edsall dijo que solo iba a a 6,5 kmh su acompañante, Alice, confesó que se enteró que Edsall había modificado el motor para que el auto viaje «como una bola de fuego» -como verán esto no es nada nuevo-.

Pero, queda la duda ¿fue el accidente que sufrió Bridget Driscoll el primer accidente de tráfico fatal?.

Un posible accidente aun más antiguo

La respuesta es incierta, ya que de hecho sí existió un accidente relacionado al automovilismo anterior. No obstante, es difícil de comprobar hoy en día cómo en verdad ocurrió ya que tuvo lugar hace más de un siglo y medio. Este fue el accidente sufrido por por Mary Ward, quien en 1869 fue aplastada por un «coche a vapor» experimental que sus primos se encontraban diseñando.

La duda radica en si el automóvil se estaba impulsando por sus propios medios, lo que lo haría, en efecto, el primer accidente automovilístico en la historia, o si el mismo estaba siendo empujado por medios externos con el fin de probar la tracción del vehículo.


Más sobre automóviles antiguos

Lingotto, la fábrica de Fiat que tenía un circuito de carreras en la azotea