¿Cuál fue la primer lengua de la historia de la humanidad? La eterna pregunta que parece no tener respuesta. Sin embargo, este no es un cuestionamiento nacido del pensamiento moderno, sino que cala muy hondo en la mente humana.

Tan hondo que se remonta a los antiguos egipcios hace aproximadamente unos 2600 años cuando el faraón Psammetichus I, interesado por determinar cuál era el lenguaje originario, utilizara a dos recién nacidos en un llamativo experimento.

Heródoto de Halicarnaso, considerado uno de los padres del registro de la Historia, que el faraón Psammetichus I estaba determinado a averiguar el origen de todas las lenguas. Ardua fue la tarea de discernir la manera en cómo esto se llevaría a cabo y mucho tiempo llevó el tomar la decisión. No obstante, un día, se concluyó que si existía una lengua original esta tendría que ser natural, ya que de lo contrario cómo se aprendería un lenguaje sin saber otro previamente.

A causa de esto el faraón entregaría a dos recién nacidos a dos pastores de distintas regiones, les daría dinero y ordenaría bajo amenaza de muerte que cuidaran a los niños fielmente y evitaran a toda costa que éstos escucharan palabra alguna.

Junto a sus ordenes estaba la de permanecer atentos ante la primer palabra del niño y tomar registro de esta. Obedientes ante el faraón los pastores cumplieron al pie de la letra las instrucciones, hasta que un día, uno de los niños, produjo su primer palabra -o más exactamente su primer balbuceo-. «Bekos» el pastor creyó escuchar una palabra que asoció inmediatamente con el idioma frigio, en el cual un sonido parecido a «bekos» se utilizaba para referirse al pan o la comida.

Imagen de un papiro astronómico egipcio.
Papiro egipcio detallando el estudio de los cielos.

Inmediatamente viajó hacía el faraón y tras el encuentro le comunicó que el niño, sin haber escuchado anteriormente palabra alguna, pronunció bekos pidiéndole comida. Tras este evento los egipcios quedaron convencidos que los frigios eran los antecesores, y por ende, la gente más antigua en haber caminado por el mundo.

Veracidad de la historia

Esta información nos llega a través del intelectual, filósofo e historiador griego Heródoto. Durante mucho tiempo se creyó que esta era una leyenda que Heródoto había mal interpretado. No obstante, el hecho de que existe registro de que Psammetichus I sí se interesó por las lenguas, y el que los egipcios creyeran a los frigios verdaderamente anteriores, le da cierto peso.

Más sobre culturas antiguas

El cuento más viejo de la historia, la épica de Gilgamesh

Kushin, la persona más antigua de la historia

La astronomía en las civilizaciones antiguas

El mapa más antiguo de la historia

El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios