Es mucha la gente que erróneamente cree que el hombre no llegó a la Luna. Esta creencia, que es parecido a creer en el tarot o el vodoo debido a que no se basa en hechos sino que, por el contrario, se vale solamente en creencias y suposiciones infundades, se origina luego de que ciertos programas de televisión amarillistas y autores de libros sin conocimientos técnicos y una ignorancia patente en el tema en cuestión, buscaran «pruebas» tan irrisorias como erradas.

Estos autores buscaban «rarezas» en la proyección de las sombras, ignorando que primeramente están en el vacío y segundo existían múltiples puntos que reflejaban la luz solar; o señalaban las huellas con giros casi «horizontales» del Rover Lunar, ignorando que este vehículo justamente había sido construido con un sistema múltiple.

Fotografía de un espejo retroreflector.
Espejo retroreflector dejado en la luna y configurado manualmente por los astronautas de las misiones Apolo.

Así fueron dando varias «pruebas» infundadas de todo tipo, algunas incluso se solucionarían sabiendo contenidos escolares básicos sobre ciencia. Sin embargo, y como si todo eso no fuera suficiente para apaciguar a quien se dejó engañar por dichos programas y autores, hay una prueba irrefutable.

Cuando el Módulo Lunar del Apollo 11 alunizó, entre las tantas tareas que los astronautas valientemente cumplieron una de las más importantes fue la instalación de un conjunto de espejos para experimentos relativistas y de otros tipos.

En estos espejos desde hace casi 40 años muchos los países del mundo hacen «rebotar» rayos lásers, y gracias a la distancia entre la Tierra y la Luna una gran variedad de experimentos y teorías pudieron ser comprobadas -Entre los más importantes la distancia exacta entre la Tierra y la Luna y el alejamiento anual del satélite natural terrestre-.

La cuestión es que la instalación de estos espejos era tan compleja e intrincada que era necesario si o si el que un humano fuera quien lo hiciera. La tecnología en robótica de la época lo hacía imposible para un robot. Además de estos espejos se dejó una serie de sismógrafos y sensores que aún hoy algunos siguen enviando datos a la Tierra.

Ir al artículo principal El hombre SI llegó a la Luna, he aquí las pruebas.