Inspiración centenaria

J.R.R. Tolkien se inspiró en muchas fuentes, desde una pintoresca postal para crear la imagen de Gandalf, hasta textos y poemas muy antiguos que conocía gracias a su profesión como un lingüista e historiador especializado en cultura germánica y nórdica. Varios de estos textos de los que hablaremos tienen un origen milenario.

Muchos poemas fueron pasados por tradición oral de generación en generación. Usualmente cantados por bardos y juglares o hablados por contadores y oradores. Algunos separados por runas otros por versos. Pero sin duda alguna están ligados a un valor histórico incalculable, y también de un valor cultural y literario igual de importantes.

La continuación del Señor de los Anillos: la intención de Tolkien era continuar su gran trilogía en una obra continuativa la cual iba a ser llamada La Nueva Sombra. La nueva sombra, la continuación del Señor de los Anillos.

Sus historias atrapan al lector de manera intensa y profunda. Nos llevan a un mundo de fantasía donde reyes y cortes junto a dragones, elfos y duendes habitaban y tienen todo tipo de aventuras y odiseas. No podemos decir que muchos de estos eran fantasía, en todo su sentido etimológico, para sus autores; sino que iban mucho más allá, eran su manera de ver el mundo, de interpretarlo y sentirlo, dejando plasmado en el papel o en la canción oral un suceso tan mágico y fantástico como real para ellos y sus lectores.

El Mabinogión

El Mabinogión -cuya etimología más cercana es historias para los jóvenes- es un escrito en prosa de rama Galesa que tiene sus orígenes en el siglo XII, pero es un mero origen recopilatorio, ya que sus historias se remontan por tradición oral milenaria. La versión que llega a nuestros días se termina de recopilar en el siglo XIV y es conocida como «Red Book of Hergest».

Se divide en cuatro ramas, aunque hay cuentos incluidos en este libro tambien llamados Mabinogión, y son Pwyll, Branwen, Manawyddan y Math, las cuales afortudamente fueron preservadas en su forma original y contienen una cantidad cuantiosa de mitología Celta.

Al decir Rey Arturo inmediatamente a muchas personas le viene a la mente la imagen de un caballero de apariencia normanda y de origen sajón, vestido en armadura medieval y bajo los estandartes sajones, pero esto está muy lejos de la realidad.

La siguiente imagen muestra uno de los estilos más populares de ilustración del Mabinogión:

Ilustración del Mabinogión.

Esta imagen se da por las adaptaciones de Geoffrey de Monmouth -aprox. siglo XII- y Mallory -siglo XIX-, quienes fueron los que le otorgaron a Arturo estos dotes caballerescos anglicanos. Ciertamente Arturo estaba muy lejos de ser un caballero normando, si bien en los Mabinogión no se lo menciona a Arturo directamente, esta es su base histórica.

En Culhwch and Olwen y The Lady of the Fountain nos encontramos con relatos de índole romántico sobre caballeros y doncellas, e incluso recuentos heroicos de sus acciones. Particularmente en Culhwch and Olwen aparece la primera mencion a Gwenhwyvar, más conocida como Guinevere.

La creación del mundo en la mitología nórdica: gran parte del Mabinogión, el Kalevala y las Eddas vikingas son mitos de creación tanto del mundo como de las distintas deidades y seres fantásticos. Puedes leer más sobre los mitos de creación en la mitología nórdica en el artículo: La Creación del Mundo en la mitología Nórdica.

Acompañando a los anteriormente mencionados varios cuentos aún más antiguos y de variados temas, todos sobre personas de origen Celta, entremezclados con seres y eventos fantásticos, como podemos ver en TWRCH TRWYTH, Manawyddan the Son of Llyr, Peredur the Son of Evrawc, y los demas cuentos que conforman dicha obra. No es casualidad que al leer estos textos nos recorra por la mente el Silmarillion una y otra vez como si fuera una campana tratando de avisarnos algo, la similitud, en si la escencia es gratamente notable.

Las Eddas vikingas

Son un conjunto de obras islandesas Edda Mayor y Edda Menor las cuales representan la base de la literatura nórdica antigua. Así como el Kalevala también pertenecían al reino de la tradición oral, y así también como la obra que mencionamos anteriormente, logro salvarse del olvido gracias a la paciente recopilación de los estudiosos.

La Edda Mayor, posterior en años a la Menor, contiene una serie de poemas mitológicos y además de carácter heroico; en la Edda Menor, cuyo autor es Snorri Sturluson -quien vivió aproximadamente entre 1179 y 1241- podemos observarla escrita en prosa, y no como versos en la Mayor. Tolkien utilizaraía a muchos de los personajes hallados en esta

El Kalevala

El Kalevala solía habitar en forma de canciones en un dialecto ya muerto, las runas que separaban sus versos, cargadas de pasión y color, cuentan una historia fantástica e inimaginable cuyo hogar residía en la memoria de los cantadores que sucesivamente pasaban esta, y otras historias, de generación en generación, saltando en el tiempo y desafiando al olvido por los los siglos.

Pero el progreso y su constante encogimiento del mundo, que de manera tan triste y cruel llevan inevitablemente a la homogeneización de las diferentes culturas, le dio la el arma perfecta al olvido para atacar a la memoria. Es así que los cantadores de runas, una vez tan comunes como fantásticos, ahora se encuentran al borde de la extinción.

Los vikingos islandeses: cuando los vikingos conquistaron Islandia lo hicieron solo los hombres, ya que no llevaban mujeres en sus contingentes. Debido a que su intención era la de crear un nuevo país, por lo que necesitaban formar familias y tener hijos, estos se dedicaron durante años a la piratería capturando a gran parte de la población femenina de irlanda.

Es en la región de Viena Karelia que, Jussi Houvien, tal vez el último cantador de runas, sea el zaguero eslabón de una cadena histórica. Gracias a Elias Lönnrot, quien escuchando a los cantadores de runas lleva a cabo su tradición, para recopilar las canciones, traducirlas y pasarlas al lenguaje escrito, es que se lograron preservar estas historias. , algo que lo salva del olvido pero sin duda alguna mucho menos romántico y atractivo que en su forma original.

La siguiente imagen nos muestra a uno de los gigantes del Kalevala. Los gigantes son un tópico muy común en esta antigua obra.

Ilustración del Kalevala
Ilustración del Kalevala.

Esta es quizá la obra que más influencia ejerció sobre Tolkien. El paralelo más notable que podemos observar es, en si, un concepto, el del viaje, o destino del heroe; pero así también una notable similitud entre los personajes.

En el mundo presentado en Kalevala observamos seres míticos, animales con poderes antropomorficos, mágicas plantas de poderes insospechables, y un universo tan mágico como cohesivo en si mismo. Cuenta en sus líricas la historia de un artefacto sagrado de incalculable poder, al cual, los heroes buscan desesperadamente, no solo obtenerlo sino también poder comprender su poder.


Relacionado a Tolkien y el Kalevala

Las Valquirias, las guerreras vikingas de la mitología nórdica

El significado de la frase: le costó un ojo de la cara