Tag Archives: Mecanismos evolutivos

30 mil abejas versus 30 avispas japonesas

Las abejas japonesas son famosas mundialmente por su mecanismo de defensa contra las avispas gigantes del japón (V. mandarinia). Al detectar una avispa en tarea de reconocimiento, es decir, una avispa solitaria que explora la región buscando panales y que, al encontrarlos, los marca con una señal de feromonas para así dejar señalizada la ubicación del panal, las abejas deben tomar una acción drástica, y eliminar a la avispa lo más rápido posible. Luchar contra la misma no es una opción, ya que esto le daría la posibilidad de marcar rápidamente el panal, solo les queda un asombroso mecanismo evolutivo: saltar simultáneamente sobre la avispa, encerrarla en una “bola viviente” de abejas, y comenzar a vibrar. Al vibrar, aumentan la temperatura, hasta asesinar a la avispa sofocándola.

Si fallan, el resultado es desastroso. El siguiente video muestra a un grupo de 30 avispas japonesas atacando una colmena de abejas europeas. Este video es una clara señal del peligro que representa introducir depredadores foráneos en una región. Ya que todas las variables de balanceo entre presa y depredador halladas en la región de origen -en este caso la defensa utilizada para asesinar a la avispa antes que esta marque el panal- quedan prácticamente anuladas.

Crinoideos – los asombrosos animales “planta”

El solo hecho de pensar en un ser que tiene las características físicas de una planta pero al mismo tiempo está dotado de sangre y de un corazón llegando a ser un predador puede resultarnos ajeno a este planeta. Este pensamiento no sería muy errado ya que los crinoideos son una “ramificación evolutiva” ejemplar, es decir, su evolución fue un tanto “diferente” a la de la gran mayoría de los seres del planeta ya que esta especie sufrió varios “cambios bruscos” a lo largo de su existencia.

Crinoideos

Estos animales acuáticos equinodermos son de los considerados “altamente especializados” es decir que desde su metabolismo hasta su forma física están adaptados a cierto tipo particular de presas y ambientes. Si bien los primeros naturistas los confundieron en un principio con ubicarse en “la línea divisoria entre el reino vegetal y el animal” esto no es así. Los crinoideos son en realidad animales que “tomaron” la forma de ciertas plantas, como por ejemplo los helechos, para poder mezclarse mejor con su ambiente. Datan del Ordovícico -hace unos 500 millones de años- y su transición de habitar en la superficie a hacerlo en las profundidades fue relativamente brusca comparada con la experimentada por otras especies, lo que explica su rareza.

Crinoideos

Generalmente habitan en las profundidades del mar pero a veces suelen salir a la superficie causando el asombro de quien los aviste desprevenido ya que prácticamente dan la impresión de ser un “helecho caminante”.

Crinoideos

El bosque carnívoro
Uno de los hallazgos más asombrosos fue encontrar “bosques carnívoros” zonas donde la gran cantidad de fósiles de crinoideos indican que, en un pasado, estos animales solían formar “bosques” atrayendo a peces y otros seres con sus vivos colores, con el fin de devorarlos rápidamente cuando estos se acercaban demasiado.

Attacus Atlas, las mariposas más grande del mundo

Considerada como la mariposa más grande del mundo la Attacus Atlas es ciertamente un ser impresionante. Originaria de las selvas de Malasia llega a medir unos 30 centímetros de ancho por unos 25 de largo. Curiosamente todo su alimento es ingerido durante su etapa larval, de adulta su “boca” se sella por lo que la Atlas no se alimentará nunca durante su vida como una mariposa. Su vuelo es particularmente llamativo, ya que su peso es una gran dificultad a la hora de mantenerse en el aire con tan pesadas alas, por lo que generalmente planea junto a las corrientes de viento. Otra particularidad son los patrones semejantes a los de las serpientes de la zona. Varios naturistas han logrado observar que su función como adultas es simplemente asustar a los depredadores y mantenerlos alejados de las zonas ricas en larvas.

Las pelusas
Y por cierto, ya que hablamos de “bichos raros” en Bolivia existe una especie de cien-pies peludo llamado “pelusa” a causa de la gran cantidad de filamentos marrones, similares a los de una araña carnívora que cubren su cuerpo, éste insecto se destaca como una gran rareza.

Pulpo Mimo

El pulpo mimo (Thaumoctopus mimicus) es una especie de los cefalópodos encontrada en las aguas del Indo-Pacifico capaz de imitar con gran destreza el comportamiento de decenas de animales marinos. Entre sus rarezas más significativas se encuentra el poder manejar sus tentáculos independientemente uno del otro, algo muy poco visto en otros tipos de pulpos. En el siguiente vídeo se puede ver como imita el comportamiento de serpientes marinas para atraer a sus presas.

Anastatica hierochuntica, una planta singular

Conocida también como planta de la resurrección esta particular hierba puede vivir por cientos de años y, en caso de secarse, puede resucitar con solo arrojarle un poco de agua. Muchos la denominan la “planta dinosaurio” ya que existe desde hace decenas de millones de años y compartió el mundo con estos animales. No obstante, su extraño don de “resucitar” es a su vez la manera en la que se reproduce ya que la planta para esparcir sus semillas primero debe secarse convirtiéndose en una pequeña bola y ser elevada por el viento con el fin de desparramar sus semillas por un área extensa.