Tag Archives: Efectos visuales

Exponiendo la tridimensionalidad en las pinturas de Van Gogh

Hace un tiempo en Anfrix habíamos hablado del efecto fotográfico denominado tilt-shift, en el cual, mediante la aplicación de efectos de difuminado (blur) se logra alterar el plano de la imagen para así dar una sensación óptica que simula una miniatura. Sin embargo, utilizando distintos tipos de difuminado, esta vez ya no en barras horizontales sino que a través de difuminar distintas áreas, pueden alterarse pinturas y dibujos para darles un efecto más tridimensional.

[huge_it_slider id=”2″]

Si bien ésta técnica puede ser utilizada en todo tipo de pinturas, es en las obras de Van Gogh donde más impacto visual se logra notar, debido a la manera en la que estas diferencia el fondo de la escena principal dando así un efecto de enfoque visiblemente notable.

Cuando la naturaleza supera al Photoshop

Arco de Parry

Arco de ParryLa fotografía anterior es simplemente sorprendente. En la misma tienen lugar varios fenómenos atmosféricos de los que ya hemos hablado, desde un parhelio hasta un arco-iris medio. No obstante, el más impresionante es el llamado halo del hielo o arco de Parry. Ilusión óptica que suele ocurrir en lugares en los cuales la superficie se encuentra completamente congelada. La misma fue avistada por vez primera en el siglo XIX por Sir William Edward Parry, durante una de sus expedición al ártico. Y puede observarse cuando los rayos de la luz solar atraviesan formaciones cristalinas formadas a partir del hielo de la superficie y cuya configuración las convierte en prismas hexagonales. Los rayos, si se dan las condiciones necesarias, atravesaran las dos caras adyacentes de los prismas, cuyos ejes y dos de sus caras se encuentran orientadas horizontalmente. De esta manera, tendrá lugar un brillante arco de luz de 22º. Como observan en las fotografías, si una persona se posiciona exactamente entre la cámara y el arco, el resultado logrado es simplemente indescriptible con palabras.

Parry realizó gran cantidad de ilustraciones muy precisas de lo visto en su viaje. Las mismas las incluiré en una entrada futura que estoy preparando sobre como se ilustraban los fenómenos atmosféricos en el pasado.

Falsa maqueta o tilt-shift, cómo hacer que tus fotografías parezcan miniaturas

La técnica se denomina “Tilt-shift-photography” y se basa en un efecto óptico para el cual se manipulan las lentes de la cámara con el fin de crear la ilusión de una “falsa maqueta”. En palabras más simples: se modifica la óptica para que objetos del mundo real, como árboles o edificios, parezcan miniaturas en la fotografía.

Esta falsa miniatura se logra al manipular el sensor óptico de la cámara, haciendo que no este en el ángulo correcto con respecto al eje de las lentes. Así, se logra causar un gradiente de foco que confunde al ojo al alterar el campo de profundidad -muchos herbivoros, al carecer de visión binocular, no pueden establecer un campo de profundidad, por lo que ven el mundo de forma un tanto similar las imágenes creadas con esta técnica-

Artículos relacionados
La perspectiva de Jastrow, cuando dos tamaños iguales parecen distintos
El arte matemático de Escher
Erhard Schön, el ilusionista pionero

La tetera de Utah, la tetera más famosa del mundo

Si jugamos video juegos o vemos películas con efectos tridimensionales seguramente habremos visto la Tetera de Utah cientos de veces sin habernos dado cuenta de que se trataba del mismo modelo 3D utilizado una y otra vez. Un modelo tan histórico en el mundo de la animación tridimensional que ha sido intencionalmente ubicado en infinidad de animaciones, películas y videos durante los últimos 30 años.

La historia

Conocida como la “tetera Utah” esta fue adquirida por Martin y Sandra Newell en 1974. Una tarde Martin se encontraba preocupado ya que su portafolio no era muy grande, por lo que Sandra le sugirió que haga un modelo de la tetera que habían adquirido. A diferencia de los avanzados programas del presente, en 1974 para crear un modelo 3D se debían de introducir manualmente los datos geométricos y los valores de las curvas de Bézier, por lo que obtener un objeto fiel al modelo original era extremadamente difícil y requería de cientos de horas de tediosos cálculos e intentos. De todas maneras a pesar de las dificultades Martin logró producir un objeto final muy fiel al original por lo que rápidamente lo envió como demo de su trabajo a varias empresas.

Su popularidad
Gracias a lo bien hecha que estaba prontamente varios de los pioneros del 3D comenzaron a utilizar la tetera de Newell ya que ésta más allá de ser un objeto reconocible, relativamente simple y ocupar poca memoria, tenía presente la mayoría de las características topológicas necesarias para hacer testeos. Superficies ocultas, superficies cóncavas y convexas entrelazadas, sombras internas y externas, etc.

De esta manera la humilde tetera formó parte fundamental en el desarrollo de los programas y algoritmos de simulación 3D que hoy día hacen posibles desde video juegos hasta los efectos especiales de las películas más taquilleras. Debido a su historia es común que los diseñadores la incluyan “oculta” a manera de “huevo de Pascua” en cientos de proyectos y animaciones.

El rostro oculto

De chicos nos enseñan que el cuerpo humanos posee simetría axial, es decir, nuestro lado izquierdo es “exactamente” igual al derecho. Sin embargo, la palabra “exacto” en este caso es relativa y subjetiva, ya que nuestros lados distan mucho de ser iguales, a lo sumo parecidos. Esto es porque en todos los vertebrados existe un grado de asimetría leve, muchas veces dictado por nuestro lateralismo. En lo que respecta al rostro siempre existe un lado “dominante”, es decir, un lado más ancho o alto que visualmente se destaca sobre el otro. Lo habrán notado cada vez que se miran de perfil al espejo.

De aquí nace el concepto de “rostro oculto” que no es nada más que un truco fotográfico en el que cortamos un rostro a la mitad y luego espejamos los lados para ver como sería nuestro rostro si fuera simétricamente perfecto con el lado derecho o con el lado izquierdo. De esta manera al comparar las imágenes es muy fácil notar cual de los lados es el dominante y sobretodo las diferencias. Por ejemplo cual es el más ancho o el más largo.

Halucii

En el pasado habíamos hablado sobre Escher y su arte matemático, en el cual mundos imposibles confundían nuestros sentidos al punto de hacernos dudar de la realidad misma. Con este espíritu nace Halucii, una animación en 3D que toma varios de los conceptos de Escher creando un mundo conflictivo para un personaje muy singular.

La ilusión óptica de Adelson

Un buen pintor renacentista dijo: “No se debe ignorar, que de la paleta, es el contraste el color más importante”. De hecho estaba en lo cierto, el contraste y sus propiedades son tan importantes que son capaces de crear varios colores de un mismo color sin modificarlo. Esto, que a simple vista parece un trabalenguas, se entiende más facilmente con la ilusión óptica de Adelson propuesta en 1995. El cuadrado A y B poseen exactamente el mismo color, la única diferencia entre ambos son las zonas con las que contrastan, haciéndolos, perceptivamente, verse diferente.

La razón de este fenómeno radica en la manera por la que nuestro sistema visual estima los vectores luminicos y utiliza esta información para predecir las propiedades del material. El fenómeno, efectivamente, es una arbitrariedad perceptual producida por nuestro cerebro.

Erhard Schön el ilustrador pionero

Ésta imagen fue creada por Erhard Schön en 1535 como un encargo litográfico. A simple vista parece un paisaje costero con granjas y animales de trabajo. Sin embargo, si la rotamos a 90º en sentido de las agujas del reloj veremos que tiene escondidos entre sus trazos a Ferdinando I, el papa Paulo III, Carlos V y Francis I.

De todas maneras, lo curioso llega unos años después. En 1538, perfeccionada su técnica, Erhand, crea su trabajo Was siehst du. En este podemos ver, a simple vista una pareja dándose un tímido beso. Sin embargo, si prestamos mucha atención y la miramos desde la derecha -buscando un angulo un tanto excéntrico- veremos una pareja teniendo relaciones sexuales. Algo que en su siglo era muy atrevido, al punto de poder haberle costado su libertad, por lo que toma mucho color y romanticismo.

Artículos relacionados
La perspectiva de Jastrow, cuando dos tamaños iguales parecen distintos
El arte matemático de Escher
– Efecto Falsa Maqueta, en el cual se utilizaba un truco fotográfico para hacer que edificos reales parezcan maquetas miniatura.

El efecto Droste

Creo que a esta altura es muy difícil que alguien no haya visto alguna vez en su vida alguna representación del efecto Droste. Quizás en cuadros o caricaturas donde el personaje parece perderse en una infinita repetición de si mismo y su entorno, o tal vez, sin saberlo, lo hemos realizado nosotros mismos apuntando una webcam al monitor o haciendo que dos espejos se enfrentasen mutuamente en una guerra de repeticiones. A pesar de su popularidad muy poca gente conoce su origen, y es que este es más bien un tanto oscuro y casual. Todo comenzó con la original publicidad de una marca de chocolate Holandesa llamada, no casualmente, Dronste. En uno de sus envases más famosos colocaron la imagen de una enfermera cargando una bandeja de chocolate que, a su vez, contenía una lata de chocolate Dronste la cual en su frente llevaba dibujada la misma escena de la enfermera. Así, la imagen, parecía repetirse infinitamente una y otra vez. El envase quedaría en la memoria de muchos y sería el escritor Nico Scheepmaker quien popularizara la frase en 1970 al utilizarla en una de sus columnas periodísticas como descripción de un hecho circular.

Links relacionados
Galería de imágenes representando el efecto Droste.

El arte matemático de Escher

Maurits Escher es el único, o al menos uno de los muy pocos, que logró a principios del siglo XIX crear arte de la matemática. Cuando digo arte matemático me refiero a verdadero arte matemático, donde la matemática es utilizada como un medio mismo y no como una causalidad. Si vamos al caso, a lo largo de la historia, la matemática fue utilizada cientos de veces en el arte: el cubismo, las decoraciones clásicas de figuras armoniosas, la arquitectura, los arcos triunfales, etc son claros ejemplos. Sin embargo, en este tipo de arte, el uso de la matemática es simplemente una consecuencia y no un fin. Escher es, en mi humilde opinión, el primero en utilizar la matemática como un fin.

Nacido en 1898 estudió Arquitectura y Diseño Ornamental en la Universidad de Haarlem en su natal Holanda. Tras sus estudios vivió en varias ciudades europeas, principalmente italianas, retirándose finalmente en la ciudad de Braans junto a su esposa. Aquí es donde comienza a crear algunas de sus más importantes obras. Estas se basan en gran medida en la explotación de poliedros regulares e irregulares, técnica que le permitió crear algunas de las teselaciones de plano más asombrosas, las cuales, innegablemente, no tienen nada que envidiarle a las vistas en las estructuras cristalinas de la naturaleza. Pero dejemos de hablar y veamos algunas de sus obras:

Ascendiendo y descendiendo
Quien mejor que el mismo Escher para explicarla: “Ambas direcciones, aunque no sin un significado, son igualmente inútiles. Dos individuos refractarios se niegan a participar en este “ejercicio espiritual”. Piensan que son más listos que sus compañeros, pero tarde o temprano admitirán que su inconformismo en un error”.
Basada en una ilusión óptica de Penrose, Ascendiendo y descendiendo, muestra como los monjes suben y bajan en un ciclo interminable, y como aclaró Escher, su necedad no les permite ver que van hacía ningún lado.

Reptiles

Reptiles es una de sus obras más graciosas, el pequeño lagarto nace de un plano bidimensional evolucionando a uno tridimensional, en su vida recorre un mundo foráneo de tres dimensiones para terminar su ciclo de vital arriba de un dodecaedro, inevitablemente volviendo a iniciar todo desde la bidimensionalidad.

Mano con globo refractante

Según el mismo Escher está obra trata de expresar lo dicho por el filósofo Ralph Barton Perri y su Predicamento egocéntrico. Explotando al máximo las propiedades de los espejos esféricos Escher intenta demostrar que el conocimiento del mundo deriva de lo que ingresa al cerebro por medio de los órganos sensoriales, y, en cierto sentido, la persona no experimenta nada más allá de lo que está dentro de sus propias ideas y sensaciones. Interesantemente la persona del reflejo es el mismo Escher. Si observamos detenidamente la dinámica de la imagen veremos que mueva para donde mueva la esfera, su cabeza siempre quedará en el centro de esta, por lo que Escher comenta: “El ego permanece siendo el centro inamovible de su mundo”.

Cielo e Infierno

Una de sus más famosas obras es Cielo e Infierno, su fama es justa ya que logra adaptar, en una teselación, el modelo euclidiano que ideó Poincaré del plano hiperbólico no euclidiano. Fíjense como los ángeles y demonios encajan perfectamente unos con otros y disminuyen en tamaño a medida que se alejan del centro desapareciendo en infinitas figuras. Eso era lo fantástico de Escher, enseñaba matemáticas sin necesidad de saber matemática.

Día y Noche

A simple vista resultan ser imágenes especulares, sin embargo, y tras una breve inspección, observamos que la izquierda es el exacto negativo de la derecha y viceversa. Esto forma uno de los efectos más interesantes en su obra. Si comenzamos a ver de abajo hacia arriba veremos como las parcelas de tierra se convierten en aves, y, observando agudamente, veremos que las aves blancas vuelan hacia la noche y la negras hacia el día. Podemos ver, al fin de cuentas, que de algo absolutamente opuesto se crea una frontera abstracta e indistinguible.

Enlaces relacionados
Halucii, animación basada en la obra de Escher. (recomendado)
Galería virtual con varios trabajos de Escher en gran calidad.