Tag Archives: Costumbres

El saludador automático de James C. Boyle

Chindogu es el arte japonés de crear inventos absolutamente inútiles pero al mismo tiempo geniales que a pesar de su utilidad la cantidad de trabajo que hay que realizar para utilizarlos y a veces la vergüenza que nos hacen pasar en público es tan grande que es mejor directamente no utilizarlos en lo absoluto. Curiosamente, leyendo sobre patentes, descubrí que este arte no es nada nuevo. Sólo alcanza con mirar el saludador automático de Boyle (y no exactamente Robert :lol:):

En el pasado las estrictas reglas de caballerosidad indicaban el que se debía saludar a una dama formalmente aunque no se la conociese. Por regla general el acto de cortesía contemplaba el elevar el sombrero y bajar la cabeza. Cansado de tener que realizar esta práctica cada unos pocos pasos, James C. Boyle diseñó en 1896 un curioso “saludador automático”, el cual levantar el sombrero solo con presionar un botón. A causa de que el sistema era bastante pesado, unos 4 kilos, y el miedo que generaba en las personas ver un sombrero que se levantaba misteriosamente, la empresa y la inversión de Boyle fueron tal fracaso que terminó en la ruina.

Te pusieron los cuernos

En los páises nórdicos
Estoy leyendo un artículo de Nicolas Truong sobre la sexualidad en la Edad Media. En una de las secciones de este se refiere al Wotanismo (El culto a Odiín de las religiones paganas Nordicas) y habla sobre el curioso origen de la tan infame frase “Le pusieron los cuernos”.

No está absolutamente seguro pero dice que muy probablemente el origen provenga de una antigua tradición nórdica. En estos países, con una fuerte tradición sectaria y organización de clanes, el jefe del pueblo era visto como un ser superior a todos. Esto le daba el privilegio, entre otros, de poder tener relaciones sexuales con cualquier mujer que deseara, y aparentemente solían aprovecharlo muy bien. Cuando el jefe se encontraba cortejando a la mujer de algún ciudadano, su escolta, para indicar la presencia en la casa del gobernante, solía poner el símbolo de mando en la puerta de la casa, que curiosamente era un par de cuernos de alce ornados. El marido de la mujer, lo crean o no, no se enfurecía de la rabia, sino que sentía un profundo orgullo: claro, su mujer era lo suficientemente atractiva como para atraer al gobernante. Por lo que felizmente portaba los cuernos de alce mientras era admirado por sus vecinos -quienes lo crean o no sentían envidia por el nuevo “status social” de su cornudo vecino-.

Con el tiempo la historia hizo que el significado del acto fuese variando y la frase “le pusieron los cuernos” se extienda a casi todas las culturas para referirse a una persona infiel, hombre o mujer, de forma despectiva y maliciosa.

Nota: Sin embargo esto me trajó muchas dudas, ya que tenía entendido que la frase se extendía hasta los tiempos de los Romanos. Seguiré investigando y les digo lo que encuentre.

Durante la Inquisición
Esto, proveniente de un documento Medieval, también podría hacer referencia, (párrafo extraído de Castellano actual.)

Hablemos ahora del cabrón. Se habrá visto cómo soy de la opinión de que es utilísimo conocer el origen de estas expresiones, muchas previas al siglo de oro o bien directas de él. Y, de nuevo, no me resisto. “Licenciado don Sebastián de Covarrubias Orozco, capellán de su Majestad, Maestrescuela y canónigo de la Santa Iglesia de Cuenca y consultor del Santo oficio de la Inquisición”, Tesoro de la lengua castellana o española, página ciento quince, entrada “cabrón”: “…llamar a uno cabrón en todo tiempo, y entre todas naciones, es afrentarle. Vale lo mesmo que cornudo, a quien su muger no lo guarda lealtad, como no la guarda la cabra, que de todos los cabrones se deja tomar. Qué más queremos de una enciclopedia que sea divulgativa y amena a la vez. Etimológicamente diremos que como palabra (al margen de su significado) “cabrón” es ya documentada en castellano en el siglo XIII….

En el cantar
En el Vocabulario de Refranes de Correas. Aquí se hace responsable de la frase al pájaro Cuco, o Cuclillo, y un antiguo cantar bárdico:

Soy de la opinión del cuco,
pájaro que nunca anida;
pone el huevo en nido ajeno
y otro pájaro lo cría.

¿Por qué hay tan pocos zurdos?

la explicación de Thomas Carlyle
Uno de los primeros en preguntarse el por qué de la escueta existencia de zurdos fue el historiador, zurdo, Thomas Carlyle (siglo XIX). Su teoría consistía en que el corazón se encuentra en el hemisferio izquierdo del cuerpo, por esta razón los guerreros de la antigüedad debían portar su escudo en el brazo izquierdo para proteger tan vital órgano del ataque enemigo. De esta manera se dejaba a la mano derecha como portadora de la espada, al requerir de bastante destreza en dicha mano para utilizar correctamente la espada, con el tiempo la derecha se convirtió en la mano dominante.

La ciencia
Científicamente hay varias teorías, de las cuales todavía ninguna ha sido soportada con evidencia concreta:

Alta testosterona: Esta teoría indica que la exposición a cantidades excesivas de testosterona antes del nacimiento puede llevar al infante a ser zurdo. -Nota: Esta teoría es la más aceptada hoy en día y está de acuerdo con el que exista una cantidad muy superior de hombres zurdos que de mujeres-.

Ultrasonido: Una teoría, que posee evidencia estadística, es que el ultrasonido puede alterar ciertas estructuras cerebrales del feto. La evidencia que la apoya fue el resultado de estudiar un número de madres que no se sometieron a ultrasonido mientras estaban embarazadas y un número de madres que si se sometió, dando como resultado el que las madres que se sometieron tuvieron un promedio significantemente más alto de hijos zurdos.

Shock post natal: Otra teoría, no médica sino psicológica, indica que la utilización de la zurda como mano dominante puede ser producto del stress post natal.

Hemisferio dominante: El hemisferio dominante es, en la mayoría de los casos, inexistente en los humanos. Por ejemplo, una persona zurda puede patear con la pierna derecha y su ojo dominante ser el derecho; así como una persona diestra puede patear con la izquierda y su ojo dominante ser el izquierdo.

Marco Polo y los borrachos voladores

El alcoholismo nunca estuvo bien visto en China, de hecho, durante mucho tiempo se asoció con oscuras creencias demoníacas. Por esta razón, los que tenían el hábito de beber de más muchas veces sufrían ataques y reprimendas de la población y las autoridades. Sin embargo, fueron los mercaderes de seda y otros bienes los que desarrollaron la más oscura de las costumbres con respecto al maltrato de los alcohólicos -no porque lo reprobaran, sino porque eran la víctima perfecta para utilizar en sus pronósticos-. En el siglo XIII viajar por mar era algo muy peligroso y preocupante por lo que lógicamente los marinos buscaban varios amuletos que les aseguraran, al menos mentalmente, la tranquilidad de un buen viaje. En sus relatos, Marco Polo describe la más extraña de todas las costumbres cuando relata como éstos marinos mercantes, en busca de augurios, acostumbraban capturar un borracho cerca del puerto justo antes de zarpar. Una vez encontrada su víctima procedían a atarlo en un particular cometa de grandes dimensiones el cual además contaba con un sistema de cuerdas que permitía un rudimentario control de vuelo. Con asombro, Marco, fue viendo como varios hombres empujaban la cometa y desde tierra, gracias a una larga cuerda, controlaban su vuelo para lograr que se elevase lo más posible. De esta manera si la cometa se elevaba por los aires el pronóstico indicaba que el viaje sería próspero y beneficioso, por lo que los marineros procedían a abordar el navío y zarpar. Al contrario, si la cometa no se elevaba, el navío se mantendría anclado en el puerto durante el año ya que el pronóstico indicaba que si llegaban a zarpar morirían lentamente por enfermedades y accidentes.

Enlaces relacionados
Compilación de textos sobre cometas y extractos del libro “KITES” (Cometas) del historiador David Phlham, donde relata en detalle la tecnología de cometas de la Asia Medieval y otros tiempos (incluidos los recuentos de Marco Polo en China). En Inglés

Artículos relacionados
Las experiencias de Marco Polo en China relacionadas a las cometas y los borrachos voladores..
La Montgolfière, el primer vuelo humano de la historia.
Arriesgando la vida para probar las máquinas voladoras de Leonardo da Vinci.
Santos Dumont, ¿El primer aviador?.
Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada.
La colosal cometa de Alexander Graham Bell.

Curiosidades de la miel

En la Historia

La miel es conocida y utilizada por la humanidad desde hace miles de años. Ya desde las crónicas de Gilgamesh el Inmortal, el rey Uruk Babilónico que supuestamente vivió cientos de años, se menciona la miel como un manjar digno de los dioses, tan digno que “El regalo de la miel es similar a la vida eterna del Gran Uruk”. Los Sumerios, los Egipcios y varios pueblos la utilizaban y guardaban sus recetas privadas con gran celosía.

En los siglos XVII, XVIII y XIX varios nobles de toda Europa comenzaron a realizar la apicultura como un hobby. Con el tiempo, las “formulas” especiales, mencionadas en gran cantidad de poesías y libros por sus atributos, fueron perdidas a causa del celo de sus creadores.

La Ambrosía era el néctar que consumían los dioses del Olimpo, su sabor era tal que contenía una dulzura 9 veces mayor a la de la miel consumida por los mortales. También así lo eran sus características, ya que era capaz de otorgarle la inmortalidad a quien la bebiese. Hoy en día se cree que la Ambrosía era en realidad lo que actualmente denominamos jalea real.

La química de la miel, principalmente su cantidad de azúcares, la hace una excelente fuente de energía rápida. Hoy en día son muchos los atletas que consumen miel antes de un torneo, e incluso varias bebidas deportivas como el Gatorade la utilizan. Los guerreros de la antigüedad no sabían el por qué pero si conocían sus efectos, por lo que era muy normal que varios guerreros griegos consumieran miel antes de una batalla.

Una de las torturas más utilizadas en la antigüedad era llenar a un reo de miel y tirarlo a una fuente plagada de insectos. No así en Roma donde varias mujeres bañaban su piel en miel y leche para mejorar su tonicidad.

En Turquía y Alemania crece un pino muy especial que otorga un reemplazo al polen normal. La sustancia secretada por éste pino es similar al polen sólo que carece de una gran cantidad de proteínas. Gracias a esto la reacción química en el tubo digestivo de las abejas produce una miel especial extremadamente suave, de un sabor muy intenso y de color rojizo. Antes que el pino comenzara a crecer en el Bosque Negro Alemán era un producto exclusivo de Turquía, y esto, fue la causa del famoso, y secreto, “Néctar Oriental” uno de los productos más codiciados, gastronómica y medicinalmente, de la Edad Media.

En la Naturaleza
La miel es el único alimento que no se pudre, esto es debido a la gran concentración de azúcar que contiene. Dicha concentración mata al 99.9% de las bacterias vía plasmolisis -grosso modo la plasmolisis es un fenómeno osmótico por el cual el agua que está dentro de la célula bacterial es extraída “secando” la bacteria-.
Tan eficiente es este proceso que los tarros de miel encontrados en tumbas Egipcias de 4000 años de antigüedad resultaron ser perfectamente comestibles.

La miel además es uno de los procesos biológicos más interesantes en si misma, ya que las plantas, evolutivamente, se esfuerzan por atraer a las abejas mediante la generación granos de polen cada vez más dulces y y llamativos. Esto es debido a que las abejas recolectoras, durante su viaje de recolección, pasean de planta en planta llevando polen de unas a otras y así “ayudándolas” a reproducirse. En el mundo de la biología esto se conoce como “ayuda mutua interespecie”.

En la base de algunos tipos de flores existen unas glándulas muy particulares denominadas nectarias, el protoplasma celular y la exudación -es decir los “productos” que producen estas células- son introducidos por la misma abeja en su tubo digestivo. Allí varias reacciones químicas modifican los glúcidos produciendo la miel mientras la abeja viaja de vuelta a su colmena. Al llegar deposita el producto ya procesada dentro de celdillas.

En la Ciencia

Por lo mencionado en el párrafo anterior podemos entender que sólo con una pequeña muestra de miel se puede detectar el lugar exacto del mundo donde fue producida y hasta el año. Dicha ciencia es muy utilizada en criminología y se denomina melisopalinologia, ya que no sólo estudia la miel sino los granos de polen. Gran cantidad de crímenes fueron resueltos deduciendo el lugar de origen del criminal en base al polen que dejó como evidencia en la escena del crimen.

El primero en darse cuenta de la curiosidad matemática que habita en un panal fue el matemático Griego Papus de Alejandría. Un día como cualquier otro Papus iba caminando y comenzó a pensar en las abejas. Su pensamiento era simple: Por qué guardan la miel en celdillas hexagonales si sería mucho más simple hacerlo en cuadrados. Reflexionando sobre el tema se dio cuenta que al hacerlo de esta manera lograban, eficientemente, aprovechar el espacio al máximo. Geométricamente esto se considera un problema de isoperimetro -de igual perímetro-. Tras una serie de cálculos Papus logró demostrar que, entre los polígonos regulares que poseen el mismo perímetro, se logra encerrar más área en aquellos con mayor número de lados. Entonces, al construir las celdas de forma hexagonal, con la misma cantidad de cera logran conseguir una mayor cantidad superficie para almacenar su miel que si lo hicieran con formas más simples como cuadrados.

La curiosa historia de saludar con un apretón de manos

En Oriente
Marduk y el dey de babiloniaResulta interesante saber que el apretón de manos no es producto de la sociedad moderna, ni tampoco exclusivo del mundo Occidental. Su origen se remonta a más de 5 mil años en el pasado, atestiguado por jeroglíficos Egipcios que representan pactos y arreglos entre hombres y deidades que, solemnemente, aprietan sus manos en señal de acuerdo. Sin embargo, uno de los antecedentes históricos más importantes proviene de Babilonia hace casi unos 4 mil años, más exactamente en el 1800 AC. Durante la festividad de Año Nuevo el monarca babilonio debía realizar un cortés acto de sumisión ante el Marduk -máximo Dios Babilónico-. Este acto consistía en dirigirse hacia la estatua de dicha deidad y, en señal de respeto, estrechar su mano. Este acto, que originalmente significaba el traspaso o conferencia de poder se vio modificado tras una gran guerra. Cuando los Asirios invaden Babilonia, sus reyes, quienes se ven obligados a continuar con dicho acto como señal de respeto para evitar que el pueblo conquistado se rebele, empiezan a estrechar la mano de Marduk. Prontamente los Asirios comenzarían a creer que esto era una tradición general y la adoptarían llevandola como suya a todo Medio Oriente.

En Occidente
En Grecia y Roma se estilaba a saludar estrechándose las manos pero de manera diferente de como lo hacemos hoy en día. Allí se estrechaba agarrando la muñeca de la otra persona y apretando fuerte. Esto, si bien tanto en la Grecia post-homérica como en Roma se convirtió en una costumbre, viene de un ritual muy antiguo.

Moneda Helénica en conmemoración del pacto de Alejandría

Cuando en las primeras etapas de Grecia, marcada por varios dialectos y subculturas, se encontraban dos aldeanos de pueblos diferentes en el medio del campo, o viajeros en los caminos desolados, lo primero que hacían era retirar sus dagas y ver como reaccionaba la contraparte. Si ésta mostraba signos de no querer pelear se procedía a guardar la daga y agarrar fuertemente la muñeca derecha del contrincante -en señal de que uno no retiraría su daga y lo apuñalaría a traición-, entonces ahí, podrían dialogar tranquilamente y saber si la otra persona tenía algo para intercambiar o comprar.

Dichos populares

Ayer en la mañana me encontraba viajando a una de mis clases prácticas en el laboratorio y de repente, de la nada, surgió una pregunta en mi cabeza que se mantuvo dando vueltas durante toda la tarde ¿por qué uso frases populares sin saber de dónde vienen?. Bueno, desafortunadamente no pude responder dicha pregunta, pero al menos me propuse a saber de dónde vienen.

Dormirse en los Laureles
En Roma, cuando se coronaba a un general, pretor o cónsul tras una victoria se le festejaba un Triunfo. Como símbolo de gloria se le colocaban guirnaldas de laureles. Sin embargo, éstos debían agachar levemente su cabeza, por lo que daba la impresión de estar descansando sobre los laureles de la gloria.

Para el lado de los tomates
La planta de tomates es un vegetal muy problemático para los horticultores. Esta suele contaminarse con todo tipo de hongos y parásitos que, si no son tratados a tiempo, no sólo matan a los tomatales sino que además al resto de las plantas sembradas. Razón suficiente para que los horticultores las planten bien alejadas del resto de las plantas. Es por esto que decir “se fue para el lado de los tomates” significa algo así como decir que se fue muy lejos del significado real.

Salvarse por un pelo
¿Creían que era porque un pelo es algo muy fino, y de allí venía el dicho? estaban en un error al igual que yo. Este dicho viene porque en la antigüedad los marineros cuando caían al agua generalmente eran agarrados y subidos de los pelos. Por esta razón solían dejarse el cabello lo más largo posible, el cual, al hundirse el cuerpo, quedaba flotando y era un excelente punto de agarre.

Me lo contó un pajarito
En Grecia y Roma, sobretodo en la última, se creía que los pájaros, al ser dueños del vuelo, poseían características magnificas de percepción. Como con el tiempo comenzaron a ver que ante una tormenta severa las aves eran las primeras en evacuar la región, los romanos, las designaron como portadoras del saber futuro. De hecho el rito de los Augurios, donde se intentaba predecir el futuro, se basaba en observar el volar de los pájaros -al igual que lo hicieran Rómulo y Remo esperando ver 12 pájaros para fundar Roma-. De Aquí viene que el dicho “me lo contó un pajarito” signifique que nos enteramos de algo “misteriosamente”.

Tirar la casa por la ventana
En el siglo 19, cuando alguien ganaba la Lotería Nacional de España se estilaba a que los amigos y familiares del afortunado fueran a su casa y, literalmente, arrojaran todas sus posesiones por la ventana. Esto en señal de la nueva vida de dicha persona.

Por h o por b
Esta es realmente simple, y así y todo, no me la hubiera imaginado nunca. Las letras h y b son las que más problemas traen a los niños durante su etapa escolar. Es muy normal que siempre, al escribir un dictado de la maestra, los chicos fallen en las palabras que llevan una h o una b. Por esta razón decir “por h o por b” significa haber errado por tal o cual cosa, sin querer dar muchas explicaciones.

No saber ni J
La J es una letra que viene del idioma Hebreo. Como en su forma escrita la J -que es la letra más chica de todas- forma parte de la estructura escrita del resto de las letras, “No saber ni J” significa no saber nada.
Continue reading Dichos populares

Bajo el yugo, cómo los romanos humillaban a sus enemigos

Todo el mundo sabe qué es un Arco Triunfal Romano, esas estructuras por donde los generales y comandantes victoriosos pasaban rampantes festejando sus victorias y triunfos sobre el enemigo. Sin embargo, muy poca gente sabe que existían los “arcos del deshonor”. No sólo en Roma sino en toda la antigüedad y la Edad Media, se solía estilar, ante la derrota del enemigo, a construir un pequeño arco soportado por tres lanzas. Este arco, denominado iugum -yugo- tenía la intención de hacer pasar un muy mal momento a los combatientes enemigos que se habían rendido. El travesaño de dicho arco era puesto a una altura tal que los soldados derrotados, al pasar por debajo, se vieran obligados a agachar su cabeza -algo terriblemente humillante- mientras eran insultados, golpeados y escupidos por el ejército victorioso.

Si ambos bandos, el victorioso y el derrotado, eran romanos -recordemos que Roma tuvo muchas guerras internas- se ahorraban los latigazos y solo se limitaban a insultarlos y escupirlos. Si uno de los soldados victoriosos llegaba a insultar a la madre de uno de los vencidos se le daba un latigazo por haberle faltado el respeto a una madre romana.

En efecto, la palabra “subyugar” significa precisamente “bajo el yugo”.

Artículos relacionados:
El humo se le subió a la cabeza.
El Triunfo y las ovaciones. -Arcos y festejos-.
El templo romano de la paz, que nunca pudo ver paz.

Con el humo en la cabeza

Algo muy sabido de los romanos es la pompa y despilfarro que los caracterizaba. Pero no siempre fue así, los primeros romanos fueron históricamente de personalidad estoica y humilde, cuyos lujos mayores llegaban a ser tan modestos como poseer unos cuantos cerdos y disfrutar de algunas verduras hervidas aderezadas con aceite de oliva como el mayor de los manjares. Gradualmente, y con el crecer de la República, éstos fueron no sólo ganando poder y riquezas sino que la clase patricia se convirtió en pomposa y extravagante. Vemos las diferencias entre los velorios griegos y los romanos: unos austeros y tristes; los otros pomposos y parafernarios, colmados de festines y juegos gladiatoriales en honor al o la difunta.

Estos cambios se dieron relativamente rápido. Observamos a los Escpiones, salvadores de Roma que vencieron al poderoso Anibal en Zama, y logramos ver hombres austeros que vivían prácticamente como soldados. Bastarían solo un par de generaciones luego de estos acontecimientos para ya ver a Cornelia Escipiona viviendo como toda una cortesana y organizando banquetes y reuniones donde la austeridad era lo único que faltaba en la mesa. Estos rápidos cambios en un reino que violentamente se convertía en una República y una República que aún más violentamente se convertía en un Imperio llevaron a que consecuentemente Roma cambiara en todos sus aspectos. Los ciudadanos de la vieja orden, los descendientes de ésos patricios o padres de la patria, veían como infinidades de plebeyos, o aqueellos que no descendían de los fundadores de Roma, cada día llegaban a los territorios romanos y se asentaban en los mismos permanentemente. Incluso en algunos casos convirtiéndose en ricos mercaderes o renombrados Senadores. Los patricios, quienes lógicamente no disfrutaban mucho de esto, fueron tomando como costumbre el pasearse cargando los bustos de sus antepasados en los diferentes desfiles y procesiones que eran tan comunes en Roma; demostrando así la antigüedad y legado de su familia.

Lo realmente curioso llega cuando vemos que estos bustos eran colocados en balcones o terrazas, para así mostrar a todo el mundo el caudal de antepasados que la familia poseía. Al estar a la intemperie estas figuras eran atacadas por el polvo y el hollín de las fogatas y hornos, tiñendo inevitablemente de un color negruzco las caras talladas de los ancestros. Esta suciedad no era motivo de vergüenza para los romanos, todo lo contrario, mostraba la antigüedad del busto y consecuentemente esto era señal de lo larga y ancestral que era la familia de por si. Es por esta razón que hoy en día la frase popular “Se le subió el humo a la cabeza” representa soberbia y conmemora, aunque en la gran mayoría de los casos se dice sin saber el por qué, a esta costumbre Romana de cargar los bustos de los antepasados, y preferentemente los manchados con hollín, para demostrar publicamente la antigüedad de su linea familiar.

Lamentablemente los temores de Octavio de una Roma que dejase de ser Roma a causa de la constante llegada de tantos “no romanos” más preocupados en la riqueza que en Roma misma terminaron cumpliéndose, y para el siglo quinto vemos un ejército “Romano” totalmente germanico más preocupado por el botín que por la defensa misma de la Urbe; y un Senado “Romano” donde ser un romano sería una rareza. Como diría el gran historiador Indro Montanelli: “La caída de Roma no fue una caída, fue un simple cambio de guardia entre bárbaros”. No obstante, y afortunadamente, sin duda alguna el legado cultural Romano quedó vivo en nuestros días y eso lo comprobamos en el día a día. En nuestras frases, en nuestros dichos y lenguas aun queda viva la llama de la cultura Romana.

Artículos relacionados:
Bajo el yugo, cómo los romanos humillaban a sus enemigos.
El Triunfo y las ovaciones. -Arcos y festejos-.
El templo romano de la paz, que nunca pudo ver paz.juegos gladiatoriales e

Codex Romanoff II, los modales en la mesa medieval.

Codex RomanoffHace unas semanas, más bien unos meses en realidad, comenté sobre el presunto texto escrito por DaVinci sobre la cocina, El Codex Romanoff, que en realidad no es más que una serie de artículos humorísticos escritos por un crítico de cocina muy famoso.

No obstante, no es secreto que el mismo Leonardo da Vinci estaba fuertemente interesado por la mesa y la cocina en general. Este interés por la cocina se acentuó en Leonardo cuando se encontraba pintando La Ultima Cena. Para crear esta obra, y esto lo explica su personalidad perfeccionista en detalle, pasó aproximadamente un año, antes de comenzar a pintar, pensando que es lo que podrían haber ingerido y que utensilios podrían haber utilizado estos comensales tan notables. Para investigar esta duda que tenía pasó varias semanas en la cocina de una abadía.

Es por lo anterior que el tratado sobre los modales del Codex Romanoff resulta tan interesante y gracioso, ya que si bien es una humorada, es a su vez algo que perfectamente podría haber escrito Leonardo considerando su obsesión con la mesa y los manerísmos y modeles en la misma. En el artículo, da Vinci les da a los comensales de su señor mecenas Ludovico Sforza:

* Ningún invitado ha de sentarse sobre la mesa, ni de espaldas a la mesa, ni sobre el regazo de cualquier otro invitado.
* Tampoco ha de poner la pierna sobre la mesa.
* Tampoco ha de sentarse bajo la mesa en ningún momento.
* No debe poner la cabeza sobre el plato para comer.
* No ha de tomar comida del plato de su vecino de mesa a menos que antes haya pedido su consentimiento.
* No ha de poner trozos de su propia comida de aspecto desagradable o a medio masticar sobre el plato de sus vecinos sin antes preguntárselo.
* No ha de enjugar su cuchillo en las vestiduras de su vecino de mesa.
* Ni utilizar su cuchillo para hacer dibujos sobre la mesa.
* No ha de limpiar su armadura en la mesa.
* No ha de tomar la comida de la mesa y ponerlo en su bolso o faltriquera para comerla más tarde.
* No ha de morder la fruta de la fuente de frutas y después retornar la fruta mordida a esa mismo fuente.
* No ha de escupir frente a él.
* Ni tampoco de lado.
* No ha de pellizcar ni golpear a su vecino de mesa.
* No ha de hacer ruidos de bufidos ni se permitirá dar codazos.
* No ha de poner los ojos en blanco ni poner caras horribles.
* No ha de poner el dedo en la nariz o en la oreja mientras está conversando.
* No ha de hacer figuras modeladas, ni prender fuegos, ni adiestrarse en hacer nudos en la mesa (a menos que mi señor así se lo pida).
* No ha de dejar sueltas sus aves en la mesa.
* Ni tampoco serpientes ni escarabajos.
* No ha de tocar el laúd o cualquier otro instrumento que pueda ir en perjuicio de su vecino de mesa (a menos que mi señor así se lo requiera).
* No ha de cantar, ni hacer discursos, ni vociferar improperios ni tampoco proponer acertijos obscenos si está sentado junto a una dama.
* No ha de conspirar en la mesa (a menos que lo haga con mi señor).
* No ha de hacer insinuaciones impúdicas a los pajes de mi señor ni juguetear con sus cuerpos.
* Tampoco ha de prender fuego a su compañero mientras permanezca en la mesa.
* No ha de golpear a los sirvientes (a menos que sea en defensa propia).
* Y si ha de vomitar, entonces debe abandonar la mesa.