Los locos de las mini bicicletas

Entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX se vio toda una revolución en el mundo del equilibrismo y las acrobacias gracias a la aparición de compañías de acróbatas internacionales que viajaban por el mundo demostrando sus talentos. El furor por las acrobacias arriesgadas fue tal que incluso las películas del cine mudo de la época comenzaron a contratar a algunos de los acróbatas más temerarios de todos los tiempos para realizar todo tipo de tomas arriesgadas que, infaliblemente, lograban dejar sin aliento a los públicos impresionables de la época. Muchos de estos acróbatas del cine mundo, cómo por ejemplo fue el caso del genial Buster Keaton, se convirtieron en gigantescas estrellas tempranas del celuloide.

Todo lo anterior nos lleva a los denominados como los «locos de las mini bicicletas», los acróbatas de principios del siglo XX que empleaban bicicletas miniatura de todo tipo y construcción, desde uniciclos hasta biciclos y bicicletas propiamente dichas para realizar un verdadero sin fin de acrobacias arriesgadas y actos circenses con las mismas. Muchas veces poniendo bajo un gran riesgo sus propias vidas, ya que las medidas de seguridad eran prácticamente inexistentes y muchas de las pruebas eran extremadamente arriesgadas.

Este tipo de acrobacias eran muy populares entre los artistas callejeros de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, entre los cuales los actos de acrobacia y malabarismo eran muy populares.

La llegada de las bicicletas, lógicamente, les dio a estos atléticos artistas un nuevo elemento para expandir ese repertorio de malabares y acrobacias.

La historia de las bicicletas

Con aproximadamente un siglo y medio de antigüedad la historia de las bicicletas ha variado frenéticamente a lo largo de las décadas. Desde la primer bicicleta en la historia la cual era, como es lógico de esperar, muy distinta a las bicicletas actuales hasta los excéntricos biciclos.

La primer bicicleta en la Historia

La primer bicicleta en la historia fue el «caballo para dandies» inventado por barón Karl von Drais de Mannheim en 1818 con el fin de evitar ensuciar sus ropa. La misma tenía un propósito muy particular el cual, a diferencia de las bicicletas comunes, no tenía el fin de transportar de manera más rapida de un lugar a otro a una persona.

Ilustración del primer tipo de bicicleta en la Historia.
El caballo para dandies inventado por barón Karl von Drais de Mannheim en 1818 para evitar que los caballeros ensucien sus ropas con el barro de las calles.

En efecto, el viaje en el «caballo para dandies» era mucho más lento que ir incluso a pie, y esto no era realmente un problema ni una falla de diseño ya que la primer bicicleta en la Historia pedales, piñones ni cadenas y ciertamente esta no tenía el objetivo de acelerar los viajes pero si evitar que los caballeros bien vestidos de la época ensucien la parte inferior de sus pantalones y costosos zapatos con el lodo de las calles.

Puedes leer más sobre la primer bicicleta en la Historia en este artículo.

Los peligrosos biciclos

Los biciclos eran esas bicicletas tan comunes en las películas del cine mudo las cuales estaban hechas a partir de una rueda enorme adelante y una pequeña rueda atrás. Accidentarse en las mismas, debido al perfecto equilibrio que su uso requería, era algo extremadamente común y peligroso ya que generalmente desembocaba en quebraduras de huesos y profundos raspones en la piel.

Puedes leer más sobre los biciclos y su historia en el siguiente artículo.

Accidente en un biciclo.
Como se ve en la imagen, los accidentes con biciclos solían ser extremadamente brutales.