Vistas aérea del pueblo.

La isla Tristán da Cunha, el poblado más remoto del mundo

Cuando Napoleón fue exiliado en Santa Helena, los británicos crearon en la isla Tristán da Cunha una guarnición militar, de esta tuvo origen el poblado más remoto del mundo.

El lejano exilio de Napoleon Bonaparte

Durante los preparativos para exiliar en la isla Santa Helena a Napoleón Bonaparte, quizás uno de los mejores estrategas militares en la Historia, tras la fatídica Batalla de Waterloo, el en ese entonces victorioso Imperio Británico ocupó las islas circundantes a ésta para así evitar que fuerzas francesas las utilicen para amasar tropas y lanzar una operación de rescate. Si saberlo, el Imperio Británico creó así el poblado más remoto del mundo.

El poblado más remoto del mundo

Mapa de las islas pobladas más remotas del mundo.
Mapa de las islas pobladas más remotas del mundo.

En una de estas islas, denominada Tristán da Cunha, literalmente un volcán arido en medio del océano atlántico, se enviaría a un grupo de soldados británicos para formar en la misma un campamento y una guarnición preventiva en caso de invasión francesa y además tener la posibilidad de flanquear un asedio enemigo teniendo tropas cercanas amasadas en una de las islas.

Si bien al poco tiempo Napoleón fallece en circunstancias aun no muy claras, el pequeño campamento gradualmente se fue convirtiendo en un pueblo -nombrado oficialmente como Edimburgo del los Siete Mares tras la visita del Duque de Edimburgo a mediados del siglo XIX- para terminar así, según el libro Guinness de los récords, transformándose en la isla permanentemente habitada más alejada del mundo.

Vistas aérea del poblado más remoto del mundo.
Vistas aérea del poblado más remoto del mundo ubicado en la base de la isla volcánica Tristán da Cunha. Vivir en este poblado nos hará entender el significado de la frase «viviendo en medio de la nada» en todo su sentido.

¿Cuán alejado se encuentra este pequeño pueblo isleño? simplemente pueden darse una idea al ir alejando el mapa de arriba de a poco (haciendo click en el botón con el símbolo menos) y así ver como el pueblo se convierte en un volcán, el temido Queen Mary’s Peak, que a su vez rápidamente deja de intimidar al convierte en un punto indistinguible flotando perdido en el atlántico.

Realmente tan asombroso como escalofriante cuando consideramos que este remoto poblado en medio de la nada se encuentra unos 2.700 kilómetros del continente más cercano.

El aeropuerto más remoto del mundo: si bien la isla Tristán da Cunha es el poblado más remoto del mundo, la misma es demasiado pequeña como para contar con los servicios aéreos de un aeropuerto. Por lo que el aeropuerto más remoto del mundo se encuentra en otra isla.

Vista aérea del gran volcán en el que se ubica el poblado más remoto del mundo.
Vista aérea del gran volcán que forma la masa expuesta de la isla Tristán da Cunha. Observamos el poblado más remoto del mundo en la parte superior izquierda del volcán, en la que es la única área de superficie semi-plana de la ya de por si pequeña isla volcánica.

La increíble Jacob’s Ladder en Santa Helena

Por cierto, al norte en Santa Helena, que es considerada como la «hermana mayor» de Tristán da Cunha, se encuentra la escalera menos apta para gente con miedo a las alturas del mundo, la increíble y vertiginosa Jacob’s Ladder.

La misma, compuesta por unos 699 escalones, fue en un principio construida para transportar artillería desde el pueblo de Jamestown hasta los cañones ubicado en la parte alta de la isla, hoy en día se ha convertido en un pintoresco atractivo turístico. Las imágenes hablan por si mismas.

Para ver más escaleras impresionantes a lo largo y ancho del mundo puedes ir a nuestro artículo sobre las escaleras más asombrosas alrededor del mundo donde hablamos de estas y muchas escaleras más-.

La escalera de Jacobo, Jacob´s Ladder, en la isla Santa Helena, famosa por haber sido la isla cárcel de Napoleón Bonaparte durante su exilio.

Muchas e estas islas supieron ser la última morada de muchos náufragos de las marinas coloniales durante la era del mercantilismo. Un gran ejemplo de esto fue Alexander Selkirk, el hombre que inspiró a Robinson Crusoe, un hombre escoses del siglo XVIII cuyo barco naufragó y quedo atrapado en una remota a inhóspita isla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies