El dictador aleman

Uno de los grandes mitos que ha derribado la tecnología moderna es que Adolf Hitler, el dictador aleman culpable de haber desatado la peor guerra en la historia de la humanidad y, debido a su discurso del odio, sembrado y ejecutado el Holocausto, fue la causa por la cual el nombre Adolfo cayó en desuso mundialmente hasta prácticamente extinguirse. La verdad es un tanto distinta, la popularidad de dicho nombre comenzó a verse afectada desde principios del siglo XX y, ya para los años 30, tanto en países de Europa como en Estados Unidos, la cantidad de niños bautizados de esta manera era casi inexistente.

Qué dicen las estadísticas

La herramienta de procesamiento de datos en linea Wolfram|Alpha una ‘base de conocimiento’ es capaz de procesar e interpretar una enorme variedad de preguntas tanto matemáticas como de geografía y de historia y devolvernos, prácticamente al instante, información relevante y útil en distintos modelos de presentación.

Quizás una de las características más curiosas de ésta herramienta es que nos permite comparar distintos valores, como por ejemplo el tamaño de dos masas continentales e, incluso, comparar la vida de dos personas históricas obteniendo así datos biográficos, estadísticas sobre su vida, etc.

Una de las piezas de información que ésta herramienta ofrece es una capacidad etimológica muy interesante, mostrándonos información sobre distintas palabras y nombres. Desde su uso, su nivel de popularidad a través de las décadas, etc. Esto es extremadamente útil para investigadores lingüísticos que desean investigar las variaciones y cambios del lenguaje a través de los años.

El nombre Adolfo y su desaparición

Al buscar Adolph, Adolf o Adolfo, las variaciones de éste nombre de origen germánico cuya etimología es «lobo noble» (algo de lo que el dictador, además de ser un artista mediocre y ofenderse cuando una perra llamada Jackie lo imitaba, estaba muy lejos de ser) vemos que en realidad la caída en desuso ya había comenzado antes de los eventos transcurridos durante la Segunda Guerra, en una clara tendencia en caída durante varios años anteriores.

La gráfica hace referencia a patrones en Estados Unidos, sería interesante ver gráficas que indiquen la popularidad del nombre en Europa, aunque podemos ver que la tendencia es prácticamente la misma ya que en Europa también el nombre Adolfo virtualmente ha desaparecido.

Popularidad del nombre Adolfo a través de las décadas
Popularidad del nombre Adolfo en los Estados Unidos a través de las décadas, vemos como a principios de la década del setenta el mismo prácticamente quedó en virtual extinción.

Debemos mencionar, además, que esto se debe a una combinación de factores, si bien el nombre estaba en caída antes de la guerra la infama del dictador fueron, muy probablemente, la gota que rebalsó el vaso y puso un fin a este nombre tan popular otrora en la Historia.

Así mismo, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill vieron sus nombres hacerse mucho más populares antes, durante y después de la guerra (especialmente Roosevelt, cuyo nombre, Franklin, alcanzó una subida histórica al asumir como Presidente y famoso, entre tantas otras cosas, por haber luchado contra el kudzu, una de las peores especies de plantas invasivas en la historia de los Estados Unidos).