Los caballeros victorianos

Según el romanticismo que lógicamente existe alrededor del bartitsu, el arte marcial victoriana con bastones, un buen hombre, o una noble dama, nunca saben cuando un ruin patán les faltará el respeto, por lo tanto estos siempre debían de estar preparados para responder ante dichas situaciones utilizando los elementos que se encuentren al alcance de su mano.

No obstante, la realidad era muy distinta. Los caballeros victorianos del Reino Unido solían concurrir de manera asidua a clubes nocturnos y casinos pertenecientes a personajes con pocos escrúpulos y dudosas intenciones, como es el caso de Crocky, el dueño de casinos que dejó en bancarrota a gran parte de la aristocracia británica, así como también asistían con mucha frecuencia a todo tipo de burdeles y otros establecimientos del ocio nocturno.

George 'Beau' Brummell
Caballeros ingleses de la alta sociedad británica de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX.

En estos establecimientos las peleas y los altercados eran muy comunes, por lo que, con el tiempo, un arte marcial fue desarrollada permitiendo a los caballeros utilizar lo más cercano a un arma que tenían casi siempre a la mano, es decir, sus bastones.

A continuación hablaremos de esta relativamente antigua y curiosa técnica marcial para caballeros e incluso los temibles espías victorianos.

Los orígenes del bartitsu

A mediados del siglo XIX nace en Inglaterra, inspirado de arte francés de Le Canne (ver más abajo en este artículo), el curioso arte del bartitsu, o defensa con bastón. Un arte marcial compleja y elaborada, que no solo convertía al bastón o el paraguas -muy al placer del señor Steed- en un formidable instrumento de esgrima, sino que además combinaba técnicas del judo, el boxeo francés (savate) y el jujutsu.

Tan formidable que sería el arte marcial predilecta del mismísimo Sherlock Holmes (de hecho le salvaría la vida, tras que el archi-malvado Profesor Moriarty lo empujase por las cataratas de Reichenbach). Si bien el arte marcial gozaba de popularidad en la época, fue justamente gracias a los libros de este sagaz detective privado que la misma gozó de un renacimientos y miles de caballeros comenzaron a practicarla incluso hasta mediados del siglo XX.

El siguiente es un esquema de varias técnicas de defensa y ataque con bastón:

Además de Sherlock Holmes, algo que llevó a incrementar en gran medida la popularidad del bartitsu fue en la alta sociedad inglesa fue un artículo periodístico alrededor del mismo escrito por Barton-Wright y publicado en la edición de enero de 1901 de la Pearson’s Magazine -revista londinense muy popular tanto en el Reino Unido como en el resto del mundo, especialmente en países de hable inglesa-.

Este artículo principalmente fue responsable de popularizar el arte marcial mundialmente, es decir, más allá de las fronteras británicas, y es así que a principios del siglo XX vemos clubes de bartitsu en países de la angloesfera como los Estados Unidos y Sudáfrica e incluso países tan lejanos culturamente al Reino Unido como Brasil.

Desafortunadamente, el abandono de bastones y paraguas como parte del vestuario cotidiano del caballero, algo impensable para los caballeros de los siglos XVIII y XIX que veían a los bastones como un elemento indispensable del buen gusto y el correcto vestir, condenó al bartitsu a su gradual desaparición.

Bartitsu femenino

La señora Vigny demostrando el método de defensa con paraguas de mano.
La señora Vigny demostrando el método de defensa con paraguas de mano.

Debemos remarcar que el bartitsu no era un arte marcial reservada solamente a los hombres, y prontamente se desarrollaron técnicas alternativas para que las damas de la época puedan utilizar sus largos paraguas contra todo tipo de maleantes y atrevidos.

Uno de los mayores problemas de la época era la gran cantidad de rufianes y malhechores que rondaban constantemente por las calles de Londres. Criminales quienes estaban a la espera de ver damas de la alta sociedad caminando por las cercanías para así arrebatar sus costosas y a veces hasta lujosas pertenencias. El bartitsu femenino, que se practicaba con paraguas en vez de bastones, nace justamente con el propósito de darle una alternativa no letal a las mujeres de defenderse a sí mismas.

Bartitsu en el siglo XXI

Varias de las técnicas perdidas de este arte marcial fueron revividas a partir de ilustraciones y fotografías como las anteriores por The Grange, una academia de artes marciales europeas que intenta revivir el bartitsu y donde de hecho creo que dictan clases del mismo.

Como podemos ver en la imagen a continuación las técnicas defensivas y de desarme eran muy populares en los manuales de combate de la época:

Ilustración de dos hombres luchando con dagas.
Duelo con dagas ilustrado en el Fechtbücher de Hans Talhoffer. En especial esta ilustración en cuestión muestra una técnica de desarme.

En el siglo XXI, gracias a la entusiastas como los entusiastas de HEMA, es decir artes marciales europeas medievales y renacentistas, muchas otras artes marciales prácticamente perdidas como el bartitsu han sido revividas.

Le canne

El bartitsu a su vez fue un desprendimiento del estilo La canne, de Pierre Vigny. En este sitio, en inglés, podrás encontrar gran cantidad de información sobre todos los tipos de artes marciales con bastones y paraguas.

Debemos además remarcar que el combate con armas contundentes como bastones y cachiporras era muy común en la época. Por ejemplo los asesinos victorianos utilizaban pesadas pero a la vez diminutas cachiporras medievales para atacar a sus víctimas.