Grandes felinos que adoptaron animales fuera de su especie

El corazón de una leona

El siguiente caso fue uno de los primeros registrados. Una leona en Samburu, Kenia, que, posiblemente tras haber perdido su propia cría, adoptara nada más y nada menos que a una cría de oryx, irónicamente un animal perteneciente a la especie que conforma una de las principales fuentes de alimento de los leones de la región.

La leona intentaría cuidar al pequeño animal durante dos semanas, dándole comida, que por supuesto este no podía consumir al ser vegetariano, y protegiéndolo de otros predadores de la región. No obstante, y desafortunadamente, el joven animal moriría al poco tiempo, ya que la leona, más allá de su monumental esfuerzo por cuidarlo, no podría alimentarlo debidamente al ser tan diferente. Este caso es documentado en el magnifico documental El Corazón de una Leona.

Legadema y su singular cría

Otro magnífico ejemplo de maternidad es la historia de Legadema ocurrida en el delta de Okavango, un leopardo hembra que tras haber cazado a una hembra papio, encontrara su cría e instantáneamente decidiera adoptarla como su hija, rescatándola de un grupo de hienas que, tras oler la sangre de la madre, se acercara furtivamente al árbol en el que se encontraban.

Lo apasionante del caso, es que Legadema no llevó consigo al pequeño primate por curiosidad, sino que lo adoptó. Algo notable al observar el lenguaje corporal del leopardo, el cual es correspondiente al exhibido por un felino hembra con sus cachorros.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies