Hay un dicho muy cierto que dice que las verdaderas leyendas de la historia no son solamente quienes son recordadas por su propio pueblo, sino quienes además son respetados por sus enemigos. Pocas personas pueden ostentar este título, una de ellas fue Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen, mejor conocido como el Barón Rojo, una de las mayores leyendas en la historia de la aviación de combate.

Retrato del Barón Rojo.
Manfred Albrecht Freiherr von Richthofen.

Habiéndose enfrentado a infinidad de enemigos en el aire, y, confirmados, habiendo derribado a más de 80, cuando la aviación era realmente algo artesanal, Manfred no solo sembraría el temor en sus enemigos, sino que también, gracias a su caballerosidad y código de conducta, se ganaría su respeto. Este respeto sería demostrado tras su muerte, cuando el Escuadrón Aéreo Nro. 3 de la AFC, sus enemigos en el aire, y encargado de recuperar su cadáver, decidiera brindarle un último adiós realizando un funeral con honores reservado a héroes de guerra.

El funeral tendría lugar en Amiens, en el cementerio de Bertangles, participarían una banda, escoltas y el ataúd sería cargado por 6 capitanes del Escuadrón Aéreo Australiano. No sólo eso, sino que incluso la RAF, casa madre de sus más acérrimos enemigos en el aire, enviaría arreglos florales con los colores del país del piloto caído y su insignia.

En la imagen a la derecha puede verse un avión Fokker de 3 cuerpos, como el utilizado por el Barón Rojo. Es curioso notar que en aquel tiempo cada piloto Jagdstaffeln -escuadrones altamente especializados de Alemania durante la Primer Guerra Mundial, el BR pertenecía al Jasta 11- podía elegir como pintar su propio avión.

Manfred elegiría el rojo, un color muy visible, ya que su intención era que el enemigo pudiese ver de lejos contra quien se iba a enfrentar. Muchos decidían huir al verlo. Sin embargo, su accionar se volvería tan famoso, que la mayoría de los pilotos comenzarían a pintar sus naves de rojo.

Fokker de 3 cuerpos,

Sobre el barón rojo

  • Tuvo sus inicios militares como oficial de caballería en 1915.
  • Un año después fue transferido a la nueva fuerza aérea alemana, su escuadrón era el Jagdstaffel 2.
  • En 1917 se convirtió en el líder del Jasta 11 y luego en el líder de la unidad Jagdgeschwader 1.
    • Dicha unidad era apodada como «El circo de Richthofen» debido a la gran cantidad de acrobacias y piruetas aéreas que realizaban y los colores extremadamente brillantes y vivaces de sus aviones.
  • Ya para el año 1918 el Barón Rojo era considerado uno de los héroes máximos en Alemania, volviéndose en un icono cultural.
  • Su avión fue derribado el 21 de abril de 1918 sobre Vaux-sur-Somme, y todavía se discute cómo exactamente fue que lo derribaron.
  • El Barón Rojo nació en Silesia, territorio que actualmente pertenece a Polonia. De una familia extremadamente prestigiosa en la aristocracia prusiana cuyos origines se remontaban a siglos en el pasado a punto de tener su propia cota de armas medieval.
  • Richthofen se unió a la fuerza aérea luego de tener una charla con el piloto Oswald Boelcke, quien le dijo que las batallas aéreas eran lo más cercano a los duelos caballerescos de antaño. Eso cautivó la imaginación del Barón Rojo. Algo que el mismo Barón seguía y respetaba ya que nunca le disparó o atacó de alguna manera a sus enemigos derribados cuando estos abrían sus paracaídas.
  • Empezó su carrera no como piloto de combate sino como piloto de reconocimiento y observación, algo que le molestaba.

Puede interesarte

La historia de las máscaras de gas

Así eran los controles de los submarinos alemanes de la Primer Guerra