El papelón más grande en la historia de la ciencia

Leyendo una entrevista al ya fallecido historiador Gordon Wright, doctorado en historia francesa, me encontré con un episodio increíble: La anécdota de Emmanuel Domenech y su obra la cual supuestamente iba a cambiar el entendimiento antropológico de América, pero que terminó siendo el mayor papelón científico de la historia.

En el año 1860 el ministerio de Bellas Artes de Francia publicaba con gran pompa y utilizando fondos del estado un tratado llamado «Manuscrit pictographique Américain précédé d’une Notice sur l’Idéographie des Peaux-Rouges» -Manuscrito pictográfico Americano – Precedido por una anotación sobre la ideografía de los pieles-rojas-. Dicha obra era considerada como un gran avance en el estudio antropológico de América que pondría a Francia a la vanguardia. Varias reuniones y congresos fueron organizados en torno al estudio de dicho ejemplar y su autor, el reconocido geógrafo y experto en los pueblos autóctonos de América, Emmanuel Domenech, se había vuelto una especie de celebridad momentánea en la comunidad científica.

Ciertamente la suerte había llamado a su puerta ya que la autoría del tratado fue gracias a la serendipia. Varios meses antes una llamada del director de la Biblioteca del Arsenal de Paris pondría en sus manos un misterioso manuscrito del que no se sabía el origen y había sido catalogado bajo el nombre de «Livre des Sauvages» por un empleado de la biblioteca que lo había encontrado mezclado entre los archivos de la misma. Este manuscrito, supuestamente creado por tribus nativas de América, contenía varias imágenes que Domenech interpretó como orginales lenguajes y religiones americanas de la época precolombina, y significaba un redescubrimiento total de estas culturas. Apresurado para evitar que alguien se le adelantara y tras estudiar profundamente los dibujos hallados en el manuscrito, Domenech compiló el tomo mencionado en el párrafo anteriores en el cual ofrecía un detallado y complejo análisis de cada supuesto «pictograma» hallado en el manuscrito. «Pictogramas» que iban desde representaciones de templos hasta figuras de dioses.

Tal obra hizo que incluso lo sugieran para el Prix Volney -un prestigioso premio otorgado por el Institut de France- y fuera agasajado con varias cenas y premios. Con tanta gloria nadie podría haber imaginado la tormenta que se estaba por desatar luego de que en una de estas cenas el Ministro de Estado francés -que como curiosidad era el hijo de Napoleón-, muy pasado de copas y alegre por el descubrimiento, comenzara a despotricar contra Alemania e Inglaterra diciendo que la «civilización francesa» era «una luz entre la oscuridad» y que esta era el «motor del avance en el mundo Occidental» -incluso llegando a hacer referencias escatológicas sobre los países rivales-.

Estos dichos levantaron un gran revuelo e indignación, entre ellos la del reconocido bibliógrafo Petzhold quien, con el fin de desprestigiar la obra de Domenech, decidió analizar el manuscrito original con el fin de encontrar algún error. Tras obtenerlo algunas semanas después este no pudo llegar a creerle a sus ojos, el supuesto «manuscrito» indígena no era más que el cuaderno de tareas de un niño alemán, y los «pictogramas» que Domenech había identificado eran simplemente los intentos de escritura del niño realizados en letra gótica -inmensamente utilizada en Alemania pero casi desconocida en Francia-. Más vergonzoso aun todas las figuras que Domenech había catalogado como «brujos», «dioses» y «templos» eran simples dibujos de cosas triviales como un panal de abejas o una salchicha. Pero claro, el prestigio como geógrafo de Domenech, su notable pasado como explorador y conocedor del nuevo continente llegando a haber sido el Secretario de Prensa del Emperador de México Maximiliano von Habsburg, hicieron que todos den por sentado la veracidad de su investigación. En un abrir y cerrar de ojos Domenech pasó de celebridad a hazmerreír de la comunidad científica.

Enlaces relacionados
– Catalogo sobre las distintas obras de Emmanuel, donde se pueden ver sus investigaciones sobre tribus americanas (algunas pueden ser leídas on-line).
Escaneo del comentario sobre el «Manuscrit pictographique Américain précédé d’une Notice sur l’Idéographie des Peaux-Rouges» publicado en el boletín de 1861 de la Société de Géographie.

12 Comments

  1. Menudo papelón … Pero está claro que cuando los dirigentes se van de copas siempre hablan más de lo esperado 🙂

    Salud!

  2. 😯
    ¡Podría ser peor!,¡Podría llover!

    Pobre hombre…. 😯

  3. Y sí, con ese nombre no se podía esperar otra cosa. Todo aquel que se llame Emmanuel debe ser bastante chanta. Claro, hay excepciones… como Kant.

    😆

    Abrazo Oli!

  4. omalaled, es cierto políticos + alcohol es una muy mala combinación 🙂

    Cirito, bueno no lo sabemos quizás salio molido y lo agarró la lluvia 😆

    Edhin, ese video es fantástico. Ya lo había visto pero verlo otra vez lo vale 🙂

    Emmanuel, pero hay otros Emmanueles que compensan la balanza como el compositor Emmanuel Chabrier, etc 🙂

  5. back!!! vaya, lo había leido hace algun tiempo, pero algo pasajero, no le di mucha importancia.
    ahora veo la magnitud del asunto.
    que cosas, eso demuestra que incluso los mejores pueden fallar, o simplemente se dejarn llevar por lo que se ve a simple vista.
    un error Oliver.
    incluso lo «sugieran» para el Prix Volney

  6. Hola enzo, ¿está mal sugieran? yo entendía que era el equivalente a «to commend» del inglés.

    Saludos.

  7. mi ingles no es muy bueno, pero to commend, es «elogiar», ahora bien, según el contexto creo que quiciste decir «sugirieran» talvez el error sea mio… sorry.

  8. Jajaja, me hace acordar a unas historias que habia leido en «historia de la estupidez humana» de P. Tabori. hay una cronica de un matematico que compraba cartas que se escribian gente de antaño, como cartas de amor entre julio cesar y cleopatra. pero muchas cartas, creo que sobrepasaban las 1000…. es cierto. oli, no sigas estudiando, te volveras ignorante! jajajaja. un saludo y si quieres el libro de tabori, pues te lo puedo facilitar digitalizado, impreso es casi (casi) imposible de conseguir, es muy viejo. Nos vemos!

  9. No entiendo como NADIE se dió cuenta que las letras eran góticas alemanas!!!
    Nadie revisa los hallazgos y descubrimientos antes de comenzar a celebrar?
    Por suerte, la envidia de Petzhol ayudó a descubrir este desastre! :mrgreen:

  10. pero si lo mantuvo en total secreto

  11. algo parecido paso con los diarios de hitler, pero en este caso ya era una estafa mas pensada.
    http://enzodavid.wordpress.com/2007/04/29/los-diarios-de-hitler/

  12. Algo había escuchado del tema, que loco 🙂

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies