Invenciones mortales

Así como en la clásica novela gótica de horror y ficción Frankenstein, escrita por Mary Shelley y llevada al cine por Thomas Edison en el año 1910, en la cual el Dr. Victor Frankenstein es asesinado por su propia invención, muchos inventores vieron el fin de sus vidas llegar a causa de sus propias invenciones. Desde el inventor chino del siglo XVI Wan Hú, vaporizado por su silla cohete y el inventor del doloroso dispositivo de castigos capitales medieval denominado como la rueda, quien irónicamente fue ejecutado en una de estas, hasta el genio inventor Thomas Midgley, descubridor del etilo y el freón, quien murió estrangulado por una de sus máquinas, muchos inventores cegados por sus avances no tuvieron en cuenta su seguridad personal.

A continuación hablaremos sobre algunos de los casos más emblemáticos y llamativos al respecto.

El faro de Eddystone

El arquitecto Winstanley construyó uno de los primeros faros poligonales rotatorios de Inglaterra entre los años 1696 y 1698 en una de las islas-rocas del grupo de las Eddystone Rocks. Un proyecto muy ambicioso, ya que además de sus innovaciones tecnológicas fue, al igual que otros faros en las aguas del Atlántico en el suroeste de Gran Bretaña, construido sobre rocas relativamente pequeñas que sobresalían del agua por lo que el faro cubría prácticamente toda la superficie de estas islas-rocas. Quizás el ejemplo más emblemático de este tipo de faros es el faro construido en la Roca de Bishop, la isla más pequeña del mundo.

Si bien la construcción sufrió todo tipo de contratiempos, incluido el ataque de corsarios franceses y varios desperfectos, Winstanley estaba orgulloso de su obra. Razón por la cual, durante la fatídica Gran Tormenta de 1703, y en orden de demostrar públicamente que su faro era seguro, decidió pasar la noche en la parte superior del mismo durante la tormenta.

Esto principalmente debido a que los faros eran habitados por personal de mantenimiento y operaciones, razón por la cual lo que debían ser seguros (la ingeniería de construcción de faros es sorprendente, puedes seguir este enlace para ver imágenes y un vídeo de faros siendo arremetidos por gigantescas olas en el medio del mar)

Diagrama del Faro de Winstanley.
Diagrama del Faro de Eddystone, construido por Winstanley en las Eddystone rocks.

Desgraciadamente estaba tan confiado que decidió no salir cuando el resto del personal huyó despavorido al escuchar el crujir de las columnas que sostenían la cúpula. Winstanley murió esa misma noche tras una breve agonía cuando el faro se derrumbó en su cabeza.

La silla cohete de Wan Hú

Ilustración de época de la silla cohete de Wan Hú.
Ilustración de época de la silla cohete de Wan Hú.

Wan Hú era un oficial de poco rango durante la dinastía Ming en China. Estudioso y dedicado utilizó todo su tiempo libre para construir un vehículo cohete -de hecho es el primer registro de un vehículo cohete en la historia (s. XVI) y muchos lo consideran, de manera completamente honorífica, como el primer astronauta-. Utilizando la gran calidad de pólvora y tecnología de fuegos artificiales con la que contaba la China del siglo XVI, Wan Hú construyó una silla en cuya base se encontraban anexados varios cohetes.

Una gran congregación se reunió el día del lanzamiento con el fin de atestiguar el suceso, por desgracia tras accionar el sistema una gran explosión que ensordeció a todos los presentes tuvo lugar, y cuando el humo se disipó y la gente en los alrededores comenzó a desaturdirse y buscar al intrépido inventor ni Wan Hú ni la silla se encontraban en el lugar.

Nunca más se supo más nada de Wan Hú ni de su particular silla cohete, lo que llevó a que este inventor se convirtiese en una leyenda y un mito en toda China existiendo hoy en día varios monumentos y recordatorios en su honor. Si bien este intrépido inventor fue muy posiblemente desintegrado por la explosión, fue justamente este tipo de pasión y sed de aventura lo que siglos más tarde permitió que la humanidad llega a la luna.

Thomas Montague

El Earl de Salisbury Thomas Montague tomó un gran interés por las armas de fuego, las cuales eran una gran novedad para su época. Tras estudiar su funcionamiento y utilización él mismo modificó un primitivo sistema de cañones volviéndolos mucho más fácil de transportar y sobre todo de accionar.

Tras esto ordenó la construcción de varias decenas con las cuales logró infligir grandes bajas a los franceses. Estos, sorprendidos por la efectividad del arma capturaron y copiaron varios de estos cañones, los cuales utilizaron en la batalla de Orleans contra los ingleses. Irónicamente con el primer disparo hirieron de muerte a Montague.

Earl o conde: Muchos traducen «earl» como «conde», sin embargo ambos títulos no tienen mucho en común earl es un título escandinavo-sajón que hace referencia a un jefe militar (algo así como un general actual).

Franz Reichelt

Nuesto «hombre pájaro» favorito murió tras intentar probar su sistema de vuelo lanzándose desde la torre Eiffel. Ya hablamos de este héroe popular. En la imagen a continuación puedes ver su particular invención.

Sigue este enlace para ver las imágenes y la historia de su hazaña.

Franz Reichelt, el paracaidista pionero.
Franz Reichelt saltó de la torre Eiffel el 4 de Febrero de 1912 para probar su paracaídas casero. Siendo así uno de los paracaidistas pioneros.

La rueda bizantina

La rueda «fue» uno de los elementos de tortura más siniestros de la historia, un final tan doloroso que incluso rivalizaba con el castigo del agua hirviendo que los khanes mongoles daban a sus líderes enemigos. Un mecanismo constituido de grandes ruedas dotadas de cuchillas y anzuelos de desgarre las cuales giraban en sentido opuesto flagelando y fracturando al pobre diablo ubicado en esta.

Si bien ya se venía utilizando desde hacía siglos, sobre todo en Medio oriente, es introducida a Europa por el emperador Maximinus II del Imperio Romano del Este -o Bizantino- en el siglo IV con el fin de castigar a una mujer que había convertido a su esposa y a otras varias personas al Cristianismo, la hoy canonizada Santa Catarina de Alejandría. Con este oscuro fin el emperador comisionó a un ingeniero del Imperio a modificar el mecanismo para que este prolongara el sufrimiento del condenado, tarea que el ingeniero cumplió con esmero.

Ilustración de la rueda bizantina
La rueda bizantina, uno de los más dolorosos dispositivos de castigo capital.

Gracias a los escritos de Symeon Metafrastes sabemos que el día de la condena, todos se reunieron alrededor de Catarina para observar la rueda en acción, no obstante en un acto de justicia poética la rueda se desprende y tras colapsar sobre sí misma se parte en pedazos saliendo una de las cuchillas disparadas y matando en el acto al ingeniero del emperador que construyó la rueda.

Thomas Midgley Jr.

Thomas Midgley Jr y uno de sus asistentes.
Thomas Midgley Jr demostrando una de sus invenciones.

Ingeniero mecánico, químico e inventor llegó a poseer más de 100 patentes e innovar en gran medida en el campo de los hidrocarburos. Entre sus logros se encuentran el descubrimiento del etilo y el freón.

Tras contraer polio a la edad de 51 años queda paralítico, sin embargo gracias a su mentalidad y su genio inventivo diseñó una serie de mecanismos muy útiles para ayudarlo en su vida cotidiana. Uno de estos sistemas en cuestión era un conjunto de poleas que le permitía levantarse de la cama rápidamente.

Desafortunadamente un día una de sus ropas de dormir quedó enganchada en una polea mientras el mecanismo se activaba. Midgley murió ese mismo día estrangulado por su propia invención.


Artículos relacionados

Los Victor Frankenstein de la vida real