Comprobando a Galileo

En el siglo XVII, tras varias investigaciones y en uno de los primeros ejemplos del poder de la utilización del método científico para resolver los misterios de la naturaleza, Galileo Galilei, produjo una de sus mas grandes teorías al establecer que la velocidad de caída de los objetos era independiente de su peso. Su teoría decía, que a no ser por la resistencia del aire, una pluma y un martillo tirados desde la misma altura, tocarían el piso simultáneamente. Sin embargo, a causa de las condiciones de la Tierra, su experimento resultó mal entendido por la gente durante muchos años. Tres siglos después el astronauta Dave Scott de la misión Apollo 15 rendiría un emotivo homenaje a Galileo arrojando un martillo y una pluma en la superficie lunar, comprobando experimentalmente y por vez primera de forma «natural» -es decir sin utilizar máquinas de vacio como en las experiencias en Tierra- que Galileo estaba en lo correcto.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies