El primer relato de ciencia ficción de la historia

Luciano de Samosata nació en el punto de máxima gloria del Imperio Romano, un tiempo en el cual un emperador sabio y justo como Marco Aurelio debió enfrentar una epidemia traída por las legiones desde Oriente y que hacia estragos en la población similares a los de la Peste Negra. Es en este mundo tan ambiguo donde convivían el éxito económico y la muerte repentina del que Luciano se nutriría. Aprendiz de abogado y escultor, viviría sus primeros años en un ambiente de cultura y estudios que le permitirían especializarse en sofística. Tras su preparación viajaría recorriendo todo el Mediterráneo y dando conferencias para terminar estableciéndose en Roma como retórico.

Fue durante sus viajes que comenzaría a pensar más allá de su mundo, imaginando viajes y travesías hipotéticas increíbles hasta para el pensamiento. Esto se refleja en su advertencia al lector, la cual dice lo siguiente: “Escribo, por tanto, sobre cosas que jamás vi, traté o aprendí de otros, que no existen en absoluto ni por principio pueden existir”. Con ésta premisa Luciano construye su “Historia Verdadera”. El relato comienza con un viaje en barco que, por motivos misteriosos, es arrastrado por un oleaje con crestas extraordinarias hacia la Luna.

Ya en el satélite natural nuestro protagonista comienza a ser testigo de sucesos increíbles, sin embargo, es el encuentro con los seres selenitas el de mayor rareza. Estos seres, enigmáticos y llamativos, contaban con algunas de las más extrañas características físicas, como la carencia de un ano y la posibilidad de quitarse y ponerse los ojos a gusto y placer -suceso que impresiona en gran medida al protagonista-. Así como sus rarezas corporales las destrezas y habilidades de los Selenitas eran absolutamente remarcables, como por ejemplo: la habilidad de hilar el vidrio y el metal, pudiendo construir armaduras livianas e impenetrables, y la posibilidad de beber zumos de aire. Durante su estancia en la Luna, además de sorprenderse con los selenitas, logra también presenciar un conflicto astronómico entre el Emperador Selenito y el Emperador Solar.

Menipo de Gádara

Otro de los pioneros de la ciencia ficción, o más exactamente literatura especulativa, fue Menipo de Gádara. En su trabajo El Icaromenipo, el autor describe un fantástico viaje a lomo de águila que zarpa desde la cima del Monte Olimpo. Su travesía lo lleva hasta la Luna donde, muy para su asombro, descubre maravillado la existencia de espíritus deambulantes por toda su superficie. Tras una breve estadía la curiosidad lleva a Menipo a volar hacia el Sol, sin embargo, los dioses comenzarían a sentir un gran rencor hacia el viajero y decidirían destripar sus alas quitando así su águila. Por lo que Menipo sufre el destierro.

9 thoughts on “El primer relato de ciencia ficción de la historia”

  1. Perdón, pero… esto es “ciencia ficción”? No es más bien fantasía? Por que a ver, de viajes fantásticos, de seres estraños con estraños poderes, la literatura está llena. O es que la Odisea es ciencia ficción?

    O es que el simple hecho que una especie de huracán los lleve a la Luna lo convierte en CIENCIA ficción?

  2. Nombre, estás equivocado. la Odisea y sus anteriores son un conjunto de creencias, en muchos casos textos religiosos. La diferencia con el texto de Luciano de Samosata es que éste aclara de ante mano, como especifiqué en el artículo, que lo que escribe es puro invento de su imaginación, Luciano dijo: Escribo, por tanto, sobre cosas que jamás vi, traté o aprendí de otros, que no existen en absoluto ni por principio pueden existir.
    Hasta Luciano todos los escritores escribían sobre cosas que creían. Cuando Homero escribió la Ilíada en ningún momento creyó que los Dioses no existieran, al contrario.

  3. perdonen mi ignorancia, pero ¿cual es la diferencia entre ciencia ficción y fantasía?

    un saludo
    Xyber

  4. ¿Y no saben si existe alguna edición del libro que circule en las librerías? (y que esté en español) 😛

  5. Xyber: La ciencia ficción es más que nada una especulación extrapolacion de varios factores. Fijate que generalmente la ciencia ficcion es un critica o una interpretacion de la sociedad.
    .
    Beat Boy, realmente no lo se. Pero seguramente debe existir.

  6. pufff…
    el primer relato de ciencia ficcion es la iliada de homero, donde se describen a las doncellas sirvientes de hefestos dios griego del trabajo y el ingenio mecanico…

    dichas doncellas eran fabricadas para coser tejer, leer cuentos cantar y “aquello”, todo para hacer la vida mas agradable, sus cerebros eran elaborados con oro purisimo para que asi solo tuviesen ideas bondadosas ( se le adelanto algo asi como 2 mil años al asimov )

  7. He visto este post con años de retraso y no se si nadie lo leera pero bueno…

    Las dos obras que citas son de Luciano de Samosata, Menipo de Gádara fué un esclavo amigo suyo, autor de obras sobre la inutilidad de la filosofía las cuales se han perdido todas.

    Luciano usa a Menipo como personaje en el Icaromenipo, para que dialogue con otro personaje (inventado). Pero Icaromenipo lo escribió Luciano de Samosata.

    Ambas obras, Icaromenipo e Historia Verdadera estan publicadasa en castellano por Editorial Gredos en su “Biblioteca Clásica Grédos” Tomo 42. Traducidas por Andrés Espinosa Alarcón.

    Esta colección se considera por los especialestas como lo mejor en cuanto a traducción y seriedad. Por cierto “Historia Verdadera” la han traducido como “Relatos Verídicos”.

    Ambas disponibles para Descarga directa en http://207.182.135.44/ usar el buscador de la web.

    “Relatos Verídicos” figura como incompleto, debido a que el autor anuncia una continuación, que bien nunca escribió, bien no nos ha llegado.

    Tambien existe otro relato de un viaje interplanetario de 1650 cuyo título no recuerdo escrito por Cyrano de Bergerac.

    El protagonista recoge rocio en botellas y se las pega al cuerpo para elevarse hasta la Luna. De allí para pasar a otros planetas y volver a la Tierra construye una nave espacial con un sistema de propulsión por inercia a fin de solucionar el problema de impulsarse en el vacio del espacio. Lanza una bola hacia delante sujeta por una cuerda y despues recoje la cuerda hasta alcanzar la bola y vuelta a lanzar.

Leave a Reply