Tag Archives: Sistema Solar

Vredefort, el cráter más grande del planeta Tierra

VredefortSi bien nuestra atmósfera y clima terrestre fueron extremadamente buenos a la hora de borrar cráteres de la superficie planetaria, a lo largo de los milenios nuestro planeta fue golpeado por gigantescos asteroides y objetos meteóricos. Causado extinciones masivas, cambios climáticos dramáticos y, en algunos casos, cráteres tan grandes que a pesar de los los miles de millones de años desde su creación aun continúan bien definidos desafiando a la erosión.

Vredefort es el cráter (verificado) más grande de nuestro planeta. Se halla en África del Sur y tuvo origen hace unos dos mil millones de años cuando un objeto de 10 kilómetros impactara contra la Tierra a gran velocidad dejando un cráter de más de 200 kilómetros de extensión. Tan grande y definido que incluso, como puede notarse por las imágenes, puede ser claramente visto desde el espacio.

Vredefort, no obstante, no sea probablemente el cráter más grande de nuestro planeta, ya que en la Antártida se encuentra el cráter de la Tierra de Wilkes, el cual se cree supera los 500 kilómetros. No obstante, al estar debajo de una gruesa capa de hielo y encontrarse en una de las zonas más inhospitables del mundo, no ha podido ser estudiado en profundidad, por lo que aun no se sabe si es el producto de un sólo impacto o si en realidad son varios cráteres uno cerca del otro. De este último, ocurrido hace 250 millones de años, se cree que fue el causante del evento de extinción masiva denominado como Catástrofe Pérmica.


View Larger Map

No obstante, ningún cráter en la Tierra se compara al cráter más grande (conocido) del Sistema Solar. El mismo se halla en Marte, y fue el producto de un impacto tan colosal que incluso llegó a modificar prácticamente la mitad de la superficie de este planeta. De hecho, durante la década del 70, cuando se obtuvieron imágenes claras de Marte, los científicos del proyecto quedaron atónitos al ver tanta diferencia entre la superficie de los dos hemisferios de Marte.

Nuevos hallazgos, indican que Marte que impactado por un objeto tan masivo que hoy, lo que anteriormente se cría como una depresión geológica en la que se hallaba un océano, es en realidad un gigantesco cráter de 8500 kilómetros. Se teoriza que algo más grande que Plutón tuvo que haber impactado contra Marte para dejar semejante marca.

Cruithne y la segunda “luna terrestre”

3753 CruithneNo queriendo causar falsas ilusiones en algunos de mis lectores romperé la ‘noticia’ rápidamente. No. 3753 Cruithne, un asteroide de aproximadamente cinco kilómetros de diámetro, no es la segunda luna terrestre ya que el mismo órbita al Sol y no a la Tierra -aunque en ciertos períodos de cercanía la gravedad terrestre perturba la órbita de Cruithne.- No obstante, desde su descubrimiento en 1983 su particular órbita de 364 días y su relativa cercanía con la Tierra durante, especialmente todos los meses de noviembre, hizo que se apodase informalmente a este asteroide como la “segunda luna terrestre.” Esto más que nada por la confusión que causó durante los primeros años de conocida su existencia hasta que se pudo saber correctamente su órbita y a manera broma.

Por desgracia deberemos de conformarnos con nuestros satélites artificiales y la siempre creciente chatarra espacial. Que a este ritmo, seguro en algunos cuantos siglos seremos exitosos en crear una luna de basura -Futurama ha sido visionaria-

La segunda luna terrestre
Proyectil lunarHallarle una segunda luna a la Tierra fue prácticamente una obsesión para varios astrónomos de siglos pasados, sobretodo en los del siglo XIX. Esto llevó a que varios prestigiosos observadores del cosmos se apresuraran a sacar conclusiones sin antes verificarlas del todo. Como por ejemplo Frédéric Petit, director del observador de Tolouse, quien con bombos y platillos anunciara haber descubierto la segunda luna terrestre en 1846. Prontamente el descubrimiento de Petit fue declarado como erróneo y la reputación de este prestigioso hombre se vio afectada considerablemente. No obstante, de esto se enteraría el legendario escritor Julio Verne, quien cautivado por la idea, escribió sobre una pequeña y diminuta segunda luna terrestre. Casi sesenta años más tarde el astrónomo Georg Waltemath, tras estudiar perturbaciones gravitatorias en la órbita lunar, creyó estar seguro de haber encontrado una segunda luna de unos 700 kilómetros de diámetro a poco más de un millón de kilómetros de la Tierra, llegando a anunciar muy orgullosamente que durante algunas noches podía vérsela brillar durante una hora o poco más.

Curiosamente el descubrimiento de Waltemath, que era errado, sería “confirmado” no por un astrónomo sino por un astrólogo, Walter Gornold, quien incluso fue tan lejos como ponerle un nombre: Lilith.

55 Cancri, el primo cercano del Sistema Solar

55 CancriAl ser una estrella más vieja y por ende menos brillante que nuestro Sol, 55 Cancri permite órbitas más cercanas en su zona de habitabilidad.Si de buscar vida más allá de la Tierra se trata, no solo el planeta viable debe ser tenido en cuenta, sino el sistema planetario en en el que se encuentra. Afortunadamente, para la vida claro, la Tierra habita un vecindario VIP. La misma se encuentra a una distancia óptima de una estrella enana amarilla bastante estable, ideal para la existencia de agua líquida, y sus gigantescos vecinos gaseosos, en vez de amenazarla con devorarla con cada órbita, son lo suficientemente corteses como para atraer y desviar con sus masivas gravedades miles de asteroides de gran tamaño.

En los últimos años, la búsqueda de exoplanetas, es decir planetas que orbitan otros soles, ha sido una de las actividades más provechosas de la astronomía moderna. Búsqueda que está a punto de comenzar una edad dorada gracias al reciente lanzamiento del KEPLER, un telescopio espacial especialmente diseñado para este fin. Como no es de extrañar, la búsqueda se centra en estrellas similares a la nuestra (al rededor del 10% de las estrellas de la Vía Láctea son enanas amarillas, y de las cuales solo unas pocas son consideradas análogas solares) con la esperanza de poder hallar un sistema planetario, no casualmente, parecido al nuestro.

La buena noticia es que ya se a encontrado uno bastante parecido gracias al incesante trabajo del Carnegie Planet Search Team. Este sistema solar, a unos 41 años luz del nuestro (rumbo a la constelación de Cáncer) es el único sistema planetario, además del Sistema Solar claro, del que se sabe hay cinco o más planetas. No solo eso, sino que la configuración de los planetas, como podemos ver en las gráficas, se asemeja bastante a la nuestra. Contando con un gigante gaseoso, llamado 55 Cancri b, devorador de asteroides y una serie de planetas más cercanos a la estrella dentro de la denominada “zona de habitabilidad” -es decir zona del sistema planetario capaz de dar las condiciones para la vida tal y como la conocemos.- Uno de estos planetas, 55 Cancri f, con la mitad de la masa de Saturno, si bien se cree incapaz de albergar vida, puede llegar a poseer lunas capaces de mantener, como mínimo, vida microbiológica.

55 Cancri
Planetas del sistema 55 Cancri

La búsqueda continua ciertamente, y durante los próximos años se espera hallar sistemas planetarios aun más similares a nuestro propio Sistema Solar. Sobretodo, como ya hemos dicho, ahora que el KEPLER espiará durante 3 años y medio con su agudo ojo una porción definida del espacio plagada de estrellas. Estrellas cuya antigua historia y secretos viajan desde hace millones de años por el espacio a manera de fotones.

Nota curiosa: 55 posee 2 estrellas, la principal enana amarilla y una muy pequeña enana roja alejada del sistema principal a unas mil veces la distancia entre el Sol y la Tierra, que si mi cuenta rápida no falla, equivale aproximadamente a 0,0158 años luz…

55 Cancri, ocupa el puesto 63 en la lista de sistemas planetarios de interés.

La impresionante aurora de Júpiter

Muchos de ustedes quizás ya han visto este video, dado que el mismo recorrió el sub-mundillo de la Internet durante los últimos meses. No obstante, no quería dejar de incluirlo en Anfrix.

El mismo nos muestra una impresionante “filmación” de la aurora boreal tomada desde la estación espacial internacional. Este a su vez fue realizado por Don Pettit, de quien ya hablamos, y persona activa y emprendedora si las hay.

El video no es en tiempo real, sino que es una composición de varias fotografías digitales tomadas por Pettit y organizadas de tal manera que quede reflejada la manera en la cual la aurora boreal recorre nuestra tan golpeada atmósfera.

Y no solo en la Tierra
Desafortunadamente, si hacemos un concurso sobre la mejor aurora planetaria del Sistema Solar, la Tierra perdería contra Júpiter, ya que el tamaño del mismo y su atmósfera, plagada de turbulencias y altamente activa, lo dotan de una de las auroras más grandes y excentricas de las que se tenga conocimiento. Un espectáculo estrambótico de luces que varían su brillo y cambian de forma a medida que Júpiter realiza su rotación. Para darnos una idea, producen 1 millón de Megawatts más que nuestras humildes y queridas auroras boreal y austral. La misma es a su vez altamente influenciada por Io, una de las lunas de Júpiter.

1209-1.jpg

Por supuesto, todo esto nos llega gracias a esa maravilla dada a llamar Hubble Space Telescope. Más imágenes de la misma en APOD.

El sistema solar como nunca antes visto

El sitio hermano de APOD, Image of the Day, de la NASA, ha liberado una espectacular imagen conceptual del sistema solar y sus fronteras basada a partir de la información suministrada por la Voyager 1 y 2, la primera de estas, siendo el objeto construido por humanos que más se ha alejado de la Tierra -en Wikipedia pueden ver un interesante mapa de los objetos más alejados de la Tierra-.

1154-1.jpg

Desde su partida en 1977 hasta el 2008 ha recorrido unos 0.0017 años luz, lo que no es poco, ya que equivalen a 1.60828983 × 1010 kilómetros. Toda una odisea. En la imagen podemos la heliosfera, una “burbuja” magnetica creada por la acción de los vientos solares; la heliopausa, la cual es, teóricamente, la frontera en la cual el viento solar ya no es lo suficientemente fuerte como para empujar al viento estelar. Razón por la cual se considera como el primer limite de Nuestro Sistema solar. La parte “naranja” es denominada como “Bow Shock”, y es la reacción producida por el Sol a medida que se desplaza por el medio estelar. Siguiendo éste enlace pueden ver una representación del “Bow Shock” producido por el desplazamiento de la estrella R Hydrae.

Si desean una descripción de cada una de las partes de la imagen, la NASA también ha suministrado una imagen similar detallando qué es cada una de las partes en el gráfico1154-3.jpg

Sinfonía de los Planetas
Así mismo, la Voyager, además del famoso disco de oro con información sobre la humanidad y la Tierra, la famosa sonda carga otro disco, denominado “Sonidos de la Tierra”, en el cual además de piezas musicales se encuentran grabados sonidos y voces provenientes de la Tierra. Esto, con la esperanza no solo de contactar una civilización extraterrestre, sino como el mismo Sagan lo puso, dejar un pequeño legado de la humanidad en el espacio en caso de una catástrofe en la Tierra. A principios de los 90s la NASA lo haría público bajo el nombre de “Sinfonía de los Planetas”. Pueden bajar el torrent con los sonidos de la Voyager desde aquí. Todo un regalo destinado a la posterioridad, conservado inmutable por el frío espacio.

Cazando neutrinos

Mientras leía los comentarios de un interesante artículo sobre el Hotel Mauna Kea en Bad Astronomy -blog que les recomiendo si entienden inglés- vi algo que logró llamarme la atención en uno de estos. Una mención a un laboratorio. Al buscar su nombre en Google quedé practicamente fascinado con lo que vi.

1048-1.jpgSi nos llevaran a la cámara principal del Super-Kamiokande sin decirnos bien de que se trata, su increíble configuración de cientos de de tubos fotomultiplicadores, dispuestos a manera de red, nos podría llevar a creer que estamos en una nave espacial o hasta, con un poco de libertades técnicas, en una máquina del tiempo. Pero no, el Super-K, como se lo llama “cariñosamente”, es uno de los observatorios de neutrinos más modernos del mundo.

Para darnos una idea del costo de la instalación, cada una de esas esferas, es decir los tubos mencionados en el párrafo anterior, tienen un precio al rededor de los 20 mil a los 30 mil dólares.

1048-4.jpg1048-3.jpg1048-2.jpg

Ubicado a nivel subterráneo, a unos 1000 metros de profundidad en una mina abandonada, el mismo es una estructura de configuración cilíndrica de 40 metros de altura por 40 de ancho en la cual alrededor de 11 mil tubos conforman una “red” de caza de neutrinos solares y atmosféricos.

Si bien no hay muchos videos para elegir, el siguiente, de solo un minuto, muestra la cámara principal desde arriba.

El observatorio de Sudbury
No obstante, en Ontario, Canadá, existe otro sorprendente observatorio de neutrinos. Ubicado a 2 kilómetros de profundidad, el mismo consiste de 1 millón de litros de agua pesada que conforman el detector de Cerenkov principal. Todo contenido en una esfera de acrílico de 12 metros de diámetro.
El objetivo principal del mismo es estudiar la relación de los neutrinos emitidos por el Sol y además comprender su importancia dentro del universo.

1048-5.jpg1048-6.jpg

Enlaces relacionados
Si desean expandir su lectura y conocer un poco más en profundidad sobre este tema les recomiendo los siguientes enlaces:
¿Qués es un neutirno?
El detector de neutrinos Super-Kamiokande – Muy buen enlace con una explicación resumida y concreta sobre cómo trabaja el Super-K
Los neutrinos ¿son materia o energía? – Por Asimov, quizás un poco desactualizado en estos tiempos, pero siempre vale la pena leerlo.

Definitivamente, me equivoqué al elegir mis carreras, los físicos tienen los mejores juguetes..

Lincos la lengua cósmica

De todos los lenguajes artificiales diseñados en los últimos años Lincos es probablemente el más interesante. Diseñado por el Doctor en Matemáticas Hans Freudenthal con la intención de crear un lenguaje universal capaz de hacer posible la comunicación con especies extraterrestres totalmente diferentes, Lincos utiliza la matemática y la lógica serial como patrón universal de partida.

Characteristica universalis
Esta estructura progresiva y gradual de Lincos logra sobreponerse a uno de los mayores problemas de la comunicación entre especies extremadamente distintas. Por ejemplo una de las mayores críticas realizadas a las placas informativas sobre la humanidad contenidas en la sonda Pioneer radicó en que para descifrarlas era necesario comprender de ante mano el significado de una flecha, objeto familiar en la humanidad a causa de su pasado como cazadores-recolectores y la utilización de las extremidades para señalar objetos y personas. Sin embargo, una especie muy distinta fisiológica y psicológicamente, podría llegar a ser totalmente ajena al concepto de flecha, evitando de esta manera la correcta decodificación.

La parte más llamativa del lenguaje radica en que su estructura se forma “al vuelo”, es decir, no hay una estructura preestablecida sino que es la misma “charla” la que forma la estructura semántica del lenguaje. Con el fin de crear una comunicación gradual Lincos está dividido en “diccionarios”. El primero establece, mediante pulsos, estructuras matemáticas básicas basadas en números naturales y operaciones aritméticas en base 2. La segunda parte del diccionario establece el concepto de tiempo y la manera de medirlo, con el fin de poder establecer pasado, presente y futuro en la estructura de los mensajes. Progresivamente con cada nuevo nivel de diccionarios se van creando estructuras comunicacionales mucho más complejas hasta llegar al nivel de personajes, objetos e intermediarios.

La idea principal es que al partir de conceptos matemáticos básicos basados en pulsos, algo simple de entender por cualquier especie que haya dominado la radio-comunicación, se puede progresivamente crear un sistema de comunicación cada vez más complejo no basado en las intenciones de una de las partes sino adaptado y re-interpretado por cada parte con el fin de hacerlo comprensible a su naturaleza.

Click aquí para ver un ensayo bastante explicativo del lenguaje (en inglés)

La Luna, vista por las películas

El archivo George Eastman House es una colección fotográfica denominada “The Moon – for real & in fiction” -La Luna – Real y en ficción-. Es un interesante y pictórico paseo por 90 fotografías de la Luna representada en distintos trabajos de ficción, desde la película de Wells donde no era más que una pelota arrugada hasta las exactas recreaciones de hoy en día.

No se a ustedes pero a mi me resulta de mucha curiosidad que algo que prácticamente ha sido visto por todos y cada uno de los seres humanos que han habitado este planeta a lo largo de la historia pueda ser a veces tan mal interpretado y recreado.

La maqueta más grande del mundo

En las maquetas del sistema solar la limitación de espacio y tamaño lleva a que los objetos y distancias queden totalmente distorcionados, y en realidad los planetas parecen estar mucho más cerca unos de otros de lo que lo están realmente. Con idea de resolver esto el observatorio de Peoria decidió construir un modelo planetario de 64km utilizando toda la comunidad como maqueta, la consigna: las escalas debían ser lo más realistas posible. Así empezaron con la construcción, indicando el observatorio como el Sol con una pintura de 11 metros de diametro; a 0.4 kms ubicaron a Mercurio, el cual es representado solo por una diminuta pelota de plexiglass de 3.8 cmts -y como todos los planetas del modelo, pintada en detalle para asemejar al planeta real-. Júpiter, el planeta más grande de nuestro sistema, se encuentra a 6.4 kms del observatorio, y es representado por una pelota de 1.1 metros y anillos de 1.9 metros. Así continuan los planetas hasta llegar al ahora destronado Plutón, una diminuta bola de 2.5 cmts a 64 kms del observatorio.

Enteradas de esto muchas personas decidieron colaborar, y es así que hoy en día se encuentran a miles de kilometros objetos que representan asteroides y cometas alejados de nuestro Sol, los cuales gracias a la ayuda del GPS pudieron ser ubicados en relativa correspondencia.

El modelo se encuentra en constante actualización, ya que además de los planetas se han agregado algunos objetos de importancia como la ubicación de la sonda Voyager I y Voyager II. En el futuro se planea agregar asteroides de importancia.

Galileo, Kepler, los anagramas y la casualidad

En el siglo XVII Galileo anunciaría una serie de descubrimientos valiéndose de crípticos anagramas para evitar que estos cayeran en las manos erradas. Este sería el principio de una serie de casualidades que llevarían a Kepler a tratar de resolverlos, fallando en todos sus intentos. Sin embargo, de manera extramadamente curiosa y casual, a pesar de haber estado errado en el contenido real de los anagramas y haber decodificado por error algo completamente diferente a lo que escribió Galileo originalmente, Kepler “descubriría” las dos lunas de Marte y la mancha de Júpiter.

Al descubrir algo que le era imposible de explicar Galileo enviaría una carta al embajador toscano en Praga en agosto de 1610 cuyo contenido se constituía de un texto muy extraño: SMAISMRMILMEPOETALEUMIBUNENUGTTAUIRAS. Su destinatario, al leer el mensaje, quedó perplejo ante la extrañes del mismo. Razón suficiente por la que lo enviaría a una persona cuya genialidad y fama de decodificador eran mundiales, ni mas ni menos que Kepler.

Al recibir el mensaje Kepler inmediatamente descubrió una secuencia en latín a la que, debida su pobre gramática, denominaría “un bárbaro verso latino”. Este decía: Salve umbistineum geminatum Martia proles -Salve, ardientes gemelos hijos de Marte-. Al instante, y más aun ya que estaba en acordancia con sus ideas geométricas del universo, Kepler creyó que Galileo había descubierto dos satélites marcianos. Infortunadamente esa no era la solución del mensaje, pero en una gran casualidad de la historia la interpretación de Kepler no estaba errada… ya que siglos después se descubrirían Deimos y Fobos.

Viendo que el mensaje permanecía volando por el éter sin solución Galileo unos meses después decide revelarle el contenido al Emperador Rodolfo. Este era: Altissimum planetam tergeminum observavi -He observador el planeta más alto en triple forma-. Anunciando de esta manera el descubrimiento de los anillos de Júpiter.

El otro anagrama, Kepler vuelve a estar correctamente errado
Pasado unos meses Galileo envía otro anagrama, esta vez a Julián de Médicis, con el texto: Haec immatura a me jam frustra legunturoy. Kepler, decidido a resolverlo por una cuestión de honor, tras un tiempo piensa haber descubierto el siguiente mensaje: Macula rufa in Jove est gyratur mathem, etc -en Júpiter hay una mancha roja que gira matemáticamente-. Otra vez Kepler vuelve a estar errado en la resolución del mensaje… sin embargo dos siglos después se descubriría que de hecho Júpiter posee una gran mancha roja giratoria.

Al no ser resuelto Galileo revela el contenido real del mensaje: Cynthiae figuras aemulatur mater amorum -La madre del amor emula la forma de Cynthia-. Galileo anunciaba con este mensaje haber observado que Venus presentaba fases como la Luna, confirmado de esta manera que dicho planeta gira alrededor del Sol.

Edward “ojos de águila” Barnard, un astrónomo con buena vista

Considerado por sus colegas como el astrónomo con la vista más aguda en la historia, Edward Emerson Barnard utilizó su don natural, en un tiempo en el que las computadoras no existían, para analizar placas fotográficas obtenidas por observatorios y descubrir infinidad de cuerpos celestes y fenómenos astronómicos.

Nacido en 1857 su padre había fallecido unos meses antes de su nacimiento, por lo que su madre quedó sola y desde muy joven debió buscar todo tipo de empleos para ayudarla económicamente. Interesado en la tecnología y la ciencia en general quedó fascinado con la fotografía por lo que prontamente buscó trabajo como aprendiz de fotógrafo.

Enterado de la organización fundada por el filántropo H. Warner, el cual donaba 200 dólares a cada cometa americano que fuese descubierto -tengamos en cuenta que 200 dólares en esta época era mucho dinero-, logró tras varios intentos conseguir un telescopio de 120 mm de abertura y comenzar su cacería de cometas en 1881 poco antes de cumplir los 20 años.

Su búsqueda comenzó a dar frutos y el talentoso astrónomo se convirtió en el descubridor de un total de 16 cometas, que además de aliviarles la vida económicamente a él y a su madre le granjearon gran reputación en la comunidad astronómica por lo fue becado para asistir a la universidad y en 1887 trabajar en el observatorio Lick de California.

Barnard comenzó a combinar sus conocimientos en fotografía y astronomía y se convirtió en la primer persona en descubrir un cometa en una placa fotográfica, y en 1892, ya trabajando para el observatorio de Yerkes, tras dirigir el telescopio hacia Júpiter, descubrió a Amaltea, el último satélite natural hallado a simple vista y sin la ayuda de fotografías.

Tras esto continuó su trabajo publicando algunos de los más precisos catálogos de nebulosas y comprobó definitivamente que sí existía gas y polvo entre las estrellas. Sin embargo, su mayor descubrimiento llegó en 1916 cuando tras comparar fotografías de la constelación de Ofiuco de su año con unas tomada hacía 22 descubrió una estrella fuera de su lugar, hoy llamada Estrella de Barnard, la cual es la estrella con el más elevado movimiento propio de todas las que se conocen.

Enlaces relacionados
Listado de los descubrimientos de Barnard. También contiene fotografías de los observatorios en los que Barnard trabajó.

El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia

En el año 1900 un buzo realizó un maravilloso hallazgo en un barco romano hundido en Antiquerra (Antikythera), Grecia. Imposible de estudiar para los científicos de la época, el mecanismo y su utilidad permanecerían en el misterio por décadas. Hasta que afortunadamente un siglo después, y tras un gran esfuerzo, las universidades de Cardiff y de Atenas lograran probar que la máquina es la primer computadora diferencial de la historia. Precediendo a la de Charles Babbage por unos 1700 años.

El hallazgo

En el año 1900 Elias Stadiatos, un buzo local, se destinaba a realizar sus actividades descendiendo en una zona famosa por la cantidad de reliquias grecorromanas que habitan en sus profundidades. A pesar de esto nada pudo haberlo hecho imaginar que posteriormente en ese mismo día descubriría un barco romano hundido. Como es lógico, tras semejante descubrimiento un equipo de arqueólogos comenzó a rescatar todos sus artefactos, entre ellos un para nada llamativo baúl que estaba en la bodega. Dos años después del hallazgo, un 17 de Mayo de 1902, el arqueólogo Valerios Stais, quien estudiaba los restos del naufragio, llega al baúl. Tras abrirlo encuentra destacada en su interior una “roca”. Idea que duraría muy poco ya que tras un rápido análisis logra observar que “la roca” era en realidad un complejo dispositivo de engranajes.

Muchos años pasarían y el debate sobre la verdadera utilidad del mecanismo traería caldeadas disputas y peleas entre los que afirmaban que era un simple reloj, los que decían que era solamente un juguete y, en gran minoría, los que decían que en realidad era un complejo mecanismo de navegación que predecía la posición de todos los cuerpos celestes conocidos en la época. Gradualmente, con el avance de la ciencia y la llegada de diversas nuevas técnicas como los rayos X, se le fue dando la razón a éstos últimos: la máquina era sin duda alguna un mecanismo de computo. No obstante, lo que nadie podría haber imaginado, es que el mecanismo era una máquina diferencial que antecede a la creada por Charles Babbage en unos 1700 años. De hecho Cicerón escribe sobre la existencia de un singular mecanismo en el que “una revolución reproduce los mismos movimientos del Sol, la Luna y los cinco planetas”

Su historia y origen
Su historia es tan llamativa y singular como su utilidad: la máquina, a pesar de haber sido hallada en un navío romano, es de origen griego. Actualmente se cree que fue construida en la academia de Posidonio ubicada en la isla de Rodas, lugar destacado por sus intensivos y avanzados estudios astronómicos. Tras varias décadas de guerra y revuelta en la Urbe un líder que cambiaría en 180 grados llega a Roma y obtiene el poder absoluto: Julio César. Sus hazañas fueron tales que obsequios de todas partes eran buscados para honrarlo en sus desfiles triunfales. No es de sorprender entonces, que maravillado por la impresionante exactitud del mecanismo un general romano decidiera robarlo y entregarlo como obsequio a César. Desgraciadamente, como sabemos, su barco nunca llegó a destino.

La reconstrucción

Por mucho tiempo se habló bastante y poco se hizo para validar alguna de las tantas teorías sobre el funcionamiento del mecanismo. Todo hasta que un grupo laborioso de investigadores de la universidad de Cardiff se pusiera como meta reconstruirlo. Tras arduos intentos lograron el apoyo de la Universidad Aristóteles de Tesalónica; la Universidad de Atenas, El Museo Arqueológico Nacional de Atenas y donaciones monetarias de la Fundación Cultural del Banco de Grecia.

Dada la fragilidad del mecanismo el equipo de X-Tek Systems, empresa colaboradora en la investigación, construyó especialmente para la ocasión uno de los más avanzados tomógrafos que se pueden hallar y lo transportó a Grecia. HP también ayudó con el diseño de un sistema de mapeo tridimensional que permitió estudiar mejor la estructura del dispositivo. Si bien el estudio todavía no ha finalizado y se espera que hoy, 1 de Diciembre, se anuncien los nuevos descubrimientos, entre ellos la decodificación de más de 1000 caracteres de escritura con instrucciones talladas en su superficie, previamente irreconocibles a causa del deterioro producido por el agua y los años, los hallazgos realizados por esta investigación han permitido la reconstrucción de réplicas funcionales, como las que podemos ver en las imágenes.

Enlaces relacionados
Página oficial del Proyecto Antiquera

Artículos relacionados
El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia.
Los muebles mecánicos de la realeza francesa
Los autómatas sirvientes del Japón en el Siglo XVIII
Reiniciando el computador digital más viejo del mundo aun en funcionamiento.

Guillaume Le Gentil, el astrónomo con la peor suerte de la historia

Guillaume Le Gentil nació en una adinerada familia francesa del siglo XVIII. No debiendo preocuparse por el dinero decidió estudiar astronomía, y todo indicaba que pronto ganaría fama ya que en sus primeros años logró catalogar algún que otro objeto interesante. Sin embargo, éste joven deseaba obtener gran renombre y prestigio por lo que decidió establecer la distancia exacta entre el Sol y la Tierra, valiéndose del transito de Venus como referencia. Con este fin hace los preparativos y pone rumbo a la mejor ubicación posible: Pondicherry en la India.

En Marzo de 1760 zarpa desde Francia, y tras luchar contra una peste y una muy curiosa invasión de ratas en el navío, llega a su escala en la colonia de Maurits. Allí, con pavor, logra enterarse de que Francia e Inglaterra habían entrado en una brutal guerra. Tras realizar una serie de astutos cambios de planes zarpa en una fragata hacia la costa de Coromandel y de ahí intentaría ir hacia Pondicherry. Desafortunadamente cuando estaba casi por llegar recibe la noticia que Inglaterra había capturado la región, fusilando a cualquier Francés que se atreviese a poner un pie en ella. El panorama no pintaba muy bien, no podía volver y no podía ir practimante hacia ningún lado.

A causa de este conflicto, Le Gentil, se encontraba de improviso en un barco al llegar el 6 de Junio, día del transito de Venus, lamentablemente a pesar de haber estado muy tranquilo por la tarde, debido a lo calmo del mar durante la semana, muy para su horror, ese mismo día una pequeña tormenta hizo que no pudiera tomar ninguna medición. Esto lo devastó, sabía que la próxima oportunidad sería en 8 años y si perdía esa debería esperar unos 100 años para una nueva.

En 1763 vuelve Pondicherry de nuevo a manos Francesas, decidido, esta vez sí, y después de todo lo soportado, a medir el transito de Venus se establece en la zona. Su tiempo de espera lo emplea realizando mapas y construyendo un pequeño observatorio. Tras esperar pacientemente durante tanto tiempo llega el día del transito y nada podía salir mal, había un excelente clima y ni noticias de algún enemigo… sin embargo esa misma noche del 3 de Junio de 1769 una terrible tormenta azota Pondicherry… Le Gentil no pudo medir absolutamente nada y la próxima oportunidad ocurriría en 100 años.

Devastado prácticamente se volvió loco, más de 9 años de su vida enfrentando condiciones pésimas, guerras y pestes para nada. Por lo que en un ataque de locura prendió fuego su observatorio. Desconsolado vuelve a Paris, no obstante, durante el viaje tuvo que soportar una serie de pestilencias que poco más acaban con su vida; y para colmo de males una tormenta cerca de Réunion lo tira por la borda.

Rescatado por un navío Español Le Gentil vuelve a Francia para enterarse que tras su caída al mar lo habían declarado legalmente muerto, siendo su puesto en la Real Academia de Ciencias otorgado a otra persona, su esposa se había casado con otro hombre -su amigo de la juventud- y para colmo de males todos sus bienes habían sido repartidos entre herederos que el ni conocía.