Tag Archives: 1948

El coro de canarios de Dawson capturado en vídeo

En el pasado ya habíamos hablado sobre Dawson y su asombroso coro de carios, el Musical Dawson’s famous choir y cómo éste industrioso hombre invirtió varios años entrenando canarios para que los mismos reconociesen piezas de música clásia y piaran sobre las mismas siguiendo el ritmo. Dawson también intento entrenar un grupo de monos para que tocasen el acompañamiento, pero nunca pudo lograrlo.

En fin, en ese entonces sólo teníamos una dañada grabación del coro de canarios, hoy, gracias al archivo British Pathé podemos contar con un vídeo de Dawson y sus canarios en 1938 actuando en todo su esplendor.

Una década más tarde, en 1948, Dawson perfeccionó su técnica, e incluso entrenó a Sandy, un canario tenor.

El Arca Rusa

Hace unas semanas estaba viendo la película de Alfred Hitchcock llamada Rope, filmada en 1948 y famosa por ser uno de los únicos largometrajes realizados en una sola toma. Sin embargo, las limitaciones tecnológicas de la época llevaron a que la película deba ser interrumpida sólo para cambiar la cinta de la filmadora cada 8 minutos. Los actores se mantenían inmóviles y rápidamente veíamos al equipo de filmación apresurarse para cambiar el rollo, acto seguido los actores “revivían” y la película continuaba.

La coproducción rusa-alemana llamada “El Arca Rusa”. Con sus 96 minutos, 2000 actores, 33 habitaciones y sus 3 orquestas que en vivo que musicalizan la obra, ciertamente es una de las películas más llamativas que vi hasta el momento. Quizás rareza para quien no suela ver este tipo de cine, la película se caracteriza por la rara fluidez entre sus “tomas”. En mi opinión el director supo ingeniárselas para contar una historia diferente de una manera absolutamente novedosa.

La historia
El director sirve de narrador anónimo detrás de la cámara, la cual viaja como si fuera el fantasma de un hombre que vaga por el Palacio Winter topándose con todo tipo de personajes y situaciones. Un viaje en el que el tiempo y el espacio no son un impedimento, y en el cual veremos habitantes del palacio en sus distintas épocas. Solo un personaje acompaña al fantasma en su viaje, “el europeo”, un viajero que sirve de mediador entre el fantasma y los habitantes del palacio.

Es muy difícil explicar la película sin arruinarles la historia, por lo que termino mi resumen aquí y solo les dejo el trailer para que vean de lo que trata:

El parque estatal más pequeño del mundo

En el Día de San Patricio de 1948, un periodista irlandés de nombre Dick Fagan que se encontraba viviendo en Oregón, Estados Unidos, comentó en su columna “Mill Ends” como tras atrapar un leprechaun este debió de concederle un deseo. Fagan entonces pidió que le otorgara un parque para si mismo, pero al no haber especificado el tamaño, el leprechaun valiéndose de su picardía le concedió un pequeño pedazo de tierra en los restos de un agujero hecho para un poste de luz.

Si bien Fagan siempre dio a entender que su historia era fantástica y tenía la intención de reavivar la tradición irlandesa en el lugar, el parque, llamado “Mill Ends” en honor a su columna, comenzó a ser cuidado por varias personas anónimas que plantaban todo tipo de plantas. Si bien lamentablemente Fagan muere de cáncer en 1969, siete años después el parque ganó tanta popularidad que el gobierno lo reconoció como parque oficial de la ciudad. De esta manera, con sus 0,2916 metros cuadrados Mill Ends se convirtió en el parque más pequeño del mundo.

La interesante historia del Símbolo de Radioactividad

El Símbolo Internacional de Radioactividad fue variando y “mutando” con el pasar de los años. Esto, curiosamente, fue producto de la gran cantidad de “peleas” entre los científicos de varios laboratorios por dilucidar cuál era la “configuración más comunicativa del peligro”.

Símbolo de radiaciónUna de las más antiguas representaciones, podemos observar los rayos en forma de “relámpagos” saliendo del átomo.

Gracias a una carta fechada en el año 1952 de Nels Garden, jefe del “Health Chemistry Group” en el “University of California Radiation Laboratory”, sabemos que el símbolo nació una noche de 1946 cuando un pequeño grupo de ingenieros de dicho laboratorio debatía sobre cuál podría ser una correcta señalización del peligro que representaban los materiales radioactivos. De los varios bosquejos dibujados sería un círculo, representando un átomo, y tres líneas, representando rayos, el elegido como “comunicador del peligro” -según las palabras de Nels-.

Sin embargo, este primer símbolo era muy diferente del que conocemos hoy en día. Primeramente los colores eran magenta, para el logo, y azul para el fondo. Estos colores no fueron seleccionados en base a gustos estéticos sino que, interesantemente, a su costo. El color magenta era, por aquella época, un pigmento extremadamente costoso, por lo que muy pocos, o mejor dicho ningún, símbolo lo utilizaba. Así mismo, el color azul del fondo, estadísticamente era uno de los colores menos presentes en los lugares que se trabajaba con materiales radioactivos. Gracias a esta configuración de colores se lograba darle una exclusividad visual por sobre los demás símbolos.

Símbolo de peligro radiactivoNo obstante, los técnicos del Oak Ridge National Lab (1948) comenzaron a quejarse fuertemente de que el fondo azul no hacía muy notable al símbolo en los carteles ubicados al aíre libre, por lo que unilateralmente decidieron cambiar el color de fondo al amarillo. Ante esto, Garden, puso el grito en el cielo comentando que “el amarillo es un color tan presente en los laboratorios que hará que el símbolo pase desapercibido”, por lo que propuso insertarle líneas diagonales de color blanco que salieran desde el centro. Una gran puja comenzó entre los científicos al punto que la Agencia Reguladora en asuntos nucleares debió intervenir encargándole a Bill Ray y George Warlick, diseñadores de la K.Z. Morgan, que diseñaran un símbolo “eficaz y eficiente”.

Viajando por los distintos laboratorios los diseñardores estudiaron los colores utilizados y, tras una gran cantidad de pruebas en interiores y exteriores, decidieron que el magenta sobre fondo amarillo sería la mejor combinación.
De todas maneras varios detalles en el símbolo variarían de laboratorio en laboratorio, algunos presentando los rayos curvados, otros con cuatro rayos y otros incluso mostrando solo rayos semejantes a “relámpagos”. Sería entonces la ANSI la que obligara por ley a utilizar el símbolo conocido hoy en día como estándar para todos los laboratorios.

Relacionadas:
Un artículo nuclear
Más allá de la extinción