La tumba del farón Tutankamón es una de las tumbas más raras alguna vez encontradas por los arqueólogos en Egipto. Debido no solo a enorme cantidad de artefactos, sino que la misma es una de las pocas tumbas halladas que no fue saqueada por los robadores de tumbas

La misma consta de 5 sarcófagos en series, en los cuales se encuentran a su vez cinco altares con ofrendas y pasajes. Al ingresar al cuarto sarcófago además de las ofrendas y los cuerpos momificados de personajes menores pero cercanos al faraón e incluso sirvientes cuya tarea era la de servirle en el más allá.

El aventurero y arqueólogo Howard Carter y su equipo hallaron la famosa tumba en 1922 y tras una seguidilla de problemas tanto técnicos como económicos durante el principio de su expedición se toparon con una gran compuerta la cual había permanecido escondida por miles de años. La misma aseguraba el ingreso a la cámara principal con un singular sello puesto por los sacerdotes encargados de los ritos funerarios y el cual permaneció intacto por 3.245 años.

Fotografía antigua del sello de la tumba del rey Tut intacto.
El sello de la entrada al sarcófago de Tutankamón. Vemos una cuerda anudada la cual se encuentra asegurada por un bulto de arcilla conteniendo la imagen de Anubis, el dios chacal de la muerte.

Este sello estaba confeccionado a partir de una cuerda anudada y un sello de arcilla conteniendo la figura del dios chacal Anubis. Patrón de los embalsamadores y dios de la muerte.

El hallazgo fue espectacular. Si bien los sarcófagos anteriores fueron explorados con anterioridad en dos oportunidades e incluso los dos primeros de la serie saqueados en el pasado, la puerta de acceso al sarcófago de Tutankamón fue protegida por una serendipia del destino. Parte de la tumba de Ramsés IV, la cual se encontraba en el nivel directamente superior a la de Tutankamón, colapsó y ocultó con sus escombros la puerta de acceso. Tras remover los escombros, Carter rompió el sello e ingreso al quinto y último sarcófago encontrándose con el tesoro egipcio más espectacular de todos los tiempos; todo quedando capturado por la lente del fotógrafo de la expedición, Harry Burton.

El resto es historia, prontamente catalogaron los artefactos. Varios fueron a museos de toda Europa y a Egipto le costaría décadas de interminable papeleo y reclamo repatriar muchos de los mismos, y la leyenda de la «maldición del rey Tut» quedaría como leyenda popular luego de que varios de los miembros de la expedición fallecieran al poco tiempo de haber explorado la tumba.

Fotografía de los arqueólogos con el sarcófago de Tutankamón.
Howard Carter estudiando el sarcófago de Tutankamón.

Artículos relacionados

Desenterrando el obelisco egipcio más grande alguna vez construido

El hombre que pensó distinto a todos y logró traducir los jeroglíficos egipcios

El sultán que intentó destruir las pirámides

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Con permiso, me parece que usas mal el término «sarcófago».

    1. Tengo entendido que el término sarcófago se utiliza tanto para el sarcófago que contiene la momia, el sarcófago mayor (el que contiene a ese sarcófago) y para la habitación en si.

  2. «serendipia» está si que la tuve que bucar

Deja un comentario

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies