De minas y pueblos

Con anterioridad hemos hablado sobre varias minas peligrosas, desde la impresionante mina a cielo abierto de Mirnyy, mina que al estar rodeada por una ciudad causa considerables temblores, hasta la mina en profundidad Diavik Diamond Mine, considerada como la mina más peligrosa del mundo. En esta oportunidad hablaremos sobre otra mina peligrosa, famosa en los últimos años debido al hecho de que la misma se encuentra lenta pero gradualmente devorando a la ciudad que la rodea, Cerro de Pasco: la mina Tajo Abierto Raúl Rojas en Perú.

Tajo Abierto Raúl Rojas

Fotografía de la mina Tajo Abierto Raúl Rojas
Esta es una de las «vistas» más comunes que pueden tenerse desde cualquiera de las viviendas cercanas a la mina.

Esta aseveración no es figurativa, sino que literalmente a medida que se extienden las operaciones mineras, es decir la mina crece en tamaño, partes de la ciudad van siendo completamente devoradas por un gigantesco pozo alimentado por codicia desmedida y falta de escrúpulos. Al 2010 más de un 50% de la ciudad ha sido destruida, algo que continuó acrecentándose hacia el 2020 a pesar de que la ciudad fue «moviéndose» a medida que avanzaba la explotación minera de los terrenos.

Si bien la extracción principal es el zinc, de la misma se extraen secundariamente otros tipos de costosos minerales como plata, tungsteno y cobre. Debido a ésto, y a pesar de las reiteradas quejas elevadas por varios grupos de interés público que intentan defender los derechos de los setenta mil habitantes de ésta ciudad, las autoridades han hecho muy poco, si no es que nada, por poner límite a las actividades nocivas de la mina.

Actividades entre las que no sólo se encuentra el destruir regularmente partes de la ciudad, sino que además la población local debe exponerse diariamente al intenso ruido de las explosiones que tienen lugar con el fin de ablandar el suelo a excavar, la falta de agua -el 80% del agua potable de la región está destinado para la mina- y la contaminación general del aire y las plantaciones locales.

No obstante, y si bien las explosiones pueden resultar molestas, prácticamente toda la población depende directa e indirectamente de la mina. Es decir, a pesar de que la mina se encuentra devorando al pueblo, se da la paradoja de que, de no existir la mina, no existiría el pueblo en si, ya que el mismo carece de cualquier otro tipo de actividad comercial.

Contaminación terrestre: por desgracia la mina Tajo Abierto Raúl Rojas es uno de los tantos lugares contaminados en el mundo debido a la actividad industrial. No obstante, existen lugares mucho peores, lugares donde incluso se dificulta la vida humana. Puedes leer más al respecto y ver las impresionantes imágenes en el siguiente artículo: Los lugares más contaminados del mundo.

La mina entre todas sus secciones posee una extensión de casi dos kilómetros (norte-sur) por un kilómetro y medio (este-oeste) y una profundidad de 400 metros en su punto más profundo, y actualmente se están estudiando nuevas ampliaciones mucho más extensivas ya que estudios recientes han demostrado la existencia de mineralización en profundidad.

Otros ejemplos de pueblos y ciudades extremas en condiciones extremas son La Rinconada, también hallado en Perú, una ciudad minera que, además de ser la ciudad más alta del mundo a 5.400 metros de altura sobre el nivel del mar, es considerada como una de las ciudades candidatas en nuestra lista de los lugares peor contaminados del mundo. Los habitantes de La Rinconada deben convivir con altos niveles de antimonio, plomo y mercurio presentes en las pocas fuentes de agua disponibles.

Vista desde el lado en expansión de la mina:

Fotografía de la mina Tajo Abierto Raúl Rojas
Esta es una de las «vistas» más comunes que pueden tenerse desde cualquiera de las viviendas cercanas a la mina.

Más sobre ciudades, ecología y contaminación

El bosque rojo de Chernobyl, el peor contaminado del mundo

La ciudad ideal de Leonardo da Vinci

Enlaces relacionados

Entrevista en la cual se detalla el atropello que sufren los habitantes de la ciudad