Falta de originalidad

En el pasado habíamos hablado sobre cómo el diseño de uno de los símbolos más reconocibles de los Estados Unidos, la Casa Blanca, no era original, sino que se basaba a partir de dos mansiones europeas. Aparentemente, la falta de originalidad era rampante en el naciente Estados Unidos. Tanto, que su bandera es una copia literal de la bandera de uno de los grupos mercantilistas y mercenarios más inescrupulosos y corruptos de la historia, la temible BEIC, British East India Company (Compañía Británica de las Indias Orientales).

La Companía de las Indias Orientales

Compañía de las Indias Orientales.
Compañía de las Indias Orientales.

No hace falta introducir a la BEIC o British East India Company (Compañía Británica de las Indias Orientales). Si bien las historias de algunos de sus miembros, como el gran capitán aventuro Richard Burton, pueden hoy en día resultar románticas y melancólicas, la BEIC fue una compañía mercenaria y símbolo del imperialismo británico. Creada para comercializar bienes extraídos de las colonias británicas de la India y China que con el tiempo, a medida que fue amasando gigantescas cantidades de dinero y poder, se convirtió literalmente en un «país sin tierra» al mando de una de las armadas más poderosas del mundo. Tanto llegó a ser su poder que mucha gente creía que el mismo gobierno Inglés (y posteriormente Británico tras la unificación) era no más que un títere de los intereses económicos y políticos de la Compañía.

De hecho, éstas personas no estaban tan erradas, ya que eran tales las influencias con las que la Compañía contaba que conseguir leyes a su favor y monopolios por doquier era algo realmente muy simple. Monopolios que si bien obtenía fácilmente luego cuidaba con recelo. Asesinando, corrompiendo y combatiendo contra cualquiera que se atreviese a desafiarlos.

A su vez, esta compañía mercantilista propinó algunos de los abusos contra los derechos humanos más grotescos de la época. Para darnos una idea de las actividades nefastas que llevaron a cabo, a continuación mencionaremos un evento que tuvo lugar a mediados del siglo XIX, le Guerra del opio. Quizás uno de los más descarados y abusivos golpes del Imperialismo británico, un imperio que declaraba guerras a diestra y siniestra causando así situaciones difíciles de entender como la guerra que duró solo 45 minutos contra Zanzibar.

La Guerra del Opio tuvo lugar cuando China, en ese entonces muy debilitada y empobrecida, se negó a permitir que los barcos británicos descarguen opio de otras colonias en los puertos chinos y vendan parte de este cargamento a los empobrecidos y desesperados habitantes de la región.

Debido a la negativa, el Reino Unido simplemente decidió declarar la guerra a China por el solo hecho de intentar defender su soberanía. China, que supo ser el país más rico y poderoso del mundo durante miles de años, venía, no obstante, de un periodo de decadencia y una guerra civil que la hundieron en la pobreza extrema, razón por la cual perdió la guerra del opio contra los británicos, quienes quemaron infinidad de templos y palacios en el proceso, y debió permitir que estos continúen vendiendo opio en su territorio sin ningún tipo de respeto a la soberanía China o la vida de sus habitantes.

Todo esto nos lleva a la bandera de los Estados Unidos de América, bandera curiosamente similar a la utilizada por la BEIC en ese entonces.

La bandera de los Estados Unidos

La evolución de la bandera de los Estados Unidos.
La evolución de la bandera de los Estados Unidos. sus variantes y antecedentes históricos predecesores. De la Red Duster a la bandera de la British East India Company.

En fin, la primer bandera de los Estados Unidos, aunque nunca fue declarada como oficial, fue la «Grand Union Flag,» la cual era un literal calco de la bandera de la British East India Company utilizada desde principios del siglo XVIII: trece líneas verticales blancas y rojas intercambiadas con el «Union Jack» (en su variante antigua denominada «Kings Colours», la bandera original del Reino de Gran Bretaña y de la cual luego se basaría el diseño del «Union Jack» actual del Reino Unido) ocupando un recuadro en la esquina superior izquierda.

Esta bandera duraría muy poco tiempo, menos de un año, ya que a los estadounidenses no les gustaría la inclusión del Union Jack en su símbolo nacional. Razón por la cual, la bandera del Reino Unido sería quitada y remplazada por las estrellas blancas en fondo azul tras el Segundo Congreso Continental de 1777. A esta nueva bandera se la llamaría «Stars and Stripes» -estrellas y barras.-

De todas maneras, hay quienes argumentan que el agregar líneas blancas a la «Red Duster» -bandera de la marina mercante británica- era normal en las colonias (de hecho la bandera de la Compañía nacía a partir de la anterior).

Nota: las banderas están fuertemente ligadas a los símbolos heráldicos de antaño. Puedes leer más sobre los mismos siguiendo este enlace: El significado de los símbolos y los animales heráldicos medievales

No obstante, y como lo sugirió en 1937 el laureado historiador británico Sir Charles Fawcett, lo más probable es que Estados Unidos efectivamente basara su bandera en el diseño de la bandera de 1707 de la British East India Company, ya que el mismo era respetado por su poder y además, por ley, la Compañía no podía izar su bandera fuera del océano Indico.

Grabado de la revolución del té de Boston.
El resentimiento de las poblaciones locales hacia los monopolios mantenidos por la Compañía era tal que muchas veces los mismos trabajadores saqueaban sus barcos. En esta ilustración de 1886 realizada por John Gilmary Shea vemos una representación de la famosa Boston Tea Party contra la compañía.

Además, si bien Estados Unidos justificó que las trece barras blancas y rojas representaban a los trece estados originales de 1776, esto era una redundancia ya que los estados estaban representados en las estrellas.