Elefantes de guerra

Ilustración de1868 por Louis Rousselet para su compilatoria obra «Le Tour du Monde».

A lo largo de la historia su tamaño y poder de intimidación convirtió a los elefantes en un instrumento de guerra muy utilizado en Oriente. Las imágenes a continuación pertenecen, justamente, a estos hechos.

La primera fue tomada a principios del Siglo XX, cuando docenas de elefantes fueron entrenados para transportar cañones durante la Primer Guerra Mundial; mientras que las dos últimas hacen referencia a una de las más bizarras técnicas de ejecución habidas y por haber. «Desmembramiento por elefantes» y «Aplastamiento por elefantes», ambas, utilizadas durante siglos por persas e hindúes a manera, no sólo de castigar al infractor, sino como mecanismo para amedrentar a posibles futuros infractores. Debemos tener en cuenta el impacto psicológico que causaba en la población dicha pena, ya que en las culturas anteriormente mencionadas los elefantes siempre impusieron respeto. No obstante, así y todo, los mismos fueron también abusados desde tiempos inmemoriales.

Este último castigo, establecido por las Leyes de Manu, durante el año 200 dC, sería incluso practicado hasta bien entrado el siglo XIX, como atestiguaría un perturbado Louis Rousselet, autor del libro que contiene la tercer imagen describiendo la escena. Este tipo de castigo se hacía más que nada como una especie de espectáculo tanto para humillar a enemigos derrotados en batalla como para castigar a prisioneros y así infundir temor en la población y disuadirlos de cometer algún tipo de crimen.

Y por una ironía humana, los elefantes no sólo suministraron la muerte en dicha condenas. Sino que a veces la recibieron. Recordarán nuestro artículo pasado sobre Topsy, la elefanta condenada a muerte.

Un edificio particular

Y ya que hablamos de elefantes, es interesante mencionar a Lucy. Un edificio de madera de más de 120 años con una forma muy particular. Ubicado en el pequeño pueblo de Margaret, en Atlantic City, Estados Unidos, el mismo ha sobrevivido desde incendios hasta intentos de demolición. Hoy día se ha convertido en todo un atractivo turístico. Si bien el edificio aun existe y se encuentra en buen estado, en la imagen a la derecha puede verse una fotografía de 1920 ilustrándolo.

Fotografía de un efidicio elefante.
Lucy, la elefanta edificio.

Si deseas leer más sobre animales fuera de lo común utilizados como medio de transporte puedes leer el siguiente enlace.

Esta entrada tiene 8 comentarios

  1. Mi papá tuvo una finca de cría de ganado y tenía varios caballos -incluyendo yeguas- y algo similar pasó, ya que uno casi lo derriba uno por ir a divertirse con la potranquita. 😆

  2. Yo personalmente nunca ví que pase. Si vi desmayarse a un caballo novato en pleno acto. Esto último es muy común, se desesperan y se agotan al punto del desmayo.

  3. Dios mío, pobre Topsy. Me amargó el día 🙁

  4. morir pisoteado por un elefante debe ser una de las peores maneras de morir. Of curse menos terrible que ser devorado por tu colección de insectos como ese chamo en los US of A

  5. Creo que voy a tener pesadillas 😛

  6. Ese elefante si que está bien dotado 😯

  7. Si, y yo que pensaba que era proporcional al tamaño. Igual tiene sentido, con lo grandes que son como llega a la hembra sino ??

  8. Me sorprende que s «instrumento» parece tener vida propia.. como que lo controla a su gusto.. se imaginan eso en los humanos? Perdón por esa imagen mental superlol

Deja un comentario

Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies