El buzo francés de profundidad Guillaume Nery logró romper el récord de inmersión sin tanque con peso constante en el 2006, en efecto, se convirtió en el ser humano en hundirse lo más profundo posible sin utilizar algún tipo de traje o sistema de inmersión. En su odisea se sumergió a unos 109 metros de profundidad. El relato de su gran hazaña es realmente cautivador y nos brinda una visión retrospectiva única del estado mental de absoluta paz y calma de este buzo cuando se encuentra sumergido a más de 100 metros bajo el agua simplemente con el aire dentro de sus pulmones:

El viaje al fondo del mar según Guillaume Nery:

Te contaré mi viaje hacia los 109 metros de profundidad. Mi ultima inspiración es intensa. Trato de capturar el poder de mi familia, mis amigos y mi equipo. Los llevo conmigo para el viaje. Es tiempo de dejar la superficie y buscar el azul profundo*. Descenderé y toda la atención irá en esto.

Estamos finalmente solos, yo y el mar. Mientras más desciendo de la superficie, más se alivia el esfuerzo. Los últimos latidos, y soy atraído por el fondo

Entonces el buceo empieza realmente para mi. Mi cuerpo se desliza libremente en este espacio ilimitado. Mis ojos están cerrados, y no obstante se exactamente donde estoy. * es vivir en los momentos cada segundo. La presión se esta volviendo gigantesca. No voy contra los elementos, tengo que acertarlo, dejarlo ir. El fin máximo es estar en armonía con el agua y uno mismo. No necesito respirar, Estoy donde ningún humano ha ido por si mismo. Está frió, no hay luz, la presión es 12 veces mayor que en la superficie. No obstante, me siento bien. Es un instante puro de eternidad. No debo quedarme en el fondo. Podría ser adictivo*.

Quiero volver a la superficie para compartir esta emoción con mi equipo. agarro el tanque, el esfuerzo para despegar es terrible. Suelto toda la energía concentrada que mantuve hasta ahora. Abro mis ojos y miro la cuerda. La cuerda es la línea que me conecta hacia la superficie. Guía el camino hacía el primer respiro *. Mi cuerpo se despierta y me trae de nuevo a la realidad. Necesito respirar, tengo que olvidarme y aceptarlo. * sólo busco planear hacia la luz. Encontré a mis buzos, me siento protegido, me siguen hasta la superficie. La luz es intimidante, el viaje casi ha finalizado.

Fotografía de Guillaume Nery.
El buceador de profundidad sin equipos ni tanques Guillaume Nery tocando el lecho marino.

(nota. A pesar de ser hablante nativo de la lengua inglesa hay partes que debido al fuerte acento francés de esta persona me resultaron inteligibles. Las mismas están marcadas con un *)

Más sobre buceo

Si deseas seguir leyendo sobre buceo y exploración submarina te recomendamos el siguiente artículo sombre los buzos que se introducen en estrechas cavernas submarinas.