Fotografía de un Infografía de un Panzerkampfwagen VIII Maus.

Los tanques gigantes de Alemania en la segunda guerra, colosos de acero

Durante la segunda guerra mundial los alemanes construyeron tanques de guerra gigantes. Varios los llegaron a construir, otros quedaron en el tablero.

La Segunda Guerra fue quizás el período de la humanidad en que mayor hincapié se hizo con respecto a la investigación tecnológica y proyectos de mega ingeniería. Avanzó a tal punto la electrónica que hoy en día son posibles los ordenadores de escritorio, satélites, jets a reacción y un sin fin de adelantos tecnológicos que, si bien eventualmente hubiesen sido desarrollados, su llegada habría tenido lugar muchas décadas en el futuro.

Estos avances eran exclusivamente con fines bélicos y nacían principalmente a partir de los grandes proyectos. En el pasado hemos hablado sobre las sorprendentes armas secretas de los alemanes. Hoy es el turno de los tanques alemanes, entre los que se encontraban moles tales como el súper-tanque Maus y el «crucero de tierra» Ratte.

Fotografía de un Panzerkampfwagen VIII Maus en un museo.
Panzerkampfwagen VIII Maus en un museo.

El Panzerkampfwagen VIII Maus, irónicamente llamado ratón en alemán, fue un proyecto destinado a dotar a la Wehrmacht con un colosal tanque capaz de. literalmente, aplastar al enemigo con una fuerza demoledora. Si bien el hastio de la guerra impuesto sobre líneas de suministro y abastecimiento alemanas por parte de fuerzas aliadas llevó a que nunca se concrete, varios prototipos fueron realizados y probados.

Con más de 10.1 metros de largo y un imponente cañón de 128 mm más una torreta coaxial de fuego rápido de 75 mm, todo, combinado, llegaba a reunir 180 toneladas métricas (6 veces la masa del tanque principal de los Estados Unidos). Masa que en su gran mayoría era ocupada por la armadura del mismo, la cual en algunas secciones llegaba a tener 240mm de grosor compuesta enteramente de acero de alta calidad.

Este tanque, según los planes de los alemanes, iba a significar la punta de flecha de las invasiones alemanas. Destruyendo el equipo pesado de los enemigos y absorbiendo el fuego enemigo sin sufrir muchas bajas. La doctrina que tenía en mente era el avasallamiento total del enemigo de manera rápida y efectiva.

Infografía de un Panzerkampfwagen VIII Maus en un museo.
Infografía de un Panzerkampfwagen VIII Maus.

… Sin embargo

Sin embargo, los Alemanes planeaban en grande. Y el Maus era sólo el punto de partida hacia una generación de gigantescos tanques. De hecho, dado el tiempo y los recursos, eventualmente hubieran construido el Landkreuzer P. 1000 Ratte (Rata).

Un tanque 5 veces más masivo que el Maus y con un armamento aun más poderoso. ¿Qué tan poderoso? según los planos originales el Ratte iba a tener adaptada una torreta dual de 280 mm como las que se encontraban en los cruceros de combate pesado.

En conjunto, otro grupo de cañones y torretas servirían como soporte lateral y de fuego anti-aéreo. La idea principal consistió en «crear un crucero de combate de tierra».

Ilustración del Landkreuzer P. 1000 Ratte.
Ilustración del Landkreuzer P. 1000 Ratte. De haber sido construido hubiese sido, en tamaño, igual a un edificio de dos pisos y pesado mil toneladas.

y pensar que el primero fue Leonardo.

Más sobre la tecnología de la segunda guerra

Los súper cañones alemanes

Las armas secretas alemanas más avanzadas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies