El Imperio Bizantino

Al morir el emperador romano Teodosio I en el año 395 el Imperio es dividido en dos porciones. Una Occidental con capital en Roma y otra Oriental con capital en Constantinopla. A pesar de que Roma cayó ante los bárbaros en el año 476 su parte Oriental se mantuvo en existencia hasta el 1453.

Ilustracion del fuego griego
Manuscrito sobre la utilización de un Cheirosiphon, el sifón dispensador de fuego griego.

Si bien en un principio los Bizantinos eran culturalmente romanos, al estar dicho Imperio étnicamente compuesto por una amplia mayoría de griegos, con el tiempo se fue helenizando. Es por esta razón, refiriéndonos a su fuerte cultura greco-macedónica, que muy poca gente hoy en día asocia a los bizantinos con los romanos.

En la historia de la humanidad ningún arma fue tan misteriosa y trajo tantas victorias a sus poseedores como el Fuego Griego. El Fuego Griego se basaba en una sustancia extremadamente inflamable que, según varios recuentos de la época, ardía hasta debajo del agua.

Era el arma más mortífera de las flotas y ejércitos de asedio bizantinos y sus enemigos temblaban con solo nombrarla. Tal ventaja le otorgaba al Imperio que esta se mantenía con el mayor de los secretos, tan bien guardada fue su fórmula que al día de hoy es un misterio y nadie sabe como reproducirla. Su misterio nos recuerda quizás al acero de damasco.

En un principio el Fuego Griego era arrojado desde las embarcaciones bizantinas hacia el área donde se encontraban los navíos enemigos. Solo bastaba una flecha en llamas para que el área, tanto barcos como la superficie misma del agua, se conviertan en un ardiente infierno.

Literalmente no había flota enemiga que pudiera soportar un ataque con esta letal sustancia ya que según varios recuentos de diferentes bandos de la época, el Fuego Griego no solo flotaba en el agua sino que además se adhería a su víctima (muy similar al napalm de las bombas de hoy en día).

Con el tiempo, se fue adaptando a catapultas y herramientas de asedio siendo utilizado para amedrentar a las tropas defensoras de fortalezas y ciudadelas. Pero más interesante aun a mediados de la Edad Media, valga la redundancia, un arma portátil fue adoptada: el primer lanzallamas de la historia.

Ilustración de una batalla naval.
Ilustración de una batalla naval fuego griego y la utilización de fuego griego.

Se utilizaba un bastón con forma de garra el cual estaba conectado a un tanque con la sustancia mediante una manguera. Al acercarse las tropas enemigas un sistema manual hacía de bomba y por la garra del bastón salía un rocío de Fuego Griego el cual, al ser prendido con una antorcha o flecha ardiente, aterraba a los contrincantes.

Qué era el Fuego Griego

Nadie lo sabe a ciencia cierta. Solo se sabe que fue inventado en el 670 por Callicinus en Constantinopla. Callicinus era un arquitecto de Heliopolis en la provincia de Judea (aunque varios historiadores fechan el descubrimiento varios siglos antes en Alejandría, esta discrepancia radica en que existen registros del 400 antes de Cristo mencionando una sustancia similar).

Al mostrarle a la junta de generales la capacidad de su descubrimiento, éstos decidieron guardarla bajo el mayor de los secretos, asesinando a cualquiera que conociera su composición y limitando la elaboración a un selecto grupo de alquimistas de confianza que trabajaban bajo estricto control del Imperio. El secreto se mantuvo tan bien que al día de hoy nadie sabe de qué estaba compuesto.

Su comportamiento era similar al napalm flotaba en el agua y hasta ardía debajo de esta, se adhería a la víctima y era prácticamente imposible de apagar, incluso al cubrirlo con arena si esta era removida continuaba ardiendo. Tras varias investigaciones se dedujo que consistía en un liquido inflamable basado en un compuesto de hidrocarburos de baja densidad.

Lanzador de fuego griego.
Cheirosiphon, sifón de fuego griego utilizado por los bizantinos para las batallas navales y los asedios.

Hoy en día hay dos sugerencias sobre su posible composición: algunos, como la NASA, sugieren que podría haber estado compuesto de nitrato de potasio en estado mineral, sulfuro y petróleo; mientras que otros piensan en un compuesto de nitrato de potasio combinado con petróleo. Sin embargo, estas son solo suposiciones y su verdadera fórmula ha muerto junto al Imperio Bizantino.

Composición química

Estudios recientes creen que la mezcla de características viscosas estaba hecha a partir de petróleo en bruto, lo que la hacía flotar en el agua, cal viva cuya reacción exotérmica es muy violenta, resina como un agente de activación de los otros componentes, salitre, nitrato potásico, grasa como componente aglutinante.

La importancia del salitre es que este desprende oxígeno, por lo que le permitía al fuego griego seguir ardiendo incluso bajo el agua. Se cree que con esta mezcla la misma entraba en ignición al entrar en contacto con el agua por lo que no ponía en peligro a las embarcaciones griegas.

Lanzador de fuego griego.
Cheirosiphon, lanzador de fuego griego del imperio bizantino con forma de dragón.

Al estudiar lo anterior, vemos como actuaba el fuego griego. El mismo era lanzado con los sifones desde una distancia prudente y hacía ignición en el agua, flotaba y se pegaba al casco de los navíos enemigos mientras que a su vez continuaba ardiendo bajo el agua a muy altas temperaturas. Realmente una pesadilla para los enemigos de los bizantinos.

Temas relacionados

Las tumbas de Licia

Crisipo de Solos, el filósofo griego del cual todo se ha perdido