Decenas de veces leí en libros o incluso vi reflejadas en películas representaciones de tormentas de arena en Medio Oriente. Sin embargo, toda descripción queda corta ante la verdadera grandeza de la naturaleza.

Este es un video filmado durante el 2005 en Iraq, más exactamente en Al Asad, donde un conjunto de marines queda atrapado en medio de una masiva tormenta de arena. Es prácticamente como un predador gigantesco deseoso de comérselos.

Lo mismo, pero aun más peligroso, ocurre durante los convoyes y los viajes a través de las rutas. Esto es debido a que los automóviles pueden quedar parcial o totalmente enterrados en la arena.

De hecho, en el pasado cuando era común en la región, no solo en Irak pero a través de todo Medio Oriente, el transitar utilizando enormes caravanas de camellos, uno de los mayores peligros eran las tormentas de arena. En efecto, los mercaderes y militares del pasado en dichas regiones, tenían todo un sistema para lidiar con las inclementes tormentas de arena. Por lo general este consistía en hacer que los camellos se acuesten en el suelo, cubrirlos con alfombras y ellos también se cubrían con alfombras. Así esperaban a que pase la tormenta, dejando que una considerable cantidad de arena se acumule sobre ellos, pero evitando respirarla.

Los dromedarios, no obstante, evolucionaron en estas regiones del mundo, por lo que están biológicamente preparados para lidiar con la arena. Sobretodo sus fosas nasales y la manera en la que respiran son de gran utilidad durante las tormentas. Es decir, poseen mecanismos naturales para poder bloquear la arena y respirar de manera normal.

Como podemos ver en el video anterior dichas tormentas no dan mucho tiempo de aviso. Las mismas se avecinan sobre el horizonte como si se tratasen de gigantescas olas, pero de agua en vez de arena, y se extienden en lo que parece ser una interminable columna acechadora.

Más sobre tormentas

Las impresionantes tormentas Antárticas clase 2

Los cañones granífugos, los cañones antigranizo