Cañones granífugos.

Los cañones granífugos, los cañones antigranizo que disipan las nubes

Los cañones granífugos fueron inventados a finales del siglo XIX por un vinicultor austriaco llamado Albert Singer con el fin de crear un arma anti-granizo.

Los cañones granífugos son una de mis curiosidades favoritas, no sólo porque las formaciones de los mismos, las cuales son empleadas con el fin de espantar las nubes de granizo, generan un paisaje salido de una historia del realismo fantástico, sino porque además su origen es digno de un cuento.

A finales del siglo XIX un vinicultor austriaco llamado Albert Singer desilusionado con la última tormenta de granizo que arrasó sus cultivos, fue a la biblioteca local y en la misma encontró un libro en el cual se detallaba en los estudios de un profesor italiano especializado en mineralogía un elaborado método para prevenir la formación de granizo utilizando correntadas verticales de gas mediante vórtices, el cual en parte disipaba las nubes y a su vez alteraba el flujo de aire en las nubes para así causar lluvia en vez de granizo.

Varios cañones granifugos y sus nombres.
Varios cañones granifugos y sus nombres.

Es así que Singer ideó un cañón de vórtice, que utilizando una carga de oxigeno y acetileno y un cono alargado conectado a un compresor de aire, se podía enviar un aro de gas al cielo y así poner en práctica el método anti-granizo.

Si bien hasta aquí parece una historia más de un hombre con una idea alocada, nuestro héroe anti-granizo, quizás ayudado por la suerte, logró que en 1896 ninguna lluvia de granizo tuviese lugar en su región. Empoderado con pedidos de orden para construir más cañones, al año siguiente construyó 30 nuevas unidades y, quizás con aun más suerte, otra vez y nuevamente ninguna lluvia de granizo se registró en su área.

La eficacia de los cañones granífugos corrió como reguero de pólvora, y tan solo un par de décadas más tarde miles de órdenes de cañones granífugos llevaron a que Singer deje la vinicultura y se vuelva un industrialista inmensamente rico. Según registros, sólo en Venecia para 1899 había entre 500 y 1650 cañones en uso.

Con el tiempo, debido a que en algunas oportunidades los cultivadores comenzaron a pensar que los dispositivos funcionaban, infinidad de modelos alternativos y mejorados comenzaron a construirse, y hoy en día varios de estos cañones continúan siendo utilizados en distintas plantaciones.

Aunque sea difícil de creer estos cañones se continúan, aunque en mucho menor medida, en nuestros días. El problema de los mismos es que para tener algún efecto, se necesitan al menos un par de docenas o más. Lo normal en el pasado era utilizar hasta 40 y 50 cañones anti-granizo, algo que en el día de hoy es extremadamente difícil. No obstante, el hecho de que hoy estos cañones se pueden potenciar con generadores y compresores de aire, hace que no se requieran conjuntos de cañones granífugos tan grandes como los del siglo XIX.

Más sobre tormentas

Las impresionantes tormentas Antárticas clase 2

El barómetro viviente del profesor Merryweather

Síguenos en las redes sociales:

2 Comments

  1. Raro, ahora la pregunta es, realmente funcionaban?

    • Realmente no lo sé, peor la lógica indica que si se han vuelto tan extremadamente populares e incluso se siguen utilizando hoy en día, algo más que un efecto placebo deben hacer.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies