Tag Archives: Trampas

Cómo los kanes mongoles encontraron un agujero legal para seguir matándose unos a otros

La realidad siempre supera a la ficción, y las puñaladas por la espalda, las trampas y las confabulaciones que había entre los líderes mongoles eran tales que dejaban cualquier cosa vista en Game of Thrones como un jugo de niños. Esto llegó a tal punto que las distintas confederaciones mongoles comenzaron a desangrarse unas a otras. Claro, los kanes se tenían más odio entre ellos que a sus enemigos externos, y preferían enfrentarse en el campo de batalla o batirse a duelo constantemente antes que ir a hacer la guerra afuera.

Juan de PlanoEs así que en agosto de 1246 un gigantesco consejo con docenas de príncipes, duques, kanes y sultanes de todo el mundo y miles de invitados se reunieron para asistir a la elección de un nuevo gran líder de los mongoles, Guyuk Kan. Entre los presentes se encontraba un fraile católico llamado Juan de Plano quien documentó extensivamente los ritos y los acontecimientos del evento, incluyendo los fastuosos regalos enviados desde las más lejanas tierras al nuevo gran kan. El fraile también llevaba consigo un regalo, dos cartas escritas por el Papa Inocencio IV con mensajes para Guyuk. Ciertamente, desde occidente se miraba a los mongoles con extremo temor. Rusia y Ucrania habían sido subyugadas hacia no mucho (en la imagen cabezal vemos la tortura de los príncipes eslavos), y las hordas mongoles se encontraban avanzando fuertemente sobre Medio Oriente (12 años más tarde, en 1258, los mongoles capturarían Bagdad, una de las capitales del mundo, masacrando a más de 1 millón de personas y destruyendo la Casa de la Sabiduría, una biblioteca que era incluso más grande que la Biblioteca de Alejandría). Ciertamente el Vaticano veía la caída de Polonia, Austria y Hungría como algo inevitable, por lo que intentó calmar la situación enviando las cartas como símbolo de paz, una especia de tregua (aunque no creas que las cartas eran sumisas, Inocencio IV literalmente llamaba a Guyuk un hereje que iba por el camino equivocado, si Guyuk no hubiese muerto tan tempranamente cuando cabalgaba en pie de guerra hacia Europa de una enfermedad, lo que desató una interna brutal entre los mongoles, la cabeza de Inocencio IV hubiese sido expuesta en la punta de una lanza).

6685-2

No obstante, lo más curioso que Juan de Plano documentó, fue el inusual agujero legal que los kanes menores encontraron para continuar matándose unos a otros. Para evitar justamente esto, uno de los Gran Kanes anteriores junto a un consejo de nobles habían pasado décadas atrás una ley bajo pena de muerte que prohibía a los kanes “desparramar la sangre noble sobre el suelo”. Ciertamente, al no poder matarse unos a otros, pararían las luchas internas…

Pero la ambición lo puede todo, y prontamente los kanes encontraron un “agujero legal”. La ley no decía nada sobre no terminar con la vida del otro noble, simplemente “no desparramar su sangre”. Por lo que prontamente comenzarían a capturar a sus enemigos y asesinarlos de manera tal que no larguen sangre.

Caldero mongolPor ejemplo, en el 1206, Jamukha, líder de los mongoles Khamag fue capturado por sus rivales y asesinado mediante “quebradura de espalda”, ni una sola gota de sangre derramada, por lo cual su ejecución no fue ilegal. Lo más curioso es que el mismo Jamukha había ideado su propio método de matanza sin sangre con anterioridad, cuando en 1196 tras vencer en batalla a su joven hermano, Gengis, quien logró escapar por un pelo y que luego se convertiría en el más grande de todos los Kanes en la historia y uno de los cinco líderes militares más famosos en el mundo entero, asesinaría a todos los generales capturados sin derramar una gota de sangre: hirviéndolos vivos en aceite.

Operation Fortitude – El ejército inexistente que permitió la invasión a Normandía

La Operación Fotitude es quizás uno de los más interesantes eventos de la historia. No solo porque definiría el curso del mayor conflicto de la humanidad. Sino porque además fue el único ejército inexistente de la historia en causar tanto daño a su enemigo sin disparar una sola bala.

Las tropas aliadas debían entrar a Francia si querrían abrir exitosamente un frente occidental. Sin embargo, todas las posibles rutas de desembarco masivo, es decir las que poseían accesos a rutas que permitiesen la entrada de tanques, camiones y vehículos de apoyo, estaban fuertemente fortificadas por los alemanes.

El punto de entrada fue elegido tras mucho debate en el mando aliado. Este sería Normandía. Sus amplias playas permitían la entrada masiva de vehículos de combate y abastecimiento, y a la vez, la red de caminos cercanos daban la posibilidad de que las tropas se dispersasen rápidamente una vez tomadas las bocas de playa. De esta manera se evitaba el asedio de artillería de largo alcance y el bombardeo aéreo. Esta operación, ejecutada el famoso Día D, sería la histórica Operation Overlod. No obstante, existía un gran problema. Normandía era uno de los lugares mejor fortificados del mundo.

Operation Fortitude
Si se deseaba entrar exitosamente, había que distraer la atención de Alemania a tal punto que su alto mando evitara, con el fin de fortificar otras zonas supuestamente bajo amenaza, enviar refuerzos y tropas extras. De esta manera, no solo se aminoraba la cantidad de bajas en el desembarco, sino que además se eliminaba la posibilidad de un contra-ataque terrestre.

El plan estaba dividido en dos puntos concretos, hacer creer al eje que los aliados invadirían Noruega y que el intento de entrada a Europa continental sería por el Paso de Calais. Estas operaciones eran denominadas Fortitude North y Fortitude South. En caso de funcionar, Normandía quedaría prácticamente a merced de los aliados.

El primer problema consistió en cómo distraer a un ejército cuya tecnología era claramente superior. Esto se logró “engordando” el número de tropas aliadas al norte. No solo una sagaz red de contra-espías entraría en acción, difundiendo rumores en territorios del eje y en sus rangos de oficiales. Sino que además, se crearía el más grande de los “ejércitos invisibles” de la historia.

Faltaba poco tiempo para el Día D y estaba todo listo, la SHAEF organizaría la operación bajo la supervisión del general Dwight Eisenhower. El conjunto de la operación era monstruoso, enorme, y miles de piezas armaban el rompecabezas. Peor aun, si solo una de estas piezas fallaba la operación entera sería inútil. Claramente no una tarea fácil, ni mucho menos simple. Por lo que una operación multivectorial sería desarrollada:

a.- En primer lugar se utilizaría una red de radio-operadores que enviarían decenas de miles de señales y comunicados con el fin de simular coordinaciones de tropas y formaciones de batalla al norte de Normandía.

b.- Quizás el punto más interesante de la operación. Se construirían cientos de tanques y vehículos de madera, con el fin de engañar al reconocimiento aéreo alemán. Así mismo, se construirían falsas fachadas, simulando barracas y cuarteles,

c.- Una amplia red de contra-espías llevaría información falsa a Alemania.

d.- Se haría presente el legendario general George Patton para realizar el papel de comandante de la región. El prestigio de Patton y el hecho de ser uno de los más grandes estrategas de la historia, lograron que el eje ponga mucha atención en la zona y la considere un peligro latente. No era secreto que Alemania consideraba a Patton como el mejor general de los Estados Unidos.

e.- Se filtraría información diplomática a través de los países neutrales, ampliando la gama de rumores y la falsa data que llegaba a los cuarteles en Berlín.

El resultado
No solo el plan fue todo un éxito, limitando ampliamente la capacidad del eje para reforzar Normandía rápidamente tras el desembarco. Sino que además la operación significó un gravísimo golpe en la moral y confianza del comando central alemán. Limitando a su vez el ritmo con el que la inteligencia alemana catalogaba y difundía información estratégica del enemigo a sus generales.

De hecho, y por más curioso que parezca, la Operación Fortitude, creó el ejército inexistente que más daño hizo a su enemigo.

Nota curiosa: La invasión a Normandía fue el desembarco más grande de la historia. Rompió el récord anterior, el cual había sido impuesto hacía dos mil años por Julio César cuando este invadió Britannia -Reino Unido actual-. Curiosamente, Julio César hizo zarpar a sus navíos desde Normandia y desembarcó en un punto muy cercano del que dos mil años más tarde zarparía el contingente británico que invadiría Normandía.

Los obsesivos hermanos Collyer

Su caso fue tan grave que el Síndrome Collyer hoy en día hace referencia al desorden patológico de acumular compulsivamente basura y cosas inútiles. Y no es para menos, ya que al morir Homer y Langley Collyer dejaron en su casa nada más y nada menos que 103 toneladas de basura la cual iba desde órganos humanos hasta munición de artillería pesada sin utilizar.

Nacidos en una acomodada familia del Harlem a finales del siglo XIX, cuando este barrio aun era exclusivo, fueron a la universidad y se graduaron con altos honores convirtiéndose Homer en un ingeniero, aunque el prefería ser inventor y pasaba todo su tiempo libre construyendo raros aparatos, y Langley en un abogado. No obstante, tras el paso de la Primer Guerra Mundial y la urbanización de New York, el Harlem se fue empobreciendo y los crímenes y delitos comenzaron a subir a medida que las familias acomodadas comenzaban a abandonarlo. Tras la muerte de su madre ambos hermanos quedaron desolados y decidieron no abandonar su casa familiar bajo ningún motivo.

Prontamente su temor a los cambios sociales en la zona los llevó a volverse extremadamente reclusivos, al punto de construir todo tipo de trampas y aparatos en el edificio. Al no pagar los impuestos quedaron desprovistos de luz, gas y agua. Sin embargo, rápidamente improvisaron un motor de auto conectado a varias baterías para proveerse de energía y realizaron un profundo túnel para obtener gas y agua de las tuberías del edificio. Por las noches Langley salía a recolectar todo tipo de cosas de la calle y a buscar comida. Cuando su hermano Homer comenzó a perder la visión, Langley, decidió que éste se curaría gracias a ingerir 100 naranjas a la semana y, previniendo el momento en que recuperara su visión, comenzó a juntar una cantidad monumental de periódicos para que se pusiera al día con las noticias llegado el día.

Tanto encierro llevó a que los vecinos creyeran que éstos vivían cuidando una gran fortuna, razón por las que varias veces intentaron invadir su departamento a la fuerza solo para encontrarse con un sin fin de trampas y bizarros mecanismos anti-invasores construidos por Homer.

El desenlace

Tras no tener noticias de los ancianos por varios días la policía decidió entrar a su domicilio el 8 de Abril de 1947. Para su asombro encontraron a Homer muerto en el piso. Sin embargo no había señales de Langley. Incrédulos de sus ojos llamaron a sanidad pública para sacar la basura. Entre los ítems dispersos encontraron, entre otras cosas, desde una máquina de rayos-x, varios pianos, un gigantesco órgano de iglesia, esqueletos de caballos y vacas, órganos humanos y animales conservados en jarrones de cloroformo, cientos de miles de libros y periódicos, cientos de litros de kerosene y, material quirúrgico, partes de autos, cientos de herramientas y material eléctrico y, ante la mirada atónita de los removedores, un arsenal de armas que iba desde ametralladoras de alto calibre, balas de tanque y hasta lanza granadas “suficiente armamento como para iniciar una pequeña guerra” según las palabras del comisionado de policía. Al cabo de 4 semanas de remoción de basura el cadáver de Langley fue encontrado enterrado en una pila de periódicos. Tras la investigación se descubrió que este, sin querer, había accionado una de las trampas siendo aprisionado por miles de periódicos y libros. Su hermano, ya ciego y casi paralizado, se hambreó hasta la muerte.

Si bien nunca se supo de donde obtuvieron los órganos humanos que coleccionaban la cantidad de material quirúrgico en su departamento trajo macabras sospechas a la policía. Al día de hoy continua siendo un misterio.

Enlil-Bani el jardinero que se convirtió en el rey de Babilonia

En la antigua Babilonia existía un ritual muy particular en el día de Año Nuevo, dicho ritual requería el sacrificio del monarca de turno como regalo a los dioses. Ante tan macabra obligación los reyes, que de tontos no tenían un pelo, solían tomarse un descanso ese mismo día y poner a cargo una persona a la que se denominaba “rey por un día”, generalmente un don nadie escogido entre los pobres, para que se haga responsable de todas las obligaciones, incluso la de ser sacrificado.

Durante el reinado del rey Erra-Imitti el monarca se levantó por la mañana del día de año nuevo con la tarea de seleccionar a su efímero reemplazante. Su idea, como era costumbre, sería elegir a un mendigo de la ciudadela que lo reemplace. Sin embargo, el destino quiso que antes de marcharse se dirigiera a sus jardines a respirar el aire fresco de las flores. Una vez allí prontamente divisó a un joven jardinero llamado Enlil-Bani y, pensando que podía ahorrarse el trabajo de ir hasta la ciudadela, lo escogió como reemplazante.

Por supuesto que el joven Enlil-Bani sintió que la desgracia había llamado a su puerta al ver como la guardia real lo escoltaba a la fuerza a ponerse el ropaje de rey. Ya cambiado y peinado y ante la multitud dispuesta a ofrecer al rey suplente como ofrenda, ocurre un rápido suceso que deja atónitos a los presentes: el rey Erra-Imitti se estremece y cae muerto al piso -posiblemente de un ataque cardíaco-. Seguros de que la deuda ya había sido saldada, y siendo que Enlil-Bani había sido coronado oficialmente, éste continuó siendo rey de Babilonia y viviendo con todos los lujos durante 24 largos años, llegando a ser el segundo rey más longevo de la dinastía Isin.

Como 2 + 2 terminó siendo igual a 5

El concepto matemático de “prueba inválida”, planteos lógicos falaces en los cuales un error de diseño es intencionalmente ubicado como pieza fundamental del desarrollo, por ende haciéndolo imperceptible a simple vista, es conocido desde tiempos inmemorables. Estas falacias lógicas fueron desarrolladas por vez primera hace miles de años en Grecia, sin embargo, fue en el siglo 16 y 17 en el que tomaron popularidad ya que eran utilizadas para demostrar que “ni siquiera la más exacta de las ciencias está libre de la corrupción y de la mentira humana”. Desde Pitágoras hasta Newton y pasando por Descartes y Fibonacci, todos, en algún momento de sus vidas, pusieron empeño en desarrollar pruebas inválidas.

La más simple de estas contradicciones lógicas, y la que generalmente se utiliza como punto de partida para explicar el concepto, es demostrar que 2 es igual a 1.

a = b
a² = ab
a² – b² = ab – b²
(a – b)(a + b) = b(a – b)
a + b = b
b + b = b
2b = b
2 = 1

No obstante, hubo una prueba inválida tan curiosa que durante más de dos mil quinientos años algunos de los mejores matemáticos de la historia intentaron demostrar: 2 + 2 = 5. Su origen bordea con la leyenda y remarca que fue en la escuela de los Pitagóricos donde primeramente se demostró la tan famosa e infame ecuación. Sin embargo, éstos, al igual que hicieron con la raíz cuadrada de 2, temiendo a desafiar la lógica de la matemática decidieron “taparla” del conocimiento público -otros dicen que simplemente no tenían el dinero para pagarle al escriba-. Sea como sea la ecuación permanecería “dormida” durante poco menos de dos mil años y sería redescubierta por el legendario Fibonacci en el siglo 13. Quien tras reflexionar y estudiar en profundidad los principios Euclidianos dijo: “Es más probable que 2 + 2 esté más cerca de 5 que de 4”.

Durante años Fibonacci intentó demostrarlo de todas las maneras posibles, incluso gracias a esto realizó una de las primeras experiencias científicas rigurosas al estudiar la reproducción en poblaciones de conejos. Tan testarudo fue que prontamente le pusieron el apodo de “Cabeza de ladrillo”.

Pierre de FermatUnos 4 siglos más tarde Descartes retomaría el concepto, y más importante aun el mismísimo Fermat daría el primer paso en desarrollar una “demostración inválida” de que 2 + 2 es igual a 5. Desgraciadamente su editor, temeroso de que el libro fuese un fracaso al ser considerado “no serio” decidió descartar el teorema. Pasarían más años y un renovado interés en los siglos 17 y 18 llevaría a que Riemann desarrollara la primer operación aritmética que resultara en 5 al sumar 2 y 2, trayendo con esto un caótico y candente debate en el mundo matemático. Para colmo de males Gauss salió con una demostración que establecía que 2 + 2 = 3. La confusión fue tal que las instituciones académicas dudaban sobre si seguir la tradición Euclidiana de 2 + 2 = 4 o comenzar a escuchar a los que decían que la suma de 2 y 2 tenía otros valores al punto que, por ejemplo, Kempe demoró 11 años más en dar a la luz su teorema de los 4 colores por temor a estar errado a causa de las dudas que había en el momento sobre la suma de 2 por si mismo. Decidido a terminar con la confusión el mismísimo Gottlob Frege desarrolló un teorema demostrando que 2 + 2 era igual a 5, sin embargo el legendario Bertrand Russell prontamente le envió una carta recordándole que hacía unos años, fue él mismo, Frege, quien había demostrado que 2 + 2 era igual a 5. Imposible de resolver la cuestión Frege perdió la fe en la matemática y la abandonó por completo dedicándose a trabajos de oficina.
El problema en el mundo académico se solucionaría no de manera lógica, sino estableciendo por de facto que 2 + 2 era igual a 4.

Hoy en día gracias a la asistencia de las computadoras cientos de demostraciones, algunas complejísimas, han surgido demostrando todo tipo de resultados “incoherentes” que años atrás hubieran sido imposibles de imaginar.

Enlaces relacionados
– Wikipedia tiene una interesante recopilación de pruebas invalidas.

La mansión del horror, el laberinto de tortura de un asesino serial

Sería imposible si se tiene una mentesana comprender qué fue lo que llevó a H. H. Holmes, cuyo verdadero nombre era Herman Webster Mudgett, a concebir y finalmente a construir su “Mansión del Horror”. Una mansión digna de la más intrincada novela de horror del siglo XIX, repleta de piscinas de ácido, habitaciones con paredes que se cerraban aplastando a sus victimas, cámaras de gas, trampas que al ser pisadas activaban todo tipo de dardos venenosos, pinchos, disparos, etc, su mansión abrió sus puertas al público en general a manera de hotel para la Feria Mundial de 1893, y sería la fachada de un siniestro “templo de tortura” en el que Holmes torturaría y asesinaría mujeres y niños de las maneras más espeluznantes.

Nacido a una familia pobre de New Hampshire Holmes debió de soportar severos abusos y golpes desde muy temprana edad. Prontamente escapó de su hogar y fue ganando algo de dinero gracias a varias estafas, entre las cuales la mas llamativa consistía en vender una supuesta cura al alcoholismo. Al poco tiempo ya llevaba una triple vida, estando casado simultáneamente con tres mujeres. Necesitado de dinero se las ingeniería para falsificar los documentos de posesión de una empresa farmacéutica y tras esto asesinar al verdadero dueño reclamando inmediatamente una cuantiosa fortuna, la cual emplearía para construir su enorme mansión. “El Castillo”, como lo conocían los locales, ocupaba una manzana entera y poseía varios pisos. La planta baja estaba conformada por negocios y era relativamente normal, sin embargo sus sótanos y pisos superiores estaban plagados de cientos de trampas, escaleras que no llevaban a ningún lado, habitaciones secretas y laberintos retorcidos.

No transurrió mucho tiempo desde su inauguración como hotel hasta que Holmes comezara a seleccionar mujeres de entre sus empleados y visitantes a las que llevaba engañadas al primer piso y terminaba torturando salvajemente. Utilizando la gran variedad de máquinas de tortura y habitaciones “especiales” que su mansión poseía algunos de sus “juegos” más pervertidos se basaban en atar a sus victimas colgando de los brazos y bajarlas lentamente a un pozo lleno con ácido; o encadenarlas a una prensa rotatoria que lentamente iba triturando sus huesos en cientos de fragmentos. Como estaba recibido de medico cirujano era normal también que practicara “autopsias” o desollara a la persona estando ésta aun con vida.

En 1895 la gran cantidad de crímenes, cuyo número no se conoce y varía de 27 a 100, llevaron a que la policía ate los cabos sueltos y lo arreste mientras se encontraba de viaje. Una de las principales razones que llevaron a su arresto fue el descubrir que era el principal beneficiario de varias pólizas de seguro de vida de las personas desaparecidas. Tras un escandaloso juicio en 1896 fue colgado y, al estar mal colocada la soga, su “cuello” no se rompió instantáneamente, provocando una dolorosa agonía durante 15 minutos.