Tag Archives: Tierra

Los pilotos soviéticos que se obsesionaron con llevar sus MiGs a la mayor altura posible

Al terminar la Segunda Guerra, los soviéticos quedaron estigmatizados por el hecho de tener que depender de motores de avión diseñados y fabricados por los Británicos, incluso el MiG-15, un avión producido mucho tiempo después de terminada la guerra y que hizo estragos en Corea, utilizaba un motor copia del Rolls-Royce RB.41 Nene. Esto no podía seguir así, y el liderazgo soviético lo sabía muy bien, por lo que armaron a los legendarios ingenieros Mikoyan y Gurevich con todos los recursos industriales y económicos y el personal necesarios para avanzar la tecnología aeronáutica soviética a nuevos niveles, y éstos así lo hicieron (de hecho el prefijo MiG viene de “Mikoyan y Gurevich”). En poco más de 15 años la Unión Soviética pasó de utilizar motores copiados a producir los mejores aviones de combate del mundo, la joya de la corona fue el MiG-25, el avión que simplemente aplastó todos los récords para aviones de combate habidos y por haber: El récord de velocidad con carga útil (misiles) en 1965 llegando a unos 2,319.12 km/h, el récord de velocidad sin carga útil en 1967 tocando los 2,981.5 km/h, el primer jet de combate en romper la barrera de altura de los 20 kilómetros y luego de los 30 kilómetros en 1973, el récord de velocidad en alcanzar los 25 kilómetros de altura en 1973, entre varios otros. En total el MiG-25 demolería un total de 29 récords mundiales, muchos de los cuales aun se mantinen.

Curvatura de la tierra vista desde un MiG-25 volando a 28.117,8 metros de altura.

Eventualmente, entre los pilotos soviéticos, comenzó una competencia por ver quien podía llevar su MiG-25 a mayor altura, y esto no es tan simple como apuntar el avión hacia arriba y acelerar, requiere de maniobras muy complejas para maximizar el punto vértice de la altura máxima alcanzada una vez que la trayectoria de vuelo se vuelve parabólica al alcanzar cierta altura con poca densidad de aire y el motor de reacción experimenta lo que se denomina como apagón de llama, fenómeno en el cual se apaga la llama en la cámara de combustión del motor ya sea por la falta de oxígeno o la baja densidad de aire que lleva a la pérdida del compresor.

Es así que un día 31 de agosto de 1977 Alexander Fedotov, quien ya había llevado su avión al límite varias veces con anterioridad, llevó su avión a romper el mayor récord de altura alguna vez alcanzado por un jet de combate, y que aun, al día de hoy casi 40 años después, permanece invicto. Fedotov voló un MiG-25RB experimental con un motor R15BF2-300 a una velocidad y trayectoria tal en la cual, a pesar que su motor se rindió a los 30 mil metros de altura, su avión llegó a tocar los 37.650 metros de altura, unos 37,6 kilómetros.

Todo un testamento a la ingeniería soviética.

Y los MiG-29 para los turistas
Hoy en día si se cuenta con una pequeña fortuna destinada al ocio se pueden contratar pilotos veteranos rusos y MiG-29s para viajar a grandes alturas y ver la curvatura terrestre.


Cruithne y la segunda “luna terrestre”

3753 CruithneNo queriendo causar falsas ilusiones en algunos de mis lectores romperé la ‘noticia’ rápidamente. No. 3753 Cruithne, un asteroide de aproximadamente cinco kilómetros de diámetro, no es la segunda luna terrestre ya que el mismo órbita al Sol y no a la Tierra -aunque en ciertos períodos de cercanía la gravedad terrestre perturba la órbita de Cruithne.- No obstante, desde su descubrimiento en 1983 su particular órbita de 364 días y su relativa cercanía con la Tierra durante, especialmente todos los meses de noviembre, hizo que se apodase informalmente a este asteroide como la “segunda luna terrestre.” Esto más que nada por la confusión que causó durante los primeros años de conocida su existencia hasta que se pudo saber correctamente su órbita y a manera broma.

Por desgracia deberemos de conformarnos con nuestros satélites artificiales y la siempre creciente chatarra espacial. Que a este ritmo, seguro en algunos cuantos siglos seremos exitosos en crear una luna de basura -Futurama ha sido visionaria-

La segunda luna terrestre
Proyectil lunarHallarle una segunda luna a la Tierra fue prácticamente una obsesión para varios astrónomos de siglos pasados, sobretodo en los del siglo XIX. Esto llevó a que varios prestigiosos observadores del cosmos se apresuraran a sacar conclusiones sin antes verificarlas del todo. Como por ejemplo Frédéric Petit, director del observador de Tolouse, quien con bombos y platillos anunciara haber descubierto la segunda luna terrestre en 1846. Prontamente el descubrimiento de Petit fue declarado como erróneo y la reputación de este prestigioso hombre se vio afectada considerablemente. No obstante, de esto se enteraría el legendario escritor Julio Verne, quien cautivado por la idea, escribió sobre una pequeña y diminuta segunda luna terrestre. Casi sesenta años más tarde el astrónomo Georg Waltemath, tras estudiar perturbaciones gravitatorias en la órbita lunar, creyó estar seguro de haber encontrado una segunda luna de unos 700 kilómetros de diámetro a poco más de un millón de kilómetros de la Tierra, llegando a anunciar muy orgullosamente que durante algunas noches podía vérsela brillar durante una hora o poco más.

Curiosamente el descubrimiento de Waltemath, que era errado, sería “confirmado” no por un astrónomo sino por un astrólogo, Walter Gornold, quien incluso fue tan lejos como ponerle un nombre: Lilith.

55 Cancri, el primo cercano del Sistema Solar

55 CancriAl ser una estrella más vieja y por ende menos brillante que nuestro Sol, 55 Cancri permite órbitas más cercanas en su zona de habitabilidad.Si de buscar vida más allá de la Tierra se trata, no solo el planeta viable debe ser tenido en cuenta, sino el sistema planetario en en el que se encuentra. Afortunadamente, para la vida claro, la Tierra habita un vecindario VIP. La misma se encuentra a una distancia óptima de una estrella enana amarilla bastante estable, ideal para la existencia de agua líquida, y sus gigantescos vecinos gaseosos, en vez de amenazarla con devorarla con cada órbita, son lo suficientemente corteses como para atraer y desviar con sus masivas gravedades miles de asteroides de gran tamaño.

En los últimos años, la búsqueda de exoplanetas, es decir planetas que orbitan otros soles, ha sido una de las actividades más provechosas de la astronomía moderna. Búsqueda que está a punto de comenzar una edad dorada gracias al reciente lanzamiento del KEPLER, un telescopio espacial especialmente diseñado para este fin. Como no es de extrañar, la búsqueda se centra en estrellas similares a la nuestra (al rededor del 10% de las estrellas de la Vía Láctea son enanas amarillas, y de las cuales solo unas pocas son consideradas análogas solares) con la esperanza de poder hallar un sistema planetario, no casualmente, parecido al nuestro.

La buena noticia es que ya se a encontrado uno bastante parecido gracias al incesante trabajo del Carnegie Planet Search Team. Este sistema solar, a unos 41 años luz del nuestro (rumbo a la constelación de Cáncer) es el único sistema planetario, además del Sistema Solar claro, del que se sabe hay cinco o más planetas. No solo eso, sino que la configuración de los planetas, como podemos ver en las gráficas, se asemeja bastante a la nuestra. Contando con un gigante gaseoso, llamado 55 Cancri b, devorador de asteroides y una serie de planetas más cercanos a la estrella dentro de la denominada “zona de habitabilidad” -es decir zona del sistema planetario capaz de dar las condiciones para la vida tal y como la conocemos.- Uno de estos planetas, 55 Cancri f, con la mitad de la masa de Saturno, si bien se cree incapaz de albergar vida, puede llegar a poseer lunas capaces de mantener, como mínimo, vida microbiológica.

55 Cancri
Planetas del sistema 55 Cancri

La búsqueda continua ciertamente, y durante los próximos años se espera hallar sistemas planetarios aun más similares a nuestro propio Sistema Solar. Sobretodo, como ya hemos dicho, ahora que el KEPLER espiará durante 3 años y medio con su agudo ojo una porción definida del espacio plagada de estrellas. Estrellas cuya antigua historia y secretos viajan desde hace millones de años por el espacio a manera de fotones.

Nota curiosa: 55 posee 2 estrellas, la principal enana amarilla y una muy pequeña enana roja alejada del sistema principal a unas mil veces la distancia entre el Sol y la Tierra, que si mi cuenta rápida no falla, equivale aproximadamente a 0,0158 años luz…

55 Cancri, ocupa el puesto 63 en la lista de sistemas planetarios de interés.

La impresionante aurora de Júpiter

Muchos de ustedes quizás ya han visto este video, dado que el mismo recorrió el sub-mundillo de la Internet durante los últimos meses. No obstante, no quería dejar de incluirlo en Anfrix.

El mismo nos muestra una impresionante “filmación” de la aurora boreal tomada desde la estación espacial internacional. Este a su vez fue realizado por Don Pettit, de quien ya hablamos, y persona activa y emprendedora si las hay.

El video no es en tiempo real, sino que es una composición de varias fotografías digitales tomadas por Pettit y organizadas de tal manera que quede reflejada la manera en la cual la aurora boreal recorre nuestra tan golpeada atmósfera.

Y no solo en la Tierra
Desafortunadamente, si hacemos un concurso sobre la mejor aurora planetaria del Sistema Solar, la Tierra perdería contra Júpiter, ya que el tamaño del mismo y su atmósfera, plagada de turbulencias y altamente activa, lo dotan de una de las auroras más grandes y excentricas de las que se tenga conocimiento. Un espectáculo estrambótico de luces que varían su brillo y cambian de forma a medida que Júpiter realiza su rotación. Para darnos una idea, producen 1 millón de Megawatts más que nuestras humildes y queridas auroras boreal y austral. La misma es a su vez altamente influenciada por Io, una de las lunas de Júpiter.

1209-1.jpg

Por supuesto, todo esto nos llega gracias a esa maravilla dada a llamar Hubble Space Telescope. Más imágenes de la misma en APOD.

Cuando el cielo y la tierra se confunden

Tengo una cierta fascinación por los paisajes escandinavos, no particularmente por sus hermosas e imponentes montañas, dignas de inspirar todo tipo de leyendas y mitos involucrando elfos, gnomos e incluso, muy para el dolor del forista moderno, trolls. Sino por sus lagos que, así como gigantescos espejos, gracias al clima frío y su apacibilidad, reflejan el cielo y las montañas a la perfección, confundiéndolos con el suelo y borrando esa frontera que suele dividirlos.

1207-1.jpg
(No estoy completamente seguro del lugar real de la imagen. Pero creo que es en Noruega, si alguien sabe a ciencia cierta, por favor avise.)

Es así que esta entrada está enteramente dedicada a dar un paseo fotográfico por algunas de las regiones del planeta donde el cielo y la tierra se mezclan.

El salar de Uyuni
Ubicado en Bolivia, tuve la oportunidad de conocerlo hace seis años en mi primer viaje por Sudamérica. El mismo, formado a partir de un lago prehistórico de considerable tamaño, es el salar más grande del mundo. La reflexión ofrecida por la superficie de Uyuni es tal que supera cinco veces a la encontrada en la superficie oceánica, razón por la cual la gran mayoría de los satélites de imagen lanzados al espacio se enfocan en Uyuni para calibrar sus antenas e instrumentos fotográficos.

1207-3.jpg1207-2.jpg1207-4.jpg

La primer imagen a partir de la izquierda pertenece a Luca Galuzzi.

Bjørnfjell
Es no por nada apodado como “la tierra de los espejos”. Ubicado en la frontera entre Noruega y Suecia, este territorio está plagado de montañas y lagos donde el cielo y la tierra se hacen uno.

1207-5.jpg
Click aquí para ir a la página de la autora (donde hay una versión a gran resolución)

El fin del mundo… y toda la galaxia para el caso

Un dí­a como hoy, pero dentro de 3 mil millones de años, la atracción gravitatoria que acerca a las hermanas Andrómeda y Ví­a Láctea, será artí­fice de una colisión galáctica sin precedentes en esta región del universo.

La colisión entre estas dos formidables galaxias es algo, según datos actuales, muy probable, aunque esto último ha sido cuestionado, y muchos investigadores aclaran que se debe ser prudentes y esperar al 2011, cuando la misión Gaia de la ESA obtenga información más precisa sobre el desplazamiento de Andrómeda a partir de la posición de sus estrellas. Con la información que se cuenta actualmente, se cree que la atracción gravitatoria entre ambas es tal, que las mismas se acercan a una velocidad de 120 kilómetros por segundo.

Si desean ver una simulación más “precisa” (si es que la ciencia actual puede tener precisión en un evento tan complejo y vasto) pueden ver este video realizado por la Universidad de Toronto:

Pueden leer (en inglés) el estudio de la Universidad de Toronto siguiendo éste enlace.

Nota: Y porque alguien me lo va a reclamar. El título es un simple juego de palabras que se ríe de las teorías apocalípticas. No implica la destrucción implícita de la Tierra en el evento.

El Evento de Toba, el día que la humanidad casi se extingue

La inmensa mayoría de los antropólogos concuerda que el momento de mayor peligro para la humanidad fue la erupción del Monte Toba, hace aproximadamente unos 71.500 a 40.000 años atrás, y cuyo “invierno volcánico”, de unos 6 años de duración, no sólo causó una extinción masiva de especies sino que redujo a la humanidad a un número de entre 1.000 a 10.000 pares de reproducción, la cantidad de población más baja desde la existencia de los Homo Sapiens.

Las dimensiones del evento son imposibles de imaginar ya que fue la única explosión volcánica de magnitud 8 o “Mega Colosal” desde la existencia del Homo Sapiens, y es además considerado como la mayor explosión volcánica de los últimos 25 millones de años. La cantidad de material expulsado superó los 2800 kilómetros cúbicos llegando a cubrir regiones con una capa de hasta 9 metros de ceniza (Para darnos una idea de la magnitud de la explosión podemos compararla con la famosa erupción del Monte Saint Helens, la cual en 1980 con sólo unos 1.2 Km de material expulsado derrumbó la ladera norte del monte y dejó un cráter de varios kilómetros). No obstante, el mayor problema fueron las aproximadamente mil toneladas métricas de ácido sulfúrico arrojadas a la atmósfera, causando durante varios años algunas de las peores lluvias ácidas de las que se tengan constancia en la Tierra.

De todas maneras, la erupción fue solo el principio de la catástrofe, ya que el invierno volcánico generado por la obstrucción de los rayos solares a causa de la gran cantidad de ceniza arrojada a la atmósfera produjo un desbalance térmico que hizo decrecer la temperatura global de la Tierra de unos 3 a unos 3,5 grados Celsius durante varios años. La extinción de varias especies fue masiva y desafortunadamente la humanidad se encontraba aun concentrada en la “zona de riesgo”. Esto pudo corroborarse con estudios de ADN Mitocondrial -el ADN que solo es heredado por vía materna por lo que es ideal para rastrear grupos poblacionales- los cuales sugieren que la cantidad de diversidad genética en la población humana sobreviviente a la catástrofe fue tan baja que el riesgo de extinción a causa de virus y otros tipos de factores reductores de población se incrementó a niveles realmente alarmantes.

El mayor experto en el tema es Stanley Ambrose de la Universidad de Illinois, quien dedicó toda su carrera a estudiar la catástrofe y es además el creador de la Teoría de la Catástrofe de Toba, la cual hoy es fuertemente apoyada por la comunidad científica y que establece que la cantidad de parejas humanas restantes tras el desastre varió solo de 1.000 a 10.000 mil pares con capacidad de reproducción, cantidad lo suficientemente reducida como para haber considerado a la humanidad, según los estándares utilizados hoy en día para catalogar a las especies animales, bajo la denominación de “especie en peligro de extinción”.

Mezvan agrega en un comentario:

“Pero, hace pocos días, una investigación llevada a cabo por Muchael Petraglia, de la Universidad de Cambridge, ha descubierto toda una serie de artefactos de piedra en un yacimiento del sur de la India que sugiere que las poblaciones locales permanecieron en la región después de la erupción. Las herramientas, que fueron encontradas en capas sedimentarias que hacían ’sandwich’ a una capa de ceniza producida por la erupción de Toba, muestran una ligera evolución a través de dicha capa, pero en general son bastante similares.

Según los investigadores, los hallazgos pueden ayudar a clarificar algunos aspectos de las migraciones humanas durante ese periodo, dado que la sofisticación de las herramientas encontradas sugiere que fueron hechas por humanos modernos, en lugar de por sus parientes más primitivos.”

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/07/05/ciencia/1183654115.html

Artículos relacionados
La furia del Kilauea y su enorme torre de lava.
El terremoto más poderoso en la historia y el terremoto más mortífero.