Tag Archives: Lenguaje

El loro que salvó a un dialecto de su desaparición

Alexander Von Humboldt fue uno de los mayores y más intrépidos exploradores de la historia. A tal punto que el mismo Darwin lo llamaría “el más grande viajero científico de todos los tiempos”. Uno de sus principales intereses eran las tierras de América, y es allí donde encontraría un loro que había pertenecido al último parlante de la lengua aborigen de los atures.

Constantemente desaparecen lenguas en el mundo, de hecho, en el presente “gracias” a la globalización este problema ha aumentado a niveles nunca antes vistos. Sin embargo, este fenómeno no es algo nuevo y en el pasado, aunque a un ritmo mucho menor, múltiples lenguas tribales se extinguían tras grandes accidentes, como sequías prolongadas, guerras, tornados u otros tipos de catástrofes que dispersaban irremediablemente a sus pequeños números de parlantes.

Durante su travesía científica por América de 1799 a 1804 Humboldt notó esta problemática. Esto quedaría demostrado en su viaje a la región de San José de Maypure, lugar en el que vislumbraría un panorama desolador. Los indígenas atures que deseaba contactar, según le contaron pobladores de la zona, habían sido atacados por caribes, y ya nada quedaba de ellos. Tras unos días le harían llegar la noticia de que solo un pequeño vestigio de la lengua atur quedaba vivo, un viejo loro casi desplumado que había pertenecido a uno de los últimos atures. Humboldt invertiría gran cantidad de tiempo intentando comprender los gritos y parloteos del loro, logrando llegar a catalogar 40 palabras tras un duro y arduo trabajo. Si bien hoy en día varios lingüistas afirman que lo más probable es que con los años el loro deformara las palabras y estas en realidad no reflejen verdaderamente la fonética atur, las notas realizadas por Humboldt son, en efecto, el último legado y vestigio de su cultura.

Una historia parecida puede ser la del Nushu, la lengua secreta de las mujeres en la China feudal.

Relacionado
El Nüshu, La lengua secreta de las mujeres
– En Google Books podemos leer más sobre la misión a Atures del libro escrito por el mismo Alexander von Humboldt y William Macgillivray -desafortunadamente solo lo pude encontrar en inglés-

Arte realizada por gorilas

Esta es la historia de Koko, considerada la gorila más inteligente en cautiverio, y su novio Michael. Ambos pusieron en riesgo el podio que la humanidad venía ocupando celosamente: ser la única especie capaz de pensar en un nivel abstracto.

Tras varios años de entrenamiento ambos gorilas aprendieron a comunicarse con lenguaje de señas y lograron comprender gran cantidad de palabras en inglés. De hecho Koko, la más inteligente del grupo, dominó con fluidez más de 1000 señas las cuales utilizaba para crear frases complejas y entender más de 2000 palabras en inglés. Una de las historias más sorprendentes es el que Michael recordara la muerte de su madre a manos de los cazadores, y en varias oportunidades trató de relatar el hecho a sus cuidadores -Una grabación de este episodio puede verse en el documental Koko: Conversation with a Gorilla. Según los investigadores que se encargaban de observarlo, su comportamiento tímido y temeroso fue producto de ver morir a su madre de manera tan violenta.

No sólo en el campo de la lingüística estos dos simios rompieron con todos los estándares, sino que además con el tiempo adoptaron mascotas a las que cuidaban celosamente y, en algo que sorprendería a todo el mundo, realizaron pinturas de éstas.

Artículos relacionados
Arte realizada por asesinos seriales

Enlaces relacionados
– La fundación de Koko

Ser un idiota

Pocas palabras son tan antiguas y han permanecido tan inalteradas como idiota. Utilizada en casi todos los lenguajes occidentales con gran frecuencia, de hecho es una de las pocas palabras que en promedio se escucharán más de 3 veces por día, esta definición de una persona con muy pocas luces tiene una historia bastante particular.

En Grecia ser un ciudadano de una polis libre y no participar en la vida política de la ciudad era considerado taboo. Claro, ya que significaba a cierto modo que a pesar de ser libre prefería que su vida fuese manejada por otros. A éstas personas se las denominaba ἰδιώτης, idiōtēs, lo cual significaba en cierta medida un ciudadano privado inactivo. Con el paso de los años y la subida de Roma al poder la palabra adquiriría un nuevo significado. Debido a que en Roma el control político no era tan democrático como en Grecia, y por ende decirle idiota a un plebeyo no tenía mucho sentido ya que a pesar de ser libre no podía participar directamente en el manejo de Roma, idiota comienza a ser utilizada para referirse a personas ignorantes o demasiado tontas que no podían manejarse por mi mismas -generalmente personas que debían ser mantenidas por familiares-.

En el siglo XIX toma un significado científico al ser utilizada para definir a personas con un IQ inferior a 20 que no podrían vivir o mantenerse por si mismas.

Te pusieron los cuernos

En los páises nórdicos
Estoy leyendo un artículo de Nicolas Truong sobre la sexualidad en la Edad Media. En una de las secciones de este se refiere al Wotanismo (El culto a Odiín de las religiones paganas Nordicas) y habla sobre el curioso origen de la tan infame frase “Le pusieron los cuernos”.

No está absolutamente seguro pero dice que muy probablemente el origen provenga de una antigua tradición nórdica. En estos países, con una fuerte tradición sectaria y organización de clanes, el jefe del pueblo era visto como un ser superior a todos. Esto le daba el privilegio, entre otros, de poder tener relaciones sexuales con cualquier mujer que deseara, y aparentemente solían aprovecharlo muy bien. Cuando el jefe se encontraba cortejando a la mujer de algún ciudadano, su escolta, para indicar la presencia en la casa del gobernante, solía poner el símbolo de mando en la puerta de la casa, que curiosamente era un par de cuernos de alce ornados. El marido de la mujer, lo crean o no, no se enfurecía de la rabia, sino que sentía un profundo orgullo: claro, su mujer era lo suficientemente atractiva como para atraer al gobernante. Por lo que felizmente portaba los cuernos de alce mientras era admirado por sus vecinos -quienes lo crean o no sentían envidia por el nuevo “status social” de su cornudo vecino-.

Con el tiempo la historia hizo que el significado del acto fuese variando y la frase “le pusieron los cuernos” se extienda a casi todas las culturas para referirse a una persona infiel, hombre o mujer, de forma despectiva y maliciosa.

Nota: Sin embargo esto me trajó muchas dudas, ya que tenía entendido que la frase se extendía hasta los tiempos de los Romanos. Seguiré investigando y les digo lo que encuentre.

Durante la Inquisición
Esto, proveniente de un documento Medieval, también podría hacer referencia, (párrafo extraído de Castellano actual.)

Hablemos ahora del cabrón. Se habrá visto cómo soy de la opinión de que es utilísimo conocer el origen de estas expresiones, muchas previas al siglo de oro o bien directas de él. Y, de nuevo, no me resisto. “Licenciado don Sebastián de Covarrubias Orozco, capellán de su Majestad, Maestrescuela y canónigo de la Santa Iglesia de Cuenca y consultor del Santo oficio de la Inquisición”, Tesoro de la lengua castellana o española, página ciento quince, entrada “cabrón”: “…llamar a uno cabrón en todo tiempo, y entre todas naciones, es afrentarle. Vale lo mesmo que cornudo, a quien su muger no lo guarda lealtad, como no la guarda la cabra, que de todos los cabrones se deja tomar. Qué más queremos de una enciclopedia que sea divulgativa y amena a la vez. Etimológicamente diremos que como palabra (al margen de su significado) “cabrón” es ya documentada en castellano en el siglo XIII….

En el cantar
En el Vocabulario de Refranes de Correas. Aquí se hace responsable de la frase al pájaro Cuco, o Cuclillo, y un antiguo cantar bárdico:

Soy de la opinión del cuco,
pájaro que nunca anida;
pone el huevo en nido ajeno
y otro pájaro lo cría.

Dichos populares

Ayer en la mañana me encontraba viajando a una de mis clases prácticas en el laboratorio y de repente, de la nada, surgió una pregunta en mi cabeza que se mantuvo dando vueltas durante toda la tarde ¿por qué uso frases populares sin saber de dónde vienen?. Bueno, desafortunadamente no pude responder dicha pregunta, pero al menos me propuse a saber de dónde vienen.

Dormirse en los Laureles
En Roma, cuando se coronaba a un general, pretor o cónsul tras una victoria se le festejaba un Triunfo. Como símbolo de gloria se le colocaban guirnaldas de laureles. Sin embargo, éstos debían agachar levemente su cabeza, por lo que daba la impresión de estar descansando sobre los laureles de la gloria.

Para el lado de los tomates
La planta de tomates es un vegetal muy problemático para los horticultores. Esta suele contaminarse con todo tipo de hongos y parásitos que, si no son tratados a tiempo, no sólo matan a los tomatales sino que además al resto de las plantas sembradas. Razón suficiente para que los horticultores las planten bien alejadas del resto de las plantas. Es por esto que decir “se fue para el lado de los tomates” significa algo así como decir que se fue muy lejos del significado real.

Salvarse por un pelo
¿Creían que era porque un pelo es algo muy fino, y de allí venía el dicho? estaban en un error al igual que yo. Este dicho viene porque en la antigüedad los marineros cuando caían al agua generalmente eran agarrados y subidos de los pelos. Por esta razón solían dejarse el cabello lo más largo posible, el cual, al hundirse el cuerpo, quedaba flotando y era un excelente punto de agarre.

Me lo contó un pajarito
En Grecia y Roma, sobretodo en la última, se creía que los pájaros, al ser dueños del vuelo, poseían características magnificas de percepción. Como con el tiempo comenzaron a ver que ante una tormenta severa las aves eran las primeras en evacuar la región, los romanos, las designaron como portadoras del saber futuro. De hecho el rito de los Augurios, donde se intentaba predecir el futuro, se basaba en observar el volar de los pájaros -al igual que lo hicieran Rómulo y Remo esperando ver 12 pájaros para fundar Roma-. De Aquí viene que el dicho “me lo contó un pajarito” signifique que nos enteramos de algo “misteriosamente”.

Tirar la casa por la ventana
En el siglo 19, cuando alguien ganaba la Lotería Nacional de España se estilaba a que los amigos y familiares del afortunado fueran a su casa y, literalmente, arrojaran todas sus posesiones por la ventana. Esto en señal de la nueva vida de dicha persona.

Por h o por b
Esta es realmente simple, y así y todo, no me la hubiera imaginado nunca. Las letras h y b son las que más problemas traen a los niños durante su etapa escolar. Es muy normal que siempre, al escribir un dictado de la maestra, los chicos fallen en las palabras que llevan una h o una b. Por esta razón decir “por h o por b” significa haber errado por tal o cual cosa, sin querer dar muchas explicaciones.

No saber ni J
La J es una letra que viene del idioma Hebreo. Como en su forma escrita la J -que es la letra más chica de todas- forma parte de la estructura escrita del resto de las letras, “No saber ni J” significa no saber nada.
Continue reading Dichos populares