Tag Archives: Hawaii

La prueba nuclear espacial que destruyó tres satélites y dañó otros tres por error

Durante la Guerra Fría las súperpotencias militares buscaron utilizar su armamento nuclear en todo tipo de estrategias y escenarios, intentando implementar desde minas nucleares hasta demolición nuclear. Muy rápidamente se darían cuenta que, a diferencia de los escenarios de destrucción total, podían utilizar los efectos secundarios de las explosiones nucleares a gran altura para bloquear en un área considerable las comunicaciones tanto de radio como satelitales del bando contrario. Es así que la Unión Soviética y los Estados Unidos comenzaron a detonar bombas nucleares cada vez a mayor altura. La mayoría de estas pruebas tuvo lugar entre 1958 y 1962, y si bien en un principio se trató de pruebas atmosféricas, rápidamente comenzaron a detonarse armas nucleares en el espacio para determinar su utilidad en la destrucción de satélites. Una de estas pruebas fue la Starfish Prime, llevada a cabo en julio de 1962 por los Estados Unidos, en la cual un misil Thor transportó una bomba termonuclear W49 a 400 kilómetros de altura sobre la isla de Johnston en el océano pacífico y detonó el dispositivo con un rendimiento de 1,4 megatones.

La anterior fue la prueba nuclear más poderosa alguna vez llevada a cabo en el espacio, la misma causó la destrucción de dispositivos electrónicos en varias islas del océano Pacífico, sobretodo en Hawaii, desactivando el sistema telefónico de las islas, destruyendo cientos de lámparas del alumbrado público y miles de televisores. Sin embargo, los daños más costosos ocurrirían tiempo más tarde, ya que Starfish Prime creó un cinturón artificial de radiación mucho más intenso de lo esperado y el cual cruzaba las órbitas de los satélites Ariel, TRAAC, y Transit 4B, los cuales quedaron inoperables, y los satélites Cosmos V, Injun I y Telstar 1 los cuales sufrieron varios tipos de daños menores. Según los estudios del físico de la NASA Wilmot Hess el cinturón duró unos cinco años antes de ser disipado por el campo magnético terrestre, y la razón por la cual la explosión tuvo dicho efecto inesperado fue el que nadie pudo prever que electrones de alta energía podían quedar atrapados en la termopausa, el límite superior de la termosfera terrestre. Debemos tener en cuenta que lo anterior tuvo lugar en 1962, cuando la cantidad de satélites en órbita era muy reducida, de hecho el satélite de la Bell Labs dañado a causa de ésta prueba, el Telstar 1, fue el primer satélite de telecomunicaciones comercial en existencia. Si Starfish Prime hubiese sido llevada a cabo en los últimos veinte o treinta años los daños económicos y políticos hubiesen sido catastróficos e irrecuperables. Peor aun si tenemos en cuenta que la Estación Espacial Internacional y su tripulación se encuentra a ~410 Km de altura.

En el caso de los Estados Unidos sabemos que se hicieron 3 detonaciones a gran altura durante el programa Operation Argus, el cual buscaba crear cinturones de radiación para impedir las telecomunicaciones rivales; y 31 detonaciones a gran altura, 5 de éstas espaciales, como parte del programa Operation Dominic el cual se subdividió en subprogramas específicos como Operation Fishbowl (todas éstas pruebas espaciales).

Por fortuna las pruebas también tuvieron un efecto positivo, ya que ambas súperpotencias se dieron cuenta de que no podían continuar desafiándose unas a otras con detonaciones nucleares espaciales sin llegar a sufrir un efecto colateral no deseado y muy costoso en el futuro. Ésto llevó a que se firme el Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares en 1963, poniendo un fin a éste tipo de ensayos.

El efecto pecera
La razón por la cual la operación Fishbowl (pecera) se llamó de dicha manera no es aleatoria. Sino que se debe al fenómeno por el cual las explosiones nucleares forman esferas en el espacio. De ésto ya hemos hablado anteriormente.

La furia del Kilauea y su enorme torre de lava

En la temporada de erupciones de 1959-1960 el poderoso volcán Kilauea daría su show de torres de lava. Sin embargo, ese año algo sería diferente, ya que se formaría de su erupción una gigantesca torre de lava cuando, a nivel subterráneo, la cámara de magma y otras reservas del volcán que alimentaban las erupciones de los distintos cráteres se combinaran. La mayor de las columnas, según testigos oculares, fue una gran torre tres veces más alta que el Monumento de Washington -169.29 m-. Las erupciones llegarían a aportar un volumen de lava 5.3 millones de m3/día.

Hawaii es una de las islas con mayor actividad volcánica del mundo. No es de extrañar entonces el que la lengua nativa de la región posea decenas de palabras para describir las distintas formaciones de lava. De todos éstos tipos el pāhoehoe, o camino de lava es uno de los más sorprendentes, ya que la lava se comporta como si fuese un gel. Esto se da en la lava de roca basáltica, cuando la roca líquida del interior de la “burbuja” debe interactuar con el exterior más frío y semisólido, formándose todo tipo de burbujas y formas irregulares. En ciertas ocasiones, como la famosa imagen a la derecha, el pāhoehoe puede formar una “fuente de lava”. En esta imagen histórica tomada por J.D. Griggs en 1983, la fuente de lava llegar a superar los 10 metros de altura.

Pu‘u ‘O‘o
Otra asombrosa característica del Kilauea es el cráter Pu‘u ‘O‘o, el cual, debido a su singular formación, acumula lava durante días sin poder expulsarla. Al crecer la presión y la cantidad de lava acumulada en su “lago”, este explota formando una gigantesca columna de lava que puede ir de los 100 a los 300 metros de altura. La fotografía aérea a la derecha, también tomada por Griggs en el 83, muestra una de sus espectaculares columnas de lava. Realmente una de las imágenes más espectaculares de la expedición de Griggs a Hawai.

Enlaces relacionados
– El USGS posee además una sección dedicada a los volcanes de Hawai con infinidad de imágenes.

Artículos relacionados
El Evento de Toba, el día que la humanidad casi se extingue.

La ola más alta de la historia y la ola más larga

Ocurrió en la playa de Fauces -Jaws- en la isla de Maui, playa que obtiene su nombre de las monstruosas olas que parecen devorar a los surfistas. Si bien el mar no estaba para nada tranquilo, nadie esperaba que se formara una ola tan monstruosa de manera tan repentina. El resultado no solo es asombroso y la ola de aproximadamente 21 metros es digna de aparecer en la película “El Día Después de Mañana.” Sino que además el surfista salió vivo, “sólo” con una quebradura de pierna. Algo leve si tenemos en cuenta que el mínimo error pudo haberle significado ser aplastado al instante por toneladas de agua.

La ola más grande alguna vez registrada

El 9 de Julio de 1958 se registraría la mayor ola de la historia. Ocurrida a causa de la conjunción entre un enorme alud de tierra y un temblor en el “Anillo de Fuego” en Hawaii, la “mega ola de Lituya” es la ola más alta alguna vez registrada con unos 524 metros. El daño a la bahía fue tal que llegó a arrancar árboles en la costa opuesta con la cual impactó en un primer momento.

Largas, muy largas olas

Estas olas ocurridas dos veces al año en el Amazonas son llamadas Pororoca por los pobladores autóctonos de la región, nombre que hace mención al gran ruido que generan. Como mencionamos solo se dan dos veces al año, en Febrero y Marzo, cuando las aguas del Atlántico cruzan el caudal del río. Dada la rareza del evento, las olas permanecen formadas por más de media horas llegando a recorrer varios kilómetros, hoy en día posee fama internacional entre los surfistas.