Punt guns

Estas gigantescas escopetas, conocidas como Punt Guns, son construidas artesanalmente debido a su carácter principalmente ilegal con el fin, como acabamos de mencionar muy poco legal, de cazar docenas de patos y otras aves de un sólo disparo y derribar la mayor cantidad de aves en el menor tiempo posible.

Hombre mostrando una punt gun en comparación a una escopeta normal.
Hombre mostrando una punt gun en comparación a una escopeta normal.

Las mismas son utilizadas por cazadores furtivos o comerciales, los cuales, al cazar en áreas restringidas o fuera de temporada, necesitan hacerse con la mayor cantidad de presas en el menor tiempo posible para así evitar ser descubiertos por guarda-parques y oficiales de la ley. Así mismo, este tipo de escopetas tuvo un efecto devastador en aves de grandes bandadas en América del Norte, llevando a muchas de estas como por ejemplo la paloma pasajera, el ave más abundante en los cielos norteamericanos, a su extinción.

Pesando al rededor de 90 kilogramos, primero se debe montarlas en la proa de un bote -de ahí su nombre. «Punt» significa bote- utilizando un soporte o tarima capaz de hacer un movimiento pivote en su eje vertical (asistiendo así al cazador a apuntar la pesada escopeta ). Una vez que los cazadores se ubican en una posición adecuada, se asusta a los patos y cuando estos levantan vuelo se dispara matando a docenas en un instante.

Estas gigantescas escopetas generalmente son consideradas como un arma para la caza ilegal y furtiva, y, como veremos a continuación, están prohibidas en la mayor parte del mundo debido al impacto ecológico y el daño al medio ambiente que hacen. No solo por la cantidad de animales que matan o hieren con un solo disparo (en efecto la cantidad de animales heridos es mucho mayor que la cantidad de animales abatidos) sino que además las mismas desperdigan una gran cantidad de plomo en los lagos en los que son utilizadas.

Ciertamente las Punt guns o escopetas gigantes para patos nos recuerdan al Mos Meg, el cañón más grande del medioevo, un arma exageradamente más grande que otras de su mismo tipo construida específicamente para un fin muy particular.

Actualmente hay varios especímenes en funcionamientos en museos de todo el Reino Unido, donde este tipo de armas eran muy populares entre los cazadores. La mayoría de las punt guns fueron, no obstante, destruidas durante la primer mitad del siglo XX.

Los efectos de la cacería furtiva: si bien muchas veces los recursos de la naturaleza pueden nos pueden llegar a resultar una fuente de inacabable abundancia, la codicia y la crueldad humana han llevado a extinguir a algunas de las especies más abundantes del planeta. Un ejemplo de esto es la cacería sin cuartel del bisonte durante el siglo XIX y principios del siglo XX.

Punt guns en Escocia

Si bien son ilegales en la mayor parte del mundo, en algunos lugares, como por ejemplo Escocia donde varios tipos de aves son peste, la cacería con «Punt Guns» está permitida durante breves lapsos de tiempo al año.

De todas maneras, a no desesperar. Si bien esta era una práctica muy popular a principios del siglo XX, con el pasar del tiempo fue quedando en desuso y hoy en día es muy rara (no porque haya menos cazadores furtivos, sino porque los mismos, desafortunadamente, cuentan con herramientas más efectivas).

La siguiente imagen muestra cómo eran utilizadas:

Cazador de patos en un bote con su perro apuntando su punt gun.
Cazador de patos en un bote con su perro apuntando su punt gun.

Más sobre armas gigantes

Schwerer Gustav, la artillería más grande de la historia. El cañón tren

Mons Meg, el cañón gigante más grande de la historia