El Clam Bridge

En Wycoller, un poblado de Lancashire, se encuentra el que es hoy en día considerado como el puente más viejo del planeta. El Clam Bridge es uno de los puentes más particulares y bellos del mundo. No por su magnánima arquitectura, la cual en realidad es muy tosca y simple, sino por su vínculo y raíces con el pasado.

Construido durante el neolítico, según se cree, ya que es imposible saber su fecha exacta por métodos químicos al haber sido este reparado cientos de veces a lo largo de los milenios, el Clam Bridge es, efectivamente, el puente más viejo del mundo con aproximadamente 10 mil años de antigüedad.

Fotografía del Clam Bridge, el punte más viejo del mundo.
En Wycoller, un poblado de Lancashire, se encuentra el que es hoy en día considerado como el puente más viejo del planeta.

Pero el puente no es la única reliquia de la zona, Wycoller mismo es un poblado de 3 mil años, y varios de sus altares y monolitos religiosos aun permanecen erguidos. Desafortunadamente, la reliquia que mayor peligro corre es el Clam bridge mismo, ya que varias veces ha sido derribado a causa de las inundaciones y puede partirse en cualquier momento.

Solo podemos imaginar el esfuerzo que le costó a estos humanos primitivos el mover el bloque de roca que conforma el puente más viejo del mundo sin herramientas o maquinarias de algún tipo.

Y si de puentes complejos hablamos

El Emperador Romano Adriano fue apodado como «El Arquitecto del Mundo» por una razón muy justa: construyó cientos de obras magníficas y asombrosas a lo largo y ancho del Imperio durante el segundo siglo después de Cristo. Una de estas obras fue el Gran Puente de Piedra de Adana, en Turquía, el cual cruza el rio Seyhan. Desafortunadamente una serie de infortunios, maltratos, y, principalmente, la falta de mantenimiento tras la caída del Imperio Romano, hicieron que solo sobrevivan 14 de sus 21 arcos originales.

Fotografía del puente romano en Adana.
Gran Puente de Piedra de Adana, en Turquía, el cual cruza el rio Seyhan.

Ciertamente una de las grande maravillas arquitectónicas del mundo antiguo.

El Puente natural

El más famoso de todos los puentes naturales, ya que de hecho es utilizado cotidianamente como puente, es el Natural Bridge en Virginia, Estados Unidos. Formado a partir de un flujo de agua ya extinto, este arco natural se eleva a 66 metros y se extiendo por unos 27. Es considerado como un lugar histórico de importancia y una de las maravillas naturales más reconocibles y visitadas de toda Norteamérica. Su fama, además, se debe a que fue utilizado en varias novelas de renombre, entre ellas, la más importante, Moby Dick. En la misma Melville utilizó al Puente Natural para describir el arco formado por el cachalote al salir del agua en una de las escenas más recordadas de la obra en la cultura popular. Otro puente natural de interés es el de Owachomo.

El puente más largo del mundo

El puente más largo del mundo es tan largo que visto desde el aire parece una enorme y fina línea trazada sobre el mapa. Completado en 1956 y compuesto por dos puentes paralelos para cada sentido, el Pontchartrain Causeway, cruza el lago del mismo nombre y conecta las regiones del estado de Louisiana de Mandeville, al norte, y Metairie al sur. La longitud del más grande de los dos puentes es de 38,42 kilómetros, y hoy en día es todo un récord. Dada la peligrosidad y, obviamente, complicaciones que un accidente sobre el mismo puede acarrear, la velocidad de circulación es limitada a unos 100 kilómetros por hora. La cual es, en promedio, inferior a la permitida en otros puentes de la región. No obstante, el Pontchartrain Causeway es más similar a una autopista que a un puente regular.

Fotografía desde el aire del Elbe-Havel.
Completado en 1956 y compuesto por dos puentes paralelos para cada sentido, el Pontchartrain Causeway, cruza el lago del mismo nombre y conecta las regiones del estado de Louisiana de Mandeville, al norte, y Metairie al sur.

El puente de agua

Completado en el 2003 como parte de los festejos de reunificación de Alemania, y habiendo llevado más de 6 años de trabajo con un costo de más de 600 millones de dólares, el puente es la realización del sueño que un grupo de ingenieros alemanes tuvo a principios del siglo 20 cuando comenzaron a planear la manera de conectar el canal Elbe-Havel y el Mittellandkanal.

Con el fin de mejorar así el suministro de materias primas al valle industrial de Ruhr. Con el advenimiento de la Segunda Guerra Mundial y la posterior inoperancia y falta de visión del gobierno soviético de Alemania del Este, el proyecto dormiría por años y debería esperar hasta la caída del Muro de Berlín y la reunificación alemana para volver a ser considerado seriamente.

Hoy en día, tras su concreción, el Punte de Agua de agua una maravilla única de la ingeniería. Una «piscina» de casi un kilómetro de largo que permite el trayecto de naves de bajo y mediano porte conectando así ambos canales y permitiendo una mejor distribución de materias primas, pasajeros, y materiales.