Tag Archives: Planeadores

Arriesgando la vida para probar las máquinas voladoras de Leonardo da Vinci

En el año 1010, siglos antes que Leonardo da Vinci naciera, Eilmer de Malmesbury un monje obsesionado con la historia de Dédalo e Icaro, pasó estudiando durante años el vuelo de los pájaros. Convencido de que ya había logrado descifrar los secretos del vuelo (y de hecho lo hizo) construyó un ala rígida, se subió al campanario de su monasterio y saltó al vacio, logrando planear por casi 300 metros y saliendo casi ileso, sólo se quebró una pierna. De ésta historia ya hemos hablado en detalle en éste artículo.

Incluso siglos antes de que Eilmer de Malmesbury se arrojara al vacío, Abbás Ibn Firnás, otro hombre interesado en la ciencia del vuelo, pero esta vez en Córdoba, España y en el año 875, ideó el primer paracaídas funcional de la historia el cual también tenía elementos de parapente. Tenía 65 años y tras confeccionar un armazón de madera recubierto en seda con un volumen interior para capturar aire se subió a una torre y se arrojó al vacío ante una multitud que él mismo había invitado. Firnás logró permanecer en el aire durante varios minutos, y si bien al tocar tierra se quebró las dos piernas, el intentó fue todo un éxito. El intrépido inventor siguió arrojándose en sus paracaídas/parapente hasta bien pasados los 70 años.

Pero lo anterior no quita merito a Leonardo, ya que es casi imposible que el florentino más famoso contara con información alguna sobre éstos dos hombres. Además, el trabajo de Leonardo, realizado principalmente durante su estadía en Milán, fue mucho más científico y se enfocó en el concepto de resistencia del aire. Además Leonardo no se contentó con simplemente sobrevivir a la caída, Leonardo quería controlar sus máquinas, y el mayor trabajo fue justamente en diseñar los sistemas de control de vuelo. En fin, Leonardo nunca pudo probar sus invenciones, pero gracias a valientes modernos que las construyen al pie de la letra y las prueban poniendo en riesgo su propia vida, vemos que sí, en efecto, muchas de las máquinas voladoras del renacentista más famoso funcionan. Más importante aun es que gracias a los meticulosos documentos que el florentino mantuvo durante su vida, contamos con planos para reconstruir dichas invenciones.

El planeador híbrido

El planeador de da Vinci es un concepto muy interesante, ya que no es un planeador per se sino que se trata de un parapente con elementos de paracaídas (y en el video esto se puede ver perfectamente), y además posee una cola para poder controlar la dirección del vuelo. El mismo fue diseñado a partir del milano, un ave rapaz muy común en Italia.

El paracaídas

Construido y probado pro Olivier Vietti con la ayuda de Eric Viret y Eric Laforge ésta es una réplica exacta del paracaídas piramidal ideado por el florentino. Una prueba de bastante riesgo ya que los diseñadores del mismo buscaron ser fieles a la época de Leonardo y utilizaron materiales como disponibles en Florencia durante el siglo XVI.

La fase más peligrosa de la prueba no es el tramo de descenso de la caída en si, sino la abertura del paracaídas. Al estar construido con un armazón rígido, si por alguna razón el paracaidista hubiese llegado a desestabilizarse éste corría el riesgo de haber quedado enrollado entre las cuerdas, lo que le hubiese impedido liberar el paracaídas secundario y moderno que llevaba por seguridad.

Lo bueno de éstos dos hombres es que probaban ellos mismos sus invenciones, a diferencia de Jean Pierre Blanchard, quien utilizaba perros para probar sus diseños de paracaídas en el siglo XVIII.

Artículos relacionados
El sello que protegió la tumba de Tutankamón durante 3.245 años.
El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia.
Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada.
La Montgolfière, el primer vuelo humano de la historia.

Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada

En toda Asia las cometas poseen un aspecto cultural y milenario, ya habíamos hablado en el pasado sobre como Marco Polo pudo observar a los marineros chinos predecir el tiempo de la manera más extraña imaginable: amarrando a un borracho a una cometa gigantesca. Pero es en Japón donde uno de los festivales más espectaculares del mundo tiene lugar: Sagami, el festival de las cometas gigantes.

El Sagami-no-Oodako, o el festival de las cometas de Sagami, tiene lugar todos los meses de mayo en la región central de la prefectura de Kanagawa, el origen del mismo tuvo lugar en 1830, durante el período Tenpou, y se trató un esfuerzo para preservar ésta tradición milenaria. Durante los meses de marzo y abril las regiones de Shindo, Kamiisobe, Simoisobe y Katsusaka se reúnen para construir cada una la cometa que presentarán durante el festival.

La siguiente imagen nos da una noción del tamaño de éstas comentas, si prestamos atención cerca del centro vemos a un hombre:

Es un evento muy tradicional donde participa todo el pueblo, y generalmente las escuelas donan los gimnasios para la construcción del armazón y las láminas de papel que lo cubren. El armazón en si mismo está hecho a partir de caña de bambú, la cual es extremadamente resistente, y el papel a partir de fibras naturales extraídas de las plantas de moras locales. El festival no aprueba la utilización de materiales sintéticos, ya que la idea tras el mismo es justamente preservar la tradición ancestral.

Una vez que la estructura principal ha sido construida se escribe sobre el papal un mensaje previamente elegido mediante una votación por la comunidad local, el mismo contiene palabras buenos augurios o deseos. Acto seguido, la cometa es inmediatamente presentada ante un tribunal que la aprueba para el vuelo. Si bien los armazones son enormes y pesados, compuestos por cientos de metros de caña de bambú, su transporte es simple ya que están construidos de tal manera que pueden enrollarse fácilmente. Una vez en el campo de vuelo se desenrollan, se anudan las juntas firmemente y se adicionan cañas extra para incrementar la rigidez de la estructura principal. Posteriormente se añade el papel, se atan cuerdas auxiliares de fibra de bambú a los extremos de sus lados inferiores y se sujeta firmemente una cuerda principal la cual se separa en su extremo superior en varias sub-cuerdas siendo éstas últimas anudadas a distintos puntos del armazón. Tras esto se espera al primer viento y la cometa es remontada por entre 80 y 100 personas.

Y no es para menos, las cometas de Sagami, con alrededor de 15 metros de lado y colas de 85 metros de largo, llegan pesar entre 900 y 1000 kilogramos, y se necesitan 200 metros de cuerdas más una cuerda principal de 4 centímetros de diámetro.

Los vientos de la zona ayudan a que se mantengan elevadas por varias horas, el récord lo tiene la cometa llamada Shindo, la cual en el 2001 se mantuvo remontada en el cielo por más de 6 horas. Cuando la cometa cae a tierra generalmente queda destruida, es entonces y debido a que cada cometa tiene un nombre propio que debe hacerse un funeral para la misma, por lo que que sus constructores reúnen los pedazos y los queman, permitiendo así que el espíritu de la cometa pueda reunirse con el viento y volar por los cielos permanentemente, un concepto muy relacionado al Shinto.

Artículos relacionados
Los autómatas sirvientes del Japón en el Siglo XVIII
Arriesgando la vida para probar las máquinas voladoras de Leonardo da Vinci.
La Montgolfière, el primer vuelo humano de la historia.
Las experiencias de Marco Polo en China relacionadas a las cometas y los borrachos voladores..
La colosal cometa de Alexander Graham Bell.

Planeador “bipedo”

Esta mañana pude ver un video vía a Reddit que realmente me sorprendió ya que combina el concepto estándar de un planeador ultraliviano con la versatilidad y utilidad de un aladelta. Un concepto muy innovador, al menos según mi entender.

Volando un planeador de 25,6 metros de envergadura

Tras la Segunda Guerra Mundial los distintos territorios bajo control de los Aliados y los soviéticos prohibieron a cualquier alemán el poder volar un avión (restricción un tanto similar a la impuesta tras la primera). Sin embargo, la regulación tenía un hueco legal, ya que la misma no hacía referencia a un avión sin motor. Así se comenzaron a desarrollar distintos tipos de planeadores, hasta llegar a los modernos, ultralivianos y de alas increíblemente largas y delgadas, que al volar se arquean en movimientos rítmicos que hacen recordar a los pájaros. El avión del video es un Schleicher ASH 25 modificado. Realmente una preciosura.

El pez volador

Registrado por un equipo de filmación del canal japonés NHK que se encontraba viajando en un ferry cerca de la isla de Kuchino-erabu, éste pez ha roto todos los récords al planear durante 45 segundos a 30 kilómetros por hora -el récord anterior, de 42 segundos, se mantuvo durante más de 88 años, ya que pertenece a una filmación realizada en 1920-

Este atleta del mundo acuático pertenece a la familia de los Exocoetidae, peces marinos distribuidos en 50 especies y apodados como “Peces Voladores” a causa de su habilidad para saltar hacia la superficie y planear, característica evolutiva con la cual logran evadir a sus depredadores naturales.

Mobulas del Golfo de California
Y si de saltadores se trata las asombrosas mobulas del Mar de Cortéz, al menos en despliegue, se llevan todos los laureles. Este genus, aunque más pequeño en tamaño, es familiar a las manta rayas, y se caracteriza por su habilidad de saltar del agua hacia la superficie siendo capaces de alcanzar unos dos metros de altura por salto. Gracias al genial Boing Boing pude dar con un enlace a un interesante artículo repleto de fotos e información.

1032-2.jpg1032-1.jpg