Tag Archives: Mecánica

Los muebles mecánicos de la realeza francesa

David RoentgenDurante mediados del siglo 16 al siglo 19 en Francia se desarrolló y extendió una fascinante manera de construir muebles. La misma, nutrida por los desarrollos técnicos de la revolución industrial y las fastuosas cantidades de dinero que la alta sociedad francesa pagaba por muebles, buscó desarrollar finas piezas las cuales, en su modo de reposo, ocuparan poco lugar pero que al ser accionadas se expandieran brindando funciones y prestaciones extras, siempre escondidas en sus entrañas

Si bien varios artesanos se dedicaron a realizar estas piezas, fueron David Roentgen y su hermano Abraham los ebanistas e ingenieros pioneros que convirtieron el mobiliario mecánico en una ciencia.

El escritorio mecánico
Denominado como el “escritorio secretaria“ esta magnífica pieza, creada hace más de 200 años, se reconfiguraba automáticamente y todos sus compartimientos y funciones se activaban a través de botones. Todo al ritmo de una melodía intercambiable a través de cajas musicales.

La mesa de los diez juegos
Para ser utilizada en estudios, permitía, sin ocupar mucho espacio, jugar varios tipos distintos de juegos de mesa e incluso ser utilizada como escritorio.

La mesa expandible a llave de Oeben
Si bien ésta en particular no es una creación de Roetgen, esta animación 3D creada por el Museo Getty nos permite apreciar la complejidad de estos muebles.

Artículos relacionados
Koyosegi, los asombrosos rompecabezas mecánicos de madera japoneses.
Los autómatas sirvientes del Japón en el Siglo XVIII
El mecanismo de Antiquerra, la computadora más antigua de la historia.
Sagami, el festival japonés donde remontan cometas de 1 tonelada.

Un reloj pulsera digno del capitán Nemo

CabestaPor el para nada módico precio de 320 mil dólares la pieza, podremos hacernos con reloj pulsera mecánico más espectacular de todos los tiempos. El Cabestan, definitivamente una magnífica pieza de ingeniería que haría suspirar a cualquier ingeniero Victoriano o amante del steampunk. Ya que, increíblemente, en vez de utilizar el sistema tradicional de los relojes mecánicos, este en particular emplea un mecanismo vertical compuesto por más de 1352 piezas, entre piñones, ruedas, placas, tornillos y cadenas que, con una precisión digna de admirar, accionan una serie de tambores numerados desde los cuales leeremos el tiempo, la cantidad de energía mecánica restante (se carga a manivela) y el día del mes.

El diseño del mismo comenzó tras un sueño del inventor Jean-François Ruchonnet, quien soñó con un hombre manejando el cabestrante de un bote, y hecho realidad gracias a la inversión un ex-banquero, el Cabestan es una máquina tan espectacular que, a pesar de su elevado precio, desafía toda crisis económica estando completamente agotado y con reservas de varios meses (solo se producen 4 relojes por mes, con montaje y piezas totalmente hechas a mano).

Cabesta Cabesta Cabesta

Nota: Y si creen que la edición “estándar” es costosa, ni siquiera pregunten cuánto cuestan los Cabestan hechos con metal recuperado del naufragio del Titanic por Romain Jerome…