Tag Archives: Inteligencia

Alfred Redl, el peor traidor en la Historia

A principio del siglo XX el Imperio austrohúngaro comenzó a preocuparse por las nuevas tecnologías utilizadas en el espionaje, las cuales iban desde cámaras hasta micrófonos ocultos. Decididos a actuar contra éste flagelo se modifica la que antiguamente era la oficina de contraespionaje, la cual estaba pensada para contrarrestar la acción de espías convencionales, convirtiéndola en una oficina de contrainteligencia en la cual también se intentaba actuar contra medios de espionaje no tradicionales.

Es en 1907 que Alfred Redl, un singular personajes famoso por su carácter innovador, es elegido como el jefe de la oficina de contrainteligencia. El trabajo de Redl era intachable, no sólo logró capturar a varios espías enemigos utilizando agentes dobles, sino que además fue pionero en la utilización de micrófonos ocultos y otros tipos de medios tecnológicos. Fue además todo un pionero en el empleo de la información misma como medio de inteligencia militar, creando una de las primeras bases de datos relacionales utilizadas para rastrear personas sospechadas de ser agentes enemigos.

Redl era el oficial modelo, tanto que por sus logros fue ascendido a coronel y condecorado por sus méritos. Pero había algo nefasto detrás de ese ejemplo de oficial, Redl era en realidad un doble agente ruso incluso desde hacía ya varios años antes de hacerse cargo de la oficina de contrainteligencia, y serían sus propias innovaciones tecnológicas las que llevarían a su captura. Según el historiador Robert Asprey, quien estudió varios documentos militares de la época y la correspondencia entre el oficial y sus pares, el jefe de los espías rusos Nikolai Batyushin utilizó a varios agentes para acercarse a Redl de manera indirecta. Una vez hecho el contacto fue incriminado con un amante, y ésto obligó a Redl a comenzar a pasar inteligencia militar a Rusia, de lo contrario su vida personal y carrera se verían destruidas.

El daño causado
La inteligencia pasada a los rusos fue devastadora para los austrohúngaros, incluso tras la muerte de Redl seguiría causando daños severos. Entre los documentos más importantes se encuentran:

Una copia completa de los planes del general von Gieslingen para ir a la guerra con Rusia.

Una copia completa del Plan III, los planes e información estratégica para invadir Serbia. Los rusos pasaron ésta información a los serbios entre 1911 y 1912 y cuando el Imperio austrohúngaro finalmente invadió Serbia en el 1914 utilizaron una estrategia muy similar, sufriendo una colosal derrota y perdiendo alrededor de 270 mil hombres.

Las identidades de los espías en territorio ruso.

Los planos e información de destacamentos de algunos de los fuertes clave en territorio austriaco, permitiendo su pronta captura por parte de los rusos.

La captura de algunos espías rusos con información falsa en su poder, lo que llevó a los jefes militares a invertir gran cantidad de recursos y reforzar aéreas que no eran importantes a la estrategia rusa.

En total se estima que fue responsable directo por la muerte de más de medio millón de soldados y agentes austrohúngaros.

La captura
Quizás lo más curioso de ésta historia es que fue a causa de su propio éxito y eficiencia que Redl terminó siendo expuesto. En 1912 el general von Gieslingen lo promueve a un cargo de mayor importancia, llevando a que tenga que entregar el liderazgo de la oficina de contrainteligencia a manos de Maximilian Ronge. Ronge, discípulo de Redl, expandió la búsqueda de anomalías a la ofician de correos, buscando cartas que contuviesen dinero o información militar sospechosa. Meses más tarde los agentes comenzaron a encontrar cartas con dinero e información codificada, siendo además sobres designados para ser retirados en persona por la oficina de correos. Según la historia oficial dada por las autoridades, con el fin de capturar al destinatario de dichos sobres, dos integrantes del servicio de espías plantaron guardia en el correo durante varios días. Finalmente en mayo de 1913 una persona pasó a retirar los sobres sospechosos, pero durante el seguimiento le perdieron el rastro cuando éste se subió a un taxi. Utilizando el número de serie del taxi pudieron hallar al conductor y hacer que éste los lleve hacia la ubicación en la cual el conductor dejó previamente al sospechoso, el hotel Klomser. Durante el viaje también encontraron un abrecartas en el asiento del taxi, por lo que esperaron en la recepción y cuando una persona bajo a preguntar por un abrecartas lo aprehendieron, llevándose la gran sorpresa de estar aprendiendo a su antiguo jefe.

Ahora, la anterior es una historia digna de una película, por lo que algunos historiadores no le dan mucho crédito, asumiendo que lo que en realidad ocurrió es que otro agente doble delató a Redl y luego el gobierno austrohúngaro confeccionó la historia de su captura para salvarse de la humillación. Redl se suicidaría ese mismo día con un arma cargada con una sola bala dejada por Conrad von Hötzendorf para que éste “muestre algo de honor”.

Artículos relacionados
La paloma cámara, un drone versión 1903.
Reloj cámara para espías victorianos.
El Sr. Richebourg, un espia particular.

Hijas de la ciencia, el experimento sobre si los genios nacen o se hacen

Hace unos meses habíamos hablado sobre el experimento de Winthrop Kellogg, en el cual el investigador hizo convivir durante meses a su hijo con una chimpancé para comprobar de esta manera su teoría sobre el aprendizaje. Curiosamente, y por más increí­ble que parezca, hubo alguien que llegó a extremos aun más sorprendetes. Este fue László Polgár, quien no solo utilizaría a sus tres hijas con el fin de comprobar su teoría, sino que ademá las concebiría específicamente para este fin.

Nacido en Hungrí­a a finales de los 40s dedicaría sus estudios a la psicología y se especializarí­a, al punto de la obsesión, con los genios. Su investigación lo llevarí­a a leer y estudiar en profundidad las biografí­as y anécdotas de las grandes mentes de la humanidad, observando paralelos puramente empíricos en la mayoría. Según Polgár, la especialización directa en un tema a temprana edad, llevaba a la persona a destacarse muy por encima del promedio en dicha tarea. Más específicamente aun, si la persona era criada y guiada correctamente, ésta, terminaría convirtiéndose en una eminencia.

Literalmente se obsesionó con la posibilidad de “fabricar” genios. Sin embargo, a este punto, su mayor problema consistía en no poseer los instrumentos necesarios para probar su teoría, es decir, no tenía acceso a niños sobre los que pudiese decidir su educación. Con este fin concretaría una boda arreglada con una psicopedagoga con la que había compartido ampliamente su teoría. Y la cual era partidaria de la misma. Así tendrían tres hijas, cuya educación sería enteramente diagramada y suministrada por Polgár en persona, quien, además, opinaba que el sistema normal de educación solo tenía como fin crear mentes mediocres. No obstante, siendo fiel a su teoría, solo se enfocaría en especializarlas, dedicando la totalidad de su aprendizaje al ajedrez -materia en la que él, si bien jugador mediocre, había escrito varios libros y tratados de renombre internacional-. Este tópico de especialización, además, radicaba en que Polgár estaba convencido de que el ajedrez era la mejor combinación posible de ciencia y arte.

Tras años de una intensa educación enteramente basada en el ajedrez, y muy pocas “desviaciones” como eran el aprender a leer y escribir o geografía básica, la teoría de Polgár comenzaría a demostrar resultados. La primera de sus hijas Zsuzsa -Susana- se consagró campeona mundial de ajedrez y a la fecha posee 10 medallas Olímpicas. Su segunda hija, Zsófia, obtendría el récord de desempeño en el mundialmente renombrado Torneo de ajedrez de Roma al ganar 8 y empatar una de la serie de 9 partidas -récord que aun se mantiene-.

A este punto Polgár estaba convencido de la veracidad de su teoría, por lo que se enfocaría por completo en la formación de su tercer hija, Judith, quien aun era una pequeña niña. Desde tácticas hasta jornaestro internacional Vladimir Kovacevic a la edad de 11 años y ganando títulos tales como el de Gran Maestre Internacional. Además llegaría a convertirse en el puesto número uno de la FIDE en el ranking femenino con uno de los puntajes más altos, y habiendo derrotado a figuras tales de la talla de Kasparov.

Si bien el Experimento de Polgár, como es conocido, demostró resultados convincentes, una dura crítica hacia la ética detrás del mismo existe hoy en día en el ambiente académico. Esta se debe ya que, en efecto, se obliga al infante a seguir un camino o área establecida de antemano, quitándole forzadamente la posibilidad de ser él mismo chico quien decida su área o futuro intelectual. Por esta razón, el “método Polgár”, se ha reducido a contadas instituciones de enseñanza privada “fuera de lo normal”.

Arte realizada por gorilas

Esta es la historia de Koko, considerada la gorila más inteligente en cautiverio, y su novio Michael. Ambos pusieron en riesgo el podio que la humanidad venía ocupando celosamente: ser la única especie capaz de pensar en un nivel abstracto.

Tras varios años de entrenamiento ambos gorilas aprendieron a comunicarse con lenguaje de señas y lograron comprender gran cantidad de palabras en inglés. De hecho Koko, la más inteligente del grupo, dominó con fluidez más de 1000 señas las cuales utilizaba para crear frases complejas y entender más de 2000 palabras en inglés. Una de las historias más sorprendentes es el que Michael recordara la muerte de su madre a manos de los cazadores, y en varias oportunidades trató de relatar el hecho a sus cuidadores -Una grabación de este episodio puede verse en el documental Koko: Conversation with a Gorilla. Según los investigadores que se encargaban de observarlo, su comportamiento tímido y temeroso fue producto de ver morir a su madre de manera tan violenta.

No sólo en el campo de la lingüística estos dos simios rompieron con todos los estándares, sino que además con el tiempo adoptaron mascotas a las que cuidaban celosamente y, en algo que sorprendería a todo el mundo, realizaron pinturas de éstas.

Artículos relacionados
Arte realizada por asesinos seriales

Enlaces relacionados
– La fundación de Koko

Ser un idiota

Pocas palabras son tan antiguas y han permanecido tan inalteradas como idiota. Utilizada en casi todos los lenguajes occidentales con gran frecuencia, de hecho es una de las pocas palabras que en promedio se escucharán más de 3 veces por día, esta definición de una persona con muy pocas luces tiene una historia bastante particular.

En Grecia ser un ciudadano de una polis libre y no participar en la vida política de la ciudad era considerado taboo. Claro, ya que significaba a cierto modo que a pesar de ser libre prefería que su vida fuese manejada por otros. A éstas personas se las denominaba ἰδιώτης, idiōtēs, lo cual significaba en cierta medida un ciudadano privado inactivo. Con el paso de los años y la subida de Roma al poder la palabra adquiriría un nuevo significado. Debido a que en Roma el control político no era tan democrático como en Grecia, y por ende decirle idiota a un plebeyo no tenía mucho sentido ya que a pesar de ser libre no podía participar directamente en el manejo de Roma, idiota comienza a ser utilizada para referirse a personas ignorantes o demasiado tontas que no podían manejarse por mi mismas -generalmente personas que debían ser mantenidas por familiares-.

En el siglo XIX toma un significado científico al ser utilizada para definir a personas con un IQ inferior a 20 que no podrían vivir o mantenerse por si mismas.