Tag Archives: Grabaciones

El canto de Saturno

Los sonidos audibles (a partir de señales de radio procesadas) en el video fueron capturados utilizando el instrumento RPWS -Radio and Plasma Wave Science- de la sonda espacial Cassini, destinada a estudiar al gigante de los anillos .

Una vez enviadas a Tierra, dichas señales, fueron luego procesadas por el profesor Don Gurnett del Departamento de Física de la Universidad de Iowa y su equipo de trabajo para convertirlas en frecuencias audibles. Los anillos de Saturno están compuestos principalmente por partículas de hielo de diverso tamaño -desde milésimas de milímetro hasta 15 metros- y, en una proporción mucho menor, del 0,1% minerales rocosos, silicatos y algunos metales. Lo que se escucha en el video son radio señales producidas por los campos eléctricos generados entre la interacción del planeta y los vientos solares. Para más información seguir éste enlace (en inglés); así como también por las emisiones producidas desde las auroras de Saturno.

Y Saturno no está solo
Curiosamente durante el 2005 la sonda Huygens ha detectado que además Titán, una de las lunas del planeta, es capaz de producir ondas de radio a causa de la inusual actividad eléctrica a nivel atmosférico.

1160-1.jpg

La increíble fotografía, compuesta a partir de varias decenas de fotografías, fue tomada también por la Cassini el 15 de Septiembre del 2006, cuando Saturno se puso entre esta y el Sol, eclipsando a nuestra ardiente estrella y resaltando así su más que singular paisaje. Versión en alta resolución por aquí.
 

Enlaces relacionados
Por cierto, Don Gurnett tiene en su página personal una más que interesante colección de “Sonidos del espacio”. Todos producto de procesar señales radio obtenidas por varias de las sondas de la NASA y la ESA.

La grabación musical más antigua que se conserva

Grabada el 29 de Junio de 1888 en el Crystal Palace de Londres por uno de los empleados de Thomas Edison, George Gouraud. La pieza en cuestión es “Israel en Egipto” del legendario compositor alemán Georg Friedrich Händel y fue conducida por el gran conductor Sir August Manns. Más allá de la comprensible falta de calidad en la grabación es impresionante escuchar las voces de personas del siglo XIX, voces que quizás por la calidad del audio, la cual hasta llega a ser casi fugaz, parecen ser ecos de su época.

– Puedes bajar el MP3 haciendo click aquí.

Artículos relacionados
La fotografía más antigua
El abate Moigno, el fonógrafo y la turba iracunda.
La primer película de la historia (video completo)
Voz del pasado, la lucha por recuperar la grabación más antigua de la voz humana.
Elefantes condenados a muerte -donde Edison utilizó su influencia para probar que el estándar eléctrico de su enemigo, Nicolás Tesla, era “mortal”-
El Frankenstein de Edison.
Jones Live Map, el GPS de 1909.
La Internet del siglo XIX.
Un mensaje que cambiaría al mundo, el primer mensaje de telégrafo.

El misterio de Bloop – ¿Monstruo de las profundidades?

Corría la Guerra Fría y los sistemas masivos de detección previa de flotas, tanto de aviones como de barcos y submarinos, eran una prioridad a desarrollar entre las dos súper-potencias. Uno de éstos sistemas, desarrollado por Estados Unidos, demostró ser ampliamente efectivo. Su función era la de detectar flotas de submarinos y trazar sus trayectorias. Con este fin, en el fondo de los océanos se instalaron complejos micrófonos acústicos los cuales, gracias al trabajo en red, lograban detectar y seguir sonidos que de otra forma serían imposibles de rastrear.

El Bloop

Terminada la Guerra Fría el sistema, a causa de su utilidad, continuó funcionando y escaneando los océanos de todo el globo. Si bien fue diseñado para detectar submarinos en el verano de 1997 detectaría un potentísimo sonido que se expendería por miles de kilómetros siendo capturado por micrófonos con 5 mil kilómetros de separación. Asombrados e intrigados por esta singularidad varios científicos analizaron la señal sin poder reconocerla, ni siquiera analizándola digitalmente y comparándola en inmensas bases de datos. Ante el desconcierto decidieron darle un nombre onomatopéyico: Bloop. La triangulación estableció que su centro tuvo lugar al Oeste de Chile, más exactamente en las coordenadas 50°S 100°W (ver imagen satelital)

Análisis posteriores establecieron que el sonido es ciertamente de origen animal ya que no presenta los patrones de sonidos cuyo origen es mecánico. El problema es que algo que pueda producir un sonido tan potente, en teoría, debería ser inmensamente más grande que una ballena azul (35 mts); e incluso, si llegará a ser una especie desconocida de ballena, no se conoce en los cefalópodos un mecanismo que pueda producir un sonido de estas características. Más importante aun, al ser las ballenas mamíferos, debería salir a respirar a la superficie y un ser de semejante tamaño ciertamente hubiera sido avistado en alguna ocasión

Si bien las conspiraciones sobran y van desde dinosaurios hasta extraterrestres, las más centradas y coherentes establecen que posiblemente sea producto de una especie de calamar o pulpo gigante desconocido. ¿Qué tan grande? unos 100 a 150 metros. Quién sabe, quizás el Kraken al que tanto temían los antiguos marinos nórdicos (primera imagen) no era una idea tan descabellada.

PD: Se que los fans de H.P. Lovecraft y su cuento La Llamada de Cthulhu se estarán regocijando 😆

Enlaces relacionados
NOAA, el organismo gubernamental que mantiene el Acoustic Monitoring Array, suministra en su sitio web un análisis espectral de Bloop, así como un archivo WAV con el sonido.
– Y como no podia faltar alguien combinó el sonido del Bloop con Cthulhu.

El abate Moigno, el fonógrafo y la turba iracunda

La terquedad humana no tiene límite alguno y desgraciadamente los ejemplos se repiten una y otra vez. Recordarán cuando hablábamos sobre Tesla, y como en su primera demostración pública del control remoto lo acusaron de tener en el bote prototipo un enano escondido por lo que la muchedumbre casi lo lincha.

El abate Moigno era un monje del siglo XIX muy interesado en la ciencia, y de hecho fue un pionero de la divulgación científica intentando llevar a las masas las maravillas de la tecnología. Cuando Moigno se enteró de un dispositivo para grabar la voz humana el fonógrafo de Edison quedó fascinado e inmediatamente leyó todo lo que pudo encontrar al respecto, incluso tras un gran esfuerzo consiguió un aparato en parte construido por él mismo. Decidido a hacer famosa esta maravilla de la mecánica realizó una trágica gira por París. En la primer demostración llevada a cabo en la comuna lo acusaron de embaucador y lo encarcelaron durante un par de días; en su segunda demostración en las afueras de París, a pesar de ser un monje, lo acusaron de brujo espiritista e intentaron lincharlo y en la tercera demostración su aparato se vio fuertemente averiado cuando uno de los caballeros presentes se asustó y le disparó con su pistola.

Frustrado al no poder hacer comprender al público de la utilidad esta maravilla se dirigió esperanzado a la Academia de Ciencias de Paris, sin embargo el resultado no fue mucho mejor. El físico Sir William Barret, amigo de Moigno, relató con indignación el hecho:

“[…]cuando el abate Moigno, un conocido divulgador científico, mostró por primera vez el fonógrafo de Edison a la Academia de Ciencias de París; el abate mismo me explicó lo ocurrido. Todos los sabios presentes declararon, siguiendo al profesor Tait, que la reproducción de la voz humana por un disco de acero era físicamente imposible, debido a las sutiles formas de las ondas producidas por el habla, aunque admitían que la música podría transmitirse de este modo. El abate fue acusado incluso de tener escondido un ventrílocuo debajo de la mesa. Dejó la habitación disgustado”

Tait se fue insultando y el público no dejó de reírsele en la cara a Moigno. No obstante, a Edison le fue mejor, ya que en su demostración ante la Academia Americana de Ciencias en Washington ocurrida en 1876 se vio obligado a desarmar su invento para demostrar que no había ningún ventrílocuo enano escondido en su interior.

Artículos relacionados
La fotografía más antigua (que se conserva, ya que la primer fotografía de la historia fue tomada por el gran Athanasius Kircher en el siglo XVII)
La grabación musical más antigua que se conserva.
La primer película de la historia (video completo)
Voz del pasado, la lucha por recuperar la grabación más antigua de la voz humana.
Elefantes condenados a muerte -donde Edison utilizó su influencia para probar que el estándar eléctrico de su enemigo, Nicolás Tesla, era “mortal”-
El Frankenstein de Edison.