Tag Archives: Escaleras

Fred Dibnah, el señor de las alturas

Fred Dibnah fue desde siempre uno de mis héroes personales. Amante de tiempos más simples y cálidos, se especializó en el antiguo y olvidado arte de la construcción en altura victoriana, y así pasó el resto de su vida escalando altísimas chimeneas y torres, reparandolas y enseñándole a nuevas generaciones como los steeplejack victorianos escalaban y construían en las alturas semejantes obras monumentales utilizando cuerdas y escaleras de madera que ellos mismos cargaban en sus hombros.

Por fortuna, Fred ha dejado un museo y varios manuales plasmando gran parte de su conocimiento para las generaciones futuras. Ciertamente, su sueño era que ésta técnica y arte no mueran con el pasar de los años.

De montañas y vías de hierro

Subir a la cima de una montaña no es tarea fácil, por lo que en distintas áreas del mundo se las han ingeniado durante los años para facilitar ésta tarea. Por supuesto que, a pesar de las mejoras, aun siguen siendo áreas de difícil acceso, solo aptas para personas sin temor a las alturas. Una de mis preferidas es la bajada de la Liberty Cap en el parque Yosemite, la cual podemos ver en la siguiente composición mostrando la bajada de le

Liberty cap

Técnicamente estas modificaciones son llamadas vie ferrate -plural del latín para caminos de hierro-, y son comúnmente construidas para asistir a senderistas y escaladores novatos a cruzar, subir o bajar una cara rocosa vertical. Existen infinidad de las mismas el mundo, muchas, sobretodo en los Alpes, tan antiguas como increíblemente peligrosas.

El caminito del Rey
En El Chorro, Málaga, existe una vía ferrata que parece sacada de un momento de tensión y riesgo del Señor de los Anillos. La misma es un acceso, aun utilizado hoy en día por senderistas, construido a principios del siglo XX por la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro para asistir a los obreros y operarios que se encontraban trabajando en las centrales energéticas del lugar, y el cual conecta mediante un sendero férreo los Saltos del Gaitanejo y del del Chorro. Su nombre proviene a partir de la visita del rey Alfonso XIII con motivo de asistir a la inauguración de la represa Conde del Guadalhorce en 1921, y de quién se dice cruzó el sendero de un lado a otro para llegar a la misma. El camino posee una longitud de 3 kilómetros a una altura de 100 metros, siendo su parte más ancha de solo 1 metro. Como se puede ver en las imágenes se encuentra muy deteriorado, por lo que ha habido muchos accidentes y las autoridades han prohibido, aunque no con mucho éxito, su acceso. Por fortuna actualmente existe un proyecto de renovación que invertirá 18 millones de euros en su restauración.

El Caminito del Rey El Caminito del ReyEl Caminito del Rey El Caminito del Rey El Caminito del ReyEl Caminito del Rey

Lagazuoi y las montañas laberinto
Si mezclásemos un laberinto con una montaña el resultado sería similar a Lagazuoi. Durante la primer guerra mundial tropas austriacas e italianas enfrentadas en las Dolomitas -parte italiana de los Alpes- intentaron trasladar el concepto de guerra de trincheras a la montañas de la región de Lagazuoi. Para esto, ambos bandos emplearían a cientos de hombres cavando túneles día y noche a través de la dura roca alpina. Desde nidos de ametralladoras hasta intrincados búnkers y sistemas de escaleras serían algunos de los tantos tipos de estructuras conectados por los estrechos pasillos que formaban los complejos de ambos bandos.

Si bien la mayoría de estos túneles han colapsado o han sido demolidos, fue tal la cantidad de éstos que aun al día de hoy se encuentran docenas de los mismos afortunadamente preservados y protegidos como piezas históricas por el gobierno italiano.

Túneles de Lagazuoi Puente en las DolomitasNido de ametralladoras en los túneles de LagazuoiHito en los túneles de LagazuoiEsquema de los túneles de LagazuoiTúneles de Lagazuoi

Viviendo en el medio de la nada


Ver mapa más grande

Tristán da AcunhaAyer por la tarde mientras leía sobre los preparativos para exiliar a Napoleón en la isla Santa Helena me llamó la atención el detalle sobre como, en primer lugar, el Imperio Británico ocupó las islas circundantes a ésta para así evitar que fuerzas francesas las utilicen para amasar tropas y lanzar una operación de rescate. A una de estas islas, denominada Tristán da Cunha, literalmente un volcán en medio del océano atlántico, se enviaría a un grupo de soldados británicos para formar en la misma un campamento y una guarnición preventiva en caso de invasión francesa. Si bien al poco tiempo Napoleón fallece en circunstancias aun no muy claras, el pequeño campamento gradualmente se fue convirtiendo en un pueblo -nombrado oficialmente como Edimburgo del los Siete Mares tras la visita del Duque de Edimburgo a mediados del siglo XIX- para terminar así, según el libro Guinness, transformándose en la isla permanentemente habitada más alejada del mundo.

¿Cuán alejado se encuentra este pequeño pueblo isleño? simplemente pueden darse una idea al ir alejando el mapa de arriba de a poco (haciendo click en el botón con el símbolo menos) y así ver como el pueblo se convierte en un volcán, el temido Queen Mary’s Peak, que a su vez rápidamente deja de intimidar al convierte en un punto indistinguible flotando perdido en el atlántico. Realmente tan asombroso como escalofriante.

Jacob's Ladder Jacob's Ladder Jacob's Ladder

Por cierto, al norte en Santa Helena, que es considerada como la “hermana mayor” de Tristán da Cunha, se encuentra la escalera menos apta para gente con miedo a las alturas del mundo, la Jacob’s Ladder. La misma, compuesta por unos 699 escalones, fue en un principio construida para transportar artillería desde el pueblo de Jamestown hasta los cañones ubicado en la parte alta de la isla, hoy en día se ha convertido en un pintoresco atractivo turístico. Las imágenes hablan por si mismas.

Si de subir se trata

Sin duda alguna las escaleras fueron y son uno de los inventos más prácticos de la humanidad. Debo decir, aunque suene raro, que me fascinan las escaleras. Su diseño, su estilo y su arquitectura son, simplemente, maravillosos. Pero no todas las escaleras me fascinan, solo las raras. Así que esta entrada va dedicada a las escaleras más Escalera del Museo Vaticanoraras del mundo.


La escalera oval del Museo Vaticano

Ciertamente, no hay ni habrá escalera más hermosa que la hallada en el Museo Vaticano. La misma estructurada a manera de doble hélice y cuya construcción tuvo lugar en los años 20, fue comisionada por el Papa Pío XI como parte de la ampliación del Museo Vaticano. A cargo de la misma se pondría Ferdinando Marinelli, herrero y artista cuya fundición, Fonderia Artistica Ferdinando Marinelli, era reconocida mundialmente por su trabajo con grandes estructuras de bronce.

La fundición de Marinelli se hallaba en Florencia, por lo que el trabajo artístico en crear la escalera quedaría ensombrecido ante la monumental tarea logística de transportarla a Roma.

Escalera del Museo Vaticano

Chand Baori
En Rajastán, India, existe un templo cuya estructura principal es una gigantesca escalera 3500 escalones. Rodeado de leyendas que intentan explicar su construcción y sentido, Chand Baori, como se ha dado a llamar, es una estructura aledaña al templo de Harshat Mata cuya construcción comenzó en el siglo IX y, a pesar que la leyenda popular establece que la misma fue finalizada en pocas horas, su conclusión llevaría varias décadas de intenso y laborioso trabajo. De manera llamativa, la construcción del templo no se trata de un edificio, sino de un pozo en el cual las distintas escaleras y salas fueron talladas en la roca natural.

Chand Baori Chand Baori Chand Baori

La entrada a Odesa
Escalera PotemkinEn la ciudad ucraniana de Odesa existe una espectacular escalinata que, curiosamente, obtuvo su nombre a partir de una película: la escalera Potemkin. Nombrada de esta manera ya que una de las escenas más importantes de la película “Acorazado Potemkin” -película de importancia técnica ya que fue el primer filme en utilizar la edición como herramienta de producción, y si bien fue instrumental a la maquinaria propagandista de un régimen tiránico, hoy en día es apreciada por su valor artístico, al igual que la obra de Leni Riefenstahl-

No obstante, lo más interesante de esta escalera de 192 escalones y 142 metros de longitud, cuya construcción se dio entre 1837 y 1841, es que la misma fue construida con la intención de ofrecer al peatón una ilusión óptica muy particular dependiendo de dónde esté el mismo parado. Si se la mira desde abajo, solo se ven los escalones. Mientras que si se la mira desde arriba, solo se verán los descansillos.

Escalera PotemkinEscalera Potemkin
En las primeras dos imágenes se observa la ilusión óptica anteriormente mencionada. La primera vista desde abajo, viéndose solo los escalones; la segunda, vista desde arriba, donde se ven solo los descansillos.

Niesen funicular
Y por supuesto que no podíamos dejar de nombrar a la escalera que deja a Chand Baori como si fuese un chiste. La Niesenlauf en Suiza, la cual se eleva a 2336 metros de altura y posee unos 11674 Escalones. Esta escalera, fue construida al costado de un tranvía, que de hecho es Niesen funicular, como recurso de emergencia. Lo que no quita que muchos atletas la utilicen para entrenar.

El siguiente video muestra el trayecto del tranvía, donde puede verse al costado del mismo la espectacular escalera. En algunas partes el trayecto es tan horizontal que los escalones no suelen tener más de 10 centímetros de altura. Realmente, un paisaje extremadamente bello.