Tag Archives: Depredación

Como la codicia y la ignorancia humana acabaron con el mayor espectáculo natural de los cielos de América del norte

Palomas pasajerasCubrían todo el cielo a tal punto que el horizonte se convertía en un espectáculo único, donde el ruido de los interminables aleteos y los gorjeos llamándose unas a otras brindaban una experiencia fuera de lo común; un mar orgánico de millones de aves. Lo anterior no es una exageración, ya que las palomas pasajeras no sólo eran la especie de aves más abundante de Norteamérica, sino que se estima lo eran también del mundo entero. Sus bandadas migratorias eran un fenómeno sin igual, en el cual todas migraban al mismo tiempo, cubriendo todo el cielo como un río de aves. Muchas veces, como puede leerse en las memorias de Simon Pokagon, uno de los pioneros de los derechos civiles en los Estados Unidos, el pasar de las bandadas llevaba horas, y el cielo se cubría con millones de palomas. Sólo en cuatro condados del estado de Wisconsin había 136 millones de palomas pasajeras adultas a mediados del siglo XVIII, según calculó posteriormente el naturalista Arlie W. Schorger.

Cacería de la paloma pasajera

Desafortunadamente, debido a la codicia y la ignorancia humana fueron llevadas a la extinción en menos de un siglo. Desde miles de personas que al avistar las bandadas no tenían mejor idea que sacar sus rifles, pistolas y resorteras y comenzar a disparar (muchas veces matando a varias de un solo disparo debido a la densidad de cada bandada) hasta comerciantes inescrupulosos que, sabiendo los recorridos habituales de las palomas, montaban gigantescas redes capturando a varias miles en cuestión de horas; las cuales luego vendían a los criaderos de cerdos para ser utilizadas como alimento para dichos animales.

Redes para cazar palomas pasajerasPeor aun, las cerealeras las acusaban de destruir la siembra y los cargamentos de grano, algo falso, ya que la dieta de éstos plumíferos se basaba en insectos y principalmente en bellotas y castañas silvestres, frutos muy comunes y abundante en el sureste de los Estados Unidos. Sin embargo, esto causó la histeria entre los flamantes campesinos de La Frontera (nombre que se les daba a las tierras que se iban anexando con la expansión hacia el sur y el oeste de los territorios Estado Unidenses). Esto llevo a que incluso en el siglo XVII un religioso excomunique a las aves.

Tributo a la paloma pasajera.

Walton Ford, Falling bough. Tributo a la paloma pasajera.

El declive estrepitoso de su población comenzó al rededor de 1850, cuando los ferrocarriles permitieron la comercialización industrial por barril de la carne procesada de paloma pasajera con fines agrícolas. Sabemos gracias a los meticulosos registros de S. S. MeDuffie, un agente ferroviario, que cada barril contenía la carne de 25 docenas de palomas en salmuera, y cada carro transportaba cientos de barriles con decenas de carros por locomotora. Sólo el, en ese entonces, pequeño pueblo neoyorquino de Watertown recibía trenes transportando 11 toneladas de carne de paloma regularmente, lugar en el cual distintos frigoríficos parcelaban y luego congelaban dicha materia orgánica para su envío hacia el oeste de los Estados Unidos. El comercio de carne de paloma fue tan redituable que campesinos de Wisconsin, Chicago y Milwaukee dejaban de trabajar la tierra para dedicarse exclusivamente a cazar furtivamente, cada uno, miles de palomas por semana. Incluso la industria hotelera trabajaba exclusivamente para los cazadores.

MarthaEs así, que tristemente, la codicia y la ignorancia de quienes creían que al ser tan numerosas eran también inagotables, acabaron con las palomas pasajeras, y el 1 de septiembre de 1914 moría tras 29 años en cautiverio en el Zoológico de Cincinnati, Ohio, la solitaria Martha, la última de su especie. A pesar de los desesperados intentos por parte de los veterinarios por hacerla reproducirse, Martha nunca fue capaz de poner un huevo fértil.

Capturando pirañas y los mortales safaris de Roosevelt

Si bien éstos peces no son ni siquiera tan temibles ni tan destructivos como su fama los presenta, debemos culpar a un film homónimo a la especie de los 70s y a Theodore Roosevelt por su mala reputación hoy en día. En efecto, los safaris y viajes de Roosevelt fueron extensivos y numerosos, y en su gran mayoría absolutamente reprochables y destructivos, de ésto hablaremos en unos momentos. En su popular libro de 1913, el cual fue bestseller durante meses, el ex-presidente fundó los cimientos de todos los mitos actuales sobre las pirañas

“Son el pez más feroz del mundo. Incluso los peces más formidables, como los tiburones o las barracudas, usualmente atacan cosas más pequeñas que ellos. Pero las pirañas habitualmente atacan cosas mucho más grandes que ellas. Rebanarán un dedo de una mano deslizándose en el agua descuidadamente; mutilan nadadores —en cada río de Paraguay hay hombres que han sido mutilados; desgarrarán y devorarán a cualquier hombre o bestia heridos”

Peligrosas, quizás no tanto; feroces, eso sí…

Sin embargo, su ferocidad no es un mito, y en las amazonas se las suele atrapar utilizando una pieza de carne. En sólo unos minutos pueden recolectarse docenas de pirañas.



Un personaje que “amaba a los animales” tanto que no podía dejar de matarlos

El safari de RooseveltLa expedición fue pagada por el Museo Smithsonian, y tenía como objetivo recolectar especímenes africanos para la colección de taxidermia del museo y darle el gusto de vivir una aventura a un flamante ex-presidente y ser despreciable, famoso por su pensamiento racista y que consideraba que “amar a la naturaleza” era ir de safari y matar a todo lo se le cruzase por delante de su rifle bajo la tutela de otro personaje nefasto, el cazador furtivo R. J. Cunninghame.

En un tiempo, el cual por fortuna terminó y ahora es parte del pasado, donde los zoólogos, naturalistas y biólogos creían que ir y matar a miles de animales para llenar colecciones de museos era una práctica El safari de Rooseveltaceptable, Roosevelt, partidario de la eugenesia, de la esterilización forzada de personas, y quien llegara además a decir que deseaba matar a 9 de cada 10 aborígenes para así “mejorar la raza”de los Estados Unidos, terminó con la vida de 11.400 animales, la gran mayoría de éstos El safari de Rooseveltgrandes animales como elefantes, rinocerontes, leones, etc. 512 fueron exterminados directamente por el y su hijo, mientras que el resto fueron exterminados por las casi 80 personas que integraban el grupo de cazadores y sirvientes que escoltaban a alguien que sólo es valiente cuando tiene un rifle en mano y docenas de guardaespaldas.

En efecto, mató tantos animales durante el año que duró la expedición que le llevó más de ocho años a los expertos del museo catalogar los especímenes.

El safari de Roosevelt El safari de Roosevelt El safari de Roosevelt

Comida en las alturas

Una laboriosa manera de obtener miel
El siguiente es un fragmento del film Herbe chah, el cual muestra la antigua costumbre de recolectar miel en las alturas hallada en Nepal. La misma, es practicada de manera bianual por varias de las tribus del distrito de Lamjung que, reunidas tras la aparición de la flor del rhododendron, período del año en que las abejas poseen la mayor cantidad de miel en sus panales, escalan las paredes de acantilados de más de 200 metros de altura con el fin de recolectar la tan preciada miel.

Si bien hasta hace unos años la recolección de miel se había intensificado, llevando a una notable y problemática disminución en la la población de la A. laboriosa, el tipo de abeja de la región, una fuerte inversión del gobierno austríaco al ICIMOD, un centro que se encarga de medir el desarrollo y el impacto ecológico en Katmandú, ha logrado realizar una exitosa campaña de concientización en la mayoría de las tribus. Disminuyendo el impacto ecológico de la cosecha de miel y estabilizando el número de A. laboriosas, primordiales y fundamentales a la seguridad medioambiental de Nepal.

1257-1.jpg 1257-2.jpg 1257-3.jpg

El oro blanco
Otra interesante costumbre que requiere subir a las alturas de paredes cavernosas prácticamente verticales, es la recolección de nidos de vencejos en el sudeste asiático. Especialmente popular en Malasia, Tailandia y Vietnam. De gusto singular y altamente nutritiva, la sopa de nido de pájaro es un manjar extremadamente costoso, llegando a los dos mil dólares por kilo. Razón por la cual cada año cientos de pobladores, muchos provenientes de pueblos de escaladores ancestrales, suben hacia las peligrosas alturas de las cavernas donde se hallan los suculentos nidos para así comenzar una masiva recolección de los mismos. Curiosamente, los nidos son producidos por una glándula especial en el pájaro que segrega una sustancia pegajosa y blancuzca.

La buena noticia es que al igual que con la recolección de panales de miel en Nepal, los últimos años fueron testigos de una concientización ecológica muy grande, especialmente gracias a campañas internacionales. Entre los proyectos más prometedores se encuentra en el poblado de Pattani, Tailandia, un edificio especialmente diseñado para que los vencejos, completamente en libertad, aniden a gusto dentro del edificio, el cual reúne las condiciones óptimas de anidado. Una vez que estos abandonan sus nidos, los mismos son recolectados.

No apto para cazar liebres

1078-2.jpgEstas gigantescas escopetas, conocidas como “Punt Guns”, son construidas artesanalmente con el fin, muy poco legal, de cazar docenas de patos y otras aves de un sólo disparo. Las mismas son utilizadas por cazadores furtivos o comerciales, los cuales, al cazar en áreas restringidas o fuera de temporada, necesitan hacerse con la mayor cantidad de presas en el menor tiempo posible para así evitar ser descubiertos por guarda-parques y oficiales de la ley.

Pesando al rededor de 90 kilogramos, primero debe montárselas en un bote -de ahí su nombre. “Punt” significa bote- o tarima. Una vez que los cazadores se ubican en una posición adecuada, se asusta a los patos y cuando estos levantan vuelo se dispara matando a docenas en un instante.

Nota: Si bien son ilegales en la mayor parte del mundo, en algunos lugares, como por ejemplo Escocia donde varios tipos de aves son peste, la cacería con “Punt Guns” está permitida durante breves lapsos de tiempo. De todas maneras, a no desesperar. Si bien esta era una práctica muy popular a principios del siglo XX, con el pasar del tiempo fue quedando en desuso y hoy en día es muy rara (no porque haya menos cazadores furtivos, sino porque los mismos, desafortunadamente, cuentan con herramientas más efectivas).

1078-3.jpg1078-5.jpg1078-1.jpg

La cacería sin cuartel del búfalo que casi lo lleva a su extinción

El bufalo americano -que en realidad es un bisonte- es un magnánimo bovino de porte y aspecto sorprendentes. Desgraciadamente su carne y pelaje más allá de protegerlo de los crudos inviernos lo convirtieron en la presa predilecta de cazadores inescrupulosos. Se lo persiguió a tal punto que estuvo a punto de extinguirse tanto en Europa como en América.

De todas maneras, es muy difícil, a causa de lo limitado de nuestros cerebros, comprender cuantitativamente qué significa “se lo cazó hasta casi extinguirse”… Afortunadamente existen las imágenes para ayudarnos a comprender. La siguiente imagen fue tomada a mediados de 1870 y es literalmente una montaña de cráneos de bisontes. Montañas como esta se juntaban una vez por semana y luego eran trituradas para ser utilizadas como fertilizantes.