Tag Archives: Accidentes laborales

El sombrerero enloquecido por los vapores de mercurio que fue la inspiración de Lewis Carroll

Alice’s Adventures in Wonderland de Lewis Carroll es uno de esos libros con múltiples interpretaciones dependiendo de la edad en la que se lo lea. Repleto de eventos fantásticos y personajes extraños es el Sombrerero Loco uno de los personajes más famosos e inolvidables no sólo de ésta obra sino de la literatura de fantasía en su conjunto. Su singular excentricidad, locura que a la vez parece por momentos un tanto cuerda y carisma inagotable son algunas de las características que hacen de éste un personaje tan entretenido. Si bien el libro en sí es una obra digna de una imaginación única y privilegiada, curiosamente Carroll no debió de haberse esforzado mucho a la hora de crear a éste personaje, ya que de hecho los sombrereros de su época estaban todos locos.

El proceso de curación que requerían los diferentes materiales que conformaban los sombreros de copa de antaño requería, entre otros materiales, la utilización de nitrato de mercurio. Si les llegaba el éxito, más sombreros debían producir y por ende respirar más y más vapor de mercurio en su trabajo, volviéndose así completamente locos y excéntricos. Por dicha razón la población en general comenzó a asumir que el arte de realizar sombreros era “un oficio de locos”. Muchos de éstos sombrereros además terminaban padeciendo una condición denominada como “hatters’ shakes” (temblores de sombrereros) causada por el daño nervioso que causaba el vapor de mercurio. No fue sino hasta 1869 que la Academia Nacional de Ciencias francesa describió el problema y sus causas, y recién en 1898 comenzaron a implementarse las primeras regulaciones obligando a los sombrereros tanto artesanales como las manufactureras industriales de sombreros a utilizar protección respiratoria durante el proceso de curado de materiales.

El verdadero sombrero loco, fue de hecho un sombrerero loco en la vida real. Theophilus Carter fue un singular personaje que trabajaba principalmente en Oxford y que solía pararse en la puerta de su negocio vistiendo un llamativo sombrero de copa y gritándole a todo el mundo que pasara cerca de su establecimiento. Theophilus era una bomba de tiempo, ya que no siempre enloquecía, sino que a veces se trenzaba en intensos debates sobre varios temas de los cuales tenía un conocimiento privilegiado, por lo que mucha gente corría el riesgo y se acercaba a hablarle. No sólo su presencia era llamativa, sino sus invenciones y maquinarías eran realmente asombrosas, entre ellas una “cama despertador” que al momento de despertar a su “víctima” ésta accionaba un mecanismo inclinado que tiraba a quien esté durmiendo al piso. El mismo Sir John Tenniel, ilustrador de Carrol, viajaria a Oxford para darle vida al sombrero de Alicia inspirándose en la figura de Theophilus.

La mina más profunda y mortífera del mundo

En Sudáfrica existe una mina cuyo paisaje es digno de una película de ciencia ficción, un lugar donde infinidad de corredores y cavernas se conjugan entre si formando la mina más profunda y ciertamente una de las más mortíferas del planeta.

Con sus imponentes 3585 metros de profundidad la mina de East Rand se coronó como la mina más profunda jamás cavada. Constituida en sus primeros tramos por aberturas naturales, las cuales fueron aprovechadas por los primeros mineros, la mina se fue extendiendo gradualmente con el pasar de los años hasta abarcar cientos de kilómetros en túneles. Sin embargo, aun más sorprendente que su red de túneles son sus condiciones internas: A los 3 mil metros de profundidad la roca se mantiene constante a una temperatura 50ºC, esto, sumado al calor liberado por las maquinarias de excavación, hace que sea normal trabajar a temperaturas de 65 grados centígrados. Debido a que es imposible trabajar en estas condiciones un monumental sistema de refrigeración capaz de producir entre 15 mil a 20 mil bloques de hielo debe emplearse. Junto al hielo también se bajan miles de litros de agua por minuto, ya que los obreros deberán consumir una cantidad excesiva de líquido en pos de evitar la deshidratación. Como si ya el calor no fuera poco debemos sumarle la presión, a estas profundidades el mismo peso de la roca ejerce varios cientos de toneladas de presión por metro cuadrado. Irónicamente el enfriar las herramientas aumenta la probabilidad de producir un efecto denominado “rock burst” -el cual ocurre cuando la “cara” de una roca es extraída y el cambio de temperatura más la liberación de presión en las rocas vecinas logra fracturar violentamente las rocas aledañas liberando esquirlas mortales-, dicho fenómeno es responsable de varias muertes al año.

Si bien la cantidad de muertes es astronómica comparada con otras industrias pesadas, y las condiciones laborales producen efectos permanentes en los trabajadores, la paga, que supera los varios miles de dólares, hace que un puesto como minero en estas instalaciones sea muy codiciado y siempre exista personal nuevo para reemplazar al saliente.

De todas maneras East Rand ni se acerca a la excavación científica de Kola.

La belladonna

La búsqueda de la belleza femenina, que existe desde que el mundo es mundo, llevó a que muchas mujeres Italianas del siglo pasado, siguiendo la moda de poseer sus pupilas dilatadas, algo considerado de muy buen gusto y exquisitamente atractivo en la época, ingirieran una planta denominada belladonna, que provocaba éste efecto. No obstante, la belladonna, del Italiano mujer bella, es una planta de la familia de las solanáceas, y la misma posee un agente químico denominado antropina que es extremadamente tóxico. Justamente, la dilatación de las pupilas, era producto de uno de los efectos secundarios de este veneno que tarde o temprano llevaba a la locura o la muerte.