Tag Archives: Manjares

Comida en las alturas

Una laboriosa manera de obtener miel
El siguiente es un fragmento del film Herbe chah, el cual muestra la antigua costumbre de recolectar miel en las alturas hallada en Nepal. La misma, es practicada de manera bianual por varias de las tribus del distrito de Lamjung que, reunidas tras la aparición de la flor del rhododendron, período del año en que las abejas poseen la mayor cantidad de miel en sus panales, escalan las paredes de acantilados de más de 200 metros de altura con el fin de recolectar la tan preciada miel.

Si bien hasta hace unos años la recolección de miel se había intensificado, llevando a una notable y problemática disminución en la la población de la A. laboriosa, el tipo de abeja de la región, una fuerte inversión del gobierno austríaco al ICIMOD, un centro que se encarga de medir el desarrollo y el impacto ecológico en Katmandú, ha logrado realizar una exitosa campaña de concientización en la mayoría de las tribus. Disminuyendo el impacto ecológico de la cosecha de miel y estabilizando el número de A. laboriosas, primordiales y fundamentales a la seguridad medioambiental de Nepal.

1257-1.jpg 1257-2.jpg 1257-3.jpg

El oro blanco
Otra interesante costumbre que requiere subir a las alturas de paredes cavernosas prácticamente verticales, es la recolección de nidos de vencejos en el sudeste asiático. Especialmente popular en Malasia, Tailandia y Vietnam. De gusto singular y altamente nutritiva, la sopa de nido de pájaro es un manjar extremadamente costoso, llegando a los dos mil dólares por kilo. Razón por la cual cada año cientos de pobladores, muchos provenientes de pueblos de escaladores ancestrales, suben hacia las peligrosas alturas de las cavernas donde se hallan los suculentos nidos para así comenzar una masiva recolección de los mismos. Curiosamente, los nidos son producidos por una glándula especial en el pájaro que segrega una sustancia pegajosa y blancuzca.

La buena noticia es que al igual que con la recolección de panales de miel en Nepal, los últimos años fueron testigos de una concientización ecológica muy grande, especialmente gracias a campañas internacionales. Entre los proyectos más prometedores se encuentra en el poblado de Pattani, Tailandia, un edificio especialmente diseñado para que los vencejos, completamente en libertad, aniden a gusto dentro del edificio, el cual reúne las condiciones óptimas de anidado. Una vez que estos abandonan sus nidos, los mismos son recolectados.

Cucaña, ¡que lugar!

Hoy comenzamos una nueva serie de artículos, dada a llamar Tierras de plenitud. Aquellos lugares mitológicos donde todo era alegria y buenaventura.

1215-1.jpgDe todas las tierras de plenitud habidas y por haber es Cucaña, ese reino ficticio con el que todos soñaban durante el siglo XII, mi preferida.

La población de Cucaña es más que feliz, no existen los malestares cotidianos del campesino, ni siquiera existe el trabajo y casi todos los días son Jueves -día de descanso de los estudiosos-

La geografía de Cucaña es más que singular, los ríos son algunos de vino fino y otros de leche fresca que nunca cuaja, desde los que pescados ya asados saltan a nuestros pies. Montañas de queso se amontonan sobre el horizonte, y los árboles además de dar los frutos más dulces también nos ofrecen lechones asados a la miel y cestos de salchichas que, al instante de ser cortados, vuelven a crecer.

La abundante comida no trae problema alguno a los Cucañenses, ya que la indigestión y el dolor de barriga no existen, tampoco lo hacen los resfríos o, para el caso, la enfermedad.

Pero lo mejor de Cucaña, aunque aparezca en versiones menos populares del poema, es su césped. Constantemente perfumado por los más suaves aromas florales de la pradera y tan abundante que es incluso más cómodo y acolchado que el almohadón más costoso del reino.

1215-2.jpg

La leyenda de cucaña
Cucaña comezó a aparecer durante el siglo XII, principalmente en poemas escritos por goliardos. Es decir clérigos vagabundos y rebeldes que no se negaban ningún tipo de placer. Y la misma se volvería realmente popular.