Tag Archives: Ciencia antigua

¡Nuevos hallazgos! de hace medio milenio…

Nova Reperta - La imprenta de StadanoEste grabado en especial es asombroso ya que representa nada más y nada menos que la imprenta en la cual la obra fue impresa.El Renacimiento, si bien actualmente se cuestiona su importancia y, debo decir que con fuertes fundamentos, se plantea que el mismo fue más que nada la culminación de un proceso socio-cultural comenzado durante la Edad Media y no un proceso entero en si mismo, fue una época de avances tecnológicos y científicos sin igual. Algo que, cómo es lógico, llevaba a que la gente se perdiese ante tan vertiginosos avances. Un arquitecto, podía comenzar su proyecto construyendo una sólida y masiva gran cúpula de piedra, y al terminarla ver su logro menospreciado por sus colegas ya que durante la construcción de la misma las cúpulas con esqueletos de madera, igual de imponentes pero menos pesadas, se habían puesto de moda.

Es así que llegamos a lo que se podría decir los antepasados directos de las revistas de divulgación científica y tecnológicas. Un paleo-antecesor de Nature, Popular Mechanics, etc. Obras en las cuales se mencionaban e ilustraban los nuevos avances. De todas estas, quizás la más bella es la Nova Reperta -Nuevos Hallazgos- una serie de 24 grabados xilográficos editados a mediados del 1580 por el manierista Giovanni Stradano, mejor conocido en su Flandes natal como Jan van der Straet, en los que vemos desde avances en la navegación hasta nuevas técnicas de metalurgia e impresión, cubriendo gran cantidad de tópicos.

Nova Reperta - AstrolabioNova Reperta - El cálculo de la longitudNova Reperta - Molinos

Para bajar 17 de los 24 grabados en alta resolución, click aquí.

Desmitificando la trepanación en la Era Clásica y la Edad Media

La trepanación es el procedimiento quirúrgico más antiguo que se conoce, remontándose a miles de años en el pasado. Tan normal era, según asegura el afamado investigador Richard Restak, que de un grupo de más de 120 cráneos hallados en Francia con una antigüedad de 8500 años, 40 mostraban señales de haber sido trepanados en vida. De las investigaciones de este mismo experto obtenemos que en el Neolítico Tardío la practica era tan común que de un 20 a un 25% de la población podía llegar a sufrirla. Generalmente era utilizada con fines médicos, desde “curar” ataques de epilepsia hasta migrañas severas. Sin embargo, su uso más frecuente tenía fines místicos. Gracias al análisis de pinturas rupestres se sabe que la epilepsia era considerada una posesión por espíritus malignos de la persona, y la trepanación era la manera más lógica de sacarlos del cuerpo.

En Grecia, Roma y la Edad Media

Desde los Tiempos Clásicos hasta el Renacimiento la trepanación se convirtió en una practica respetable realizada por los más experimentados médicos y, a diferencia del mito popular, el nivel de supervivencia era realmente elevado. Si bien se seguía utilizando para “curar” la epilepsia y severos casos de migrañas, para este entonces pasó a ser utilizada en un 90% de los casos con el fin de solucionar el gran problema que las fracturas de cráneo suponían. Hipócrates menciona en sus escritos que normalmente se abría “el forro de la cabeza” y se procedía a retirar los fragmentos de hueso dispersos; posteriormente se utilizaba un taladro circular -una herramienta cortante que realiza un circulo con facilidad- y se ponía un chapón de oro o plata -dependiendo de la riqueza de la persona- del mismo tamaño del agujero dejado por el taladro circular. Ya que solo se llegaba hasta la Dura Madre, y eran practicadas por los médicos más experimentados y ancianos del lugar, generalmente se lograba sobrevivir. George Weber, un experto en el tema e investigador de procedimientos quirúrgicos en la antigüedad, afirma que el nivel de supervivencia a estas intervenciones variaba del 80% al 90% -en estándares actuales es poco, pero en estos tiempos era extremadamente alto- y que generalmente si se producía la muerte no era a causa de la intervención sino de una infección post-operatoria. Otra de las posibles causas de muerte solía ser un fallo cardíaco, ya que al carecer de anestesia al paciente generalmente se lo emborrachaba hasta el desmayo, sin embargo algunas veces esto fallaba.